15 feb. 2010

Perder el Estilo

Cyberpunk 2020 es uno de los pocos juegos que he tenido en los que siempre he sido reacio a comprar suplementos, aunque luego me haya podido el afán coleccionista y haya acabado teniendo todo o casi todo lo que sacaron para él. Digo reacio porque tal cual está escrito el básico, es una ambientación definida pero muy abierta, que no pone trabas a la hora de hacer lo que quiera que se te haya pasado por la cabeza.

Te creabas un personaje con los arquetipos básicos, cogías unas pocas armas, te cargabas de blindaje y te potenciabas un poco para conseguir un par de ventajas extra sobre los demás. Y ala, ¡a la puta calle! Literal, a ganarse el pan y no dejar que otros te lo quiten.

Cuando empecé a leer suplementos, es cuando empecé a ver que más que información, eran un catálogo de Venca con armas, implantes y más armas. Tan mal orientados que ni siquiera traía una buena cantidad de vehículos decentes para ciudad y carretera, si consideramos que es un juego muy urbanita. Aunque eso era lo de menos: Lo peor eran las municiones especiales, algunas lógicas pero otras... ejem. Otras estaban ahí, al igual que cierto armamento un tanto extravagante, para compensar el "problemilla" que CP2020 tiene con la relación blindaje vs daño de las armas. Para que, si con un pistolón de calibre .50 no puedes tumbar al portero del Atlantis, lo puedas hacer comprando balas chachis que perforan el blindaje y al mismo tiempo te dejan frito por dentro... y cosas así.

En cuanto los jugadores se dan cuenta de que sus PJs son unos pardillos redomados, se descentran por completo y pasan de jugar la ambientación para convertirse en "saqueadores de dungeons", sino directamente en unos munchkins que viven para comprar armas y municiones hi-tech... y todo porque un cuerpo full cyborg les viene un poco grande aun. Les ofreces un trabajo de un par de horas por 500 pavos y te dicen que vaya miseria, (a ver cuandos DIAS se trabaja normalmente para conseguir eso en la realidad), quieren ganar 20.000 pavos por un trabajillo de nada, como si fuesen los mejores matones del continente. Y eso no puede ser.

No es culpa del DJ, (siempre que no de alas a esta tendencia), sino de la manera en que CP2020 evoluciona a través de ciertos suplementos: De ser una ambientación salvaje, a ser una ambientación pegatiros. De hecho pasa que, si te lees al final algunos de los suplementos de trasfondo como el Home of the Brave o Neotribes, ya no los asimilas tan bien porque casi tienes cambiado el chip a modo de juego Mercenary 2020, (o Action Man 2020 como parodiaron en su momento).

Es una putada porque a mi modo de ver, eso se carga una de las tres premisas explicadas en la segunda página del básico: El estilo por encima de la sustancia. Los suplementos tienen mucha sustancia, pero sin estilo. Diría que esto es lo que me gusta en esencia de Shadowrun, que no pierde su estilo a pesar de la quincalla metálica que los personajes se metan encima. Por suerte, después de muchos años jugando algunos jugadores recapacitan y se centran. Por desgracia muchos otros no lo hacen y lo único que buscan es sentarse a la mesa a disfrutar de una partida de acción con uno de los juegos que mejor "acción de calidad" ofrecen.

Porque esto es innegable: Cyberpunk 2020 es un juego de acción como pocos, es lo que tiene ir al límite, los que se quedan en casita no viven emociones fuertes. Yo admito que como mejor me lo he pasado ha sido así, haciendo burradas, llendo a tope. Pero, pero, pero... Siempre he procurado no perder el norte, porque lo más importante,

¡ES EL ESTILO POR ENCIMA DE LAS PARTIDAS DE TIROS Y VIOLENCIA SIN SENTIDO!