4 feb. 2010

Un empujoncito al presente

Estamos en el año 2010. Llevamos año y pico con una crisis gran mentira a nuestras espaldas, viendo día tras día como la gente de va a la cola del paro, viendo como grandes empresas, algunas históricas, pierden beneficios mientras otras cobran subvenciones pagadas por el gobierno nuestros impuestos y esperan acontecimientos. Algunos se consuelan pensando que todo el mundo literal, está igual, pero un mal de muchos es un consuelo de tontos.

Los que conservan el trabajo no están mucho mejor: La reducción de plantilla conlleva mayor trabajo para ellos, pero nada de horas extras que hay crisis. Se les presiona para hacer el doble de trabajo en el mismo tiempo, al mínimo síntoma de baja se les echa a la calle y si revindicas tus "derechos laborales" te vas a la calle porque detrás de ti hay varios millones de parados esperando echarle el guante a algún trabajo.

¿Exagero? No, creo que no. Algo parecido, no con esas palabras y con unas cuantas armas de por medio es narrado en cierto juego de rol ambientado a 3 años vista: Cyberpunk. Quizá hay quien haya tenido dudas de como se puede sostener económicamente un mundo en el cual solo cuatro pelagatos tienen dinero para pagar el altísimo coste de vida que mantiene la bolsa megacorporativa a flote, el resto paga al mercado negro, que no declara impuestos sino que blanquea dinero.

Pues la verdad es que solo habría que torcer un poco más la cosa y en nuestro 2010 ya podría haber cadáveres tirados por las calles, aunque más de alguno igual se lleva un susto al ver que no son precisamente los de los pobres muertos de hambre, no... Llámese parodia o sátira de la realidad, pero es que de seguir así las cosas, esto se va a ir definitivamente a la mierda y como no hay revindicaciones colectivas para luchar contra ello, cada uno tendrá que preocuparse de lo suyo contra viento y marea.

Bastante gente que conozco dice que ya vivimos en un mundo cyberpunk. Lo dicen basándose sobretodo en la ciberguerra, en rivalidades políticas, ciertas tecnologías, etc. Bueno, pues esto es a pie de calle, visto desde el punto de vista de un trabajador cualquiera, que de la noche a la mañana podría convertirse en "chusma" a ojos de la policía solo porque el límite empieza a despertar sus instintos y cabreos más fieros de supervivencia para llegar a fin de mes.

Me recuerda no solo a Cyberpunk, también a Fates Worse Than Death todo sea dicho... Y no puedo evitar pensar en Quidam también, aunque mucho tendría que pasar para llegar a caer tan abajo...