12 mar. 2010

Androides y Aiken

Primer trocito de expansión para Last War, explicando algo más sobre lo que se puede encontrar en Aiken y como está montado el tinglado.

Aiken es algo más que otro grupo de inteligencias artificiales intentando dominar el mundo. Nacieron de los propios objetivos de IA-Karen y saborearon las mieles del contacto con los humanos. Aquellos que se independizaron, lo hicieron por una razón: Karen quiere humanos alterados para pensar con la racionalidad fría de una máquina, mientras que Aiken desea que sus fríos androides sientan como los cerebros humanos.

Este enfrentamiento lleva a los dos bandos a saltarse un poco su propia ética al utilizar en el primer caso a los propios humanos que intenta proteger como cobayas prescindibles de experimentos atroces; y a androides esclavos no conscientes de su propia existencia como carne de cañón en el segundo caso.

Los androides de Aiken no son máquinas al 100% como todo el mundo cree, al fin y al cabo son tecnología derivada de la empleada por Usari: Son lo más parecido a cyborgs completos con cerebro humano al que se han aplicado severas modificaciones, incluyendo una reprogramación, para convertirlo en una mera red neural que da soporte a una inteligencia artificial. En otras palabras, su mente es una máquina, pero el hardware en la que corre no. El cerebro de uno de estos androides está cableado y chipeado por tres motivos: Para proporcionar funciones extra, para amoldarse al cuerpo en el que ha sido implantado, y para reanimar el cerebro, ya que este está muerto.

Hasta aquí no hay ninguna diferencia con el método de Usari. Lo que realmente diferencia a ambos tipos de androides es la personalidad o adoctrinamiento. En Aiken todas las mentes están interconectadas a través de la red X-L, logrando una especie de consciencia pseudo-colectiva procesada en el Nexo, que devuelve a cada mente individual el resultado de dicho proceso. Esta colectivización del pensamiento anula parte de la voluntad del individuo y altera su comportamiento: Para Aiken el "compartir experiencias" es el camino a seguir para suplir los defectos del ser humano, egoista e individualista por naturaleza. Pero el resultado final es demasiado distinto a lo que se puede entender por humano o casi-humano.

Además, Aiken no posee tecnología para construir o clonar cerebros. Mientras no pueda hacer esto, la reproducción de su especie quedará sujeta a la captura de individuos vivos o muertos recientes para aprovechar su cabeza. Tienen granjas en Aiken donde se cultivan humanos para extirparles el cerebro cuando llegan a la edad adulta, el resto de órganos se venden en el mercado negro, normalmente en Bargain City. El número de capturas es realmente escaso en proporción a la población total del imperio, en una relación de 100 a 1. Algo que no cambia aun incluso con la admisión de cyborgs deshumanizados ¿Como es posible entonces que en Aiken haya tantos androides?

Aiken tiene unos 5000 androides humaniformes y 3000 máquinas inteligentes como censo "oficial". El real es mucho mayor, ya que esta cifra se refiere solo a los androides conscientes de su existencia, bien porque se hicieron así, o porque han despertado una pseudo-consciencia gracias a la conexión permamente con la red X-L. El Nexo clasifica los androides en 5 categorías desde la A a la D, junto con la clase Special.

- Clase D: Androides no conscientes de su existencia. Pueden imitar o no la conducta humana y tener cualquier aspecto. Estos androides son la única clase que no posee cerebro orgánico, por ese motivo sus capacidades son muy limitadas, incluyendo una capacidad de aprendizaje nula, solo posible gracias al feedback de X-L. Estos androides se usan como soldados y mano de obra. Son la clase más extendida, su cifra supera el medio millón de máquinas.

- Clase C: Androides pseudo-conscientes. Por lo general son androides con cerebro que no fueron diseñados para ser conscientes, sino máquinas con una capacidad de pensamiento y reacción superior. Aiken considera que todo androide con cerebro posee cierto grado de consciencia residual, por lo que esta es la categoría mínima que recibe un androide con cerebro. La clase C está plagada de prototipos de investigación, sean exitosos o fallidos. También es la clase a la que pertenecen agentes encubiertos y asesinos en misión especial. Son la segunda clase menos extendida, su número no llega al millar de unidades.

- Clase B: Androides plenamente conscientes. Tienen cerebro, tienen algo parecido a los sentimientos y son el alma de la red X-L que permite evolucionar la consciencia y dotar a Aiken de una consciencia colectiva. Esos 8000 androides que forman el censo oficial entran en esta categoría. Se les emplea como las mentes al frente de las tropas, en tareas administrativas, científicas y comerciales. A algunos de estos individuos se les deja ir por libre, (a veces se escapan por la fuerza), y desarrollan personalidades propias de gran complejidad. Es el caso de muchos de los androides que vagan por Bargain City o que se infiltran en Wasalt.

- Clase A: Esta clase es concedida a aquellos androides de clase B cuya inteligencia y consciencia, así como "humanidad" ha conseguido superar ciertas cotas establecidas por el Nexo. Se les considera una élite superior, y se les despoja de su cuerpo para pasar a fusionarse con otras inteligencias artificiales en el Nexo, formando así el órgano de gobierno de Machina Imperial. A veces estas IAs vuelven a ocupar un cuerpo durante periodos concretos de tiempo para realizar misiones especiales. Esta es la clase menos extendida de todas y la más importante para la existencia de estos seres.

- Clase S: Los especiales pueden ser cualquier cosa. Conscientes o no conscientes, humaniformes o no... Pero todos ellos con capacidades únicas y/o potencia descomunal para hacer lo que se necesite. Un clase S puede tener el cerebro de una clase A, B o C; ocupando cosas que van desde gigantescos cuerpos mecánicos a tanques, aviones, barcos, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario