13 feb. 2010

El Refugio de una IA

Si vas a luchar contra una raza de máquinas sintéticas inorgánicas, quizá te venga bien saber alguna de estas cosas:

No necesitan aire para vivir, tú puede que si. Lo mejor que puede pasar es que se refugien en una atmósfera cero, lo peor que sea una atmósfera hostil a tu especie y contra la que sea difícil protegerte.

Si hay vacío absoluto, recuerda que las ondas de presión tampoco existen: Olvídate de hablar o escuchar, de que funcionen ecolocalizadores o sónares. Si la atmósfera es muy densa, estos sistemas funcionarán pero habrá que recalibrarlos o lo harán de manera distorsionada. Hablar en estos entornos puede ser problemático.

Lo mismo se aplica a la presión atmosférica: Puede ser más fuerte o más débil de lo que para ti y los tuyos sea normal, y eso también supone un problema.

Les favorecen las bajas temperaturas: Minimizan el deterioro de posibles componentes electrónicos que generan calor. Como de bajas pueden ser estas temperaturas es algo relativo: No lo suficiente como para paralizar otros sistemas, pero puede que si lo sean tanto como para poneros en apuros a ti y a tu gente.

La luz visible no es obligatoria. Quizá para otras especies tampoco, pero frente a los humanos supone que pueden vivir completamente a oscuras mientras que una persona necesitará equipo adicional para ver en esas situaciones.

El entorno puede estar saturado con las transmisiones electromagnéticas que pueden usar para coordinarse, o para formar mentes enjambre e intercambiar datos. Esto puede dificultar tus propias transmisiones, e incluso hacer peligrar tu salud si se alcanzan determinadas frecuencias.

Sus construcciones pueden seguir patrones de diseño 100% lógicos para una máquina, pero no intuitivos para una persona. Pueden ser repetitivos en extremo, lo que dificulta orientarse en el interior de sus instalaciones.

Lo que vea uno, pueden llegar a verlo todos: Pueden haber analizado las debilidades de tu grupo con exploradores mucho antes de que te enfrentes a una amenaza real que puede haberse preparado expresamente para hacerte frente.

Esto a su vez puede suponer una ventaja: No sienten dolor pero si hieres a uno, el resto pueden verse afectados por el mal funcionamiento de su compañero.

Y recuerda que todo esto siempre es relativo y que no puedes fiarte al 100% de que sea cierto. Pero deberías pensar en ello antes de asaltar una fortaleza de IAs... o de diseñarla.