25 may. 2010

Hi-Tech, Hi-Complex

Una de las cosas que más me mata de los juegos de ciencia-ficción es que cuanto más sofisticado es un aparato, más "maravillosamente" funciona. Como es precisamente ficción, esto es algo que se puede perdonar. Pero si nos vamos a meter en camisas de once varas para recrear un juego hard sci-fi, entonces hay que empezar a mirar un poco hacia la realidad para ver lo que pasa en realidad con las tecnologías high-end.

Hace unos días una persona me preguntaba por que los ascensores de hace 40 años que aun siguen funcionando y están bien cuidados, se paran menos y dan menos problemas de mantenimiento que los ascensores de última generación. Por mi parte, le suelo decir a la gente que siempre prefiero un coche sin cierre centralizado, ni control de velocidad, ni encendido de luces automático y esas pijaditas porque son cosas que si no las tengo no se averían y no me supone ningún trauma controlarlas vía "interfaz cerebral".

El talón de aquiles de todo lo hi-tech es que cuantas más funciones quieras integrar en un mismo dispositivo, tienes no solo más sofisticación sino también más complejidad estructural, más funciones susceptibles de averiarse y más tiempo necesario para realizar cualquier intervención en el mismo. Hace 40 años un mismo aparato como el citado ascensor o coche, hacía las mismas funciones con una complejidad muy inferior y tecnología menos compactada, (porque la electrónica era algo aun "macro" y apenas habían empezado a usarse chips VLSI). La cantidad de averías que podían diagnosticarse visualmente era muy superior a la de hoy en día, en la que como mínimo necesitamos un polímetro para detectar los problemas más básicos, pudiendo llegar a ser necesarios aparatos más complejos y caros como osciloscopios o generadores de funciones. Y eso solo para detectar la avería, que para repararla hace falta otro equipo a parte.

Por otro lado, todos los sensores eran mecánicos: Desde finales de carrera hasta encoders mecánicos, pasando por levas, cerrojos, tiradores, etc. Hoy en día se exige que las seguridades de emergencia de máquinas complejas sigan siendo mecánicas y directas, no se permite que la seguridad pase por un programa informático o una derivación. La razón es sencilla y aplastante: Si tú metes de un golpe una seta de emergencia que deja la máquina sin corriente y parada en el acto, puedes salvar una vida porque la reacción no llega ni a un nanosegundo. Un programa tarda más y tiene más probabilidades de fallar.

Hoy en día se emplean sensores de otros tipos que resultan más silenciosos: Fotocélulas (ópticos) o detectores inductivos (magnéticos) son los más frecuentes. A estos sensores les afectan mucho más cosas tan nimias como la suciedad o las vibraciones, a pesar de que al no haber movimiento mecánico, tienen una vida útil muy superior.

La complejidad estructural no es solo hardware, también es software. Un software normalmente propietario grabado en una PAL con la protección de lectura activa, la cual consiste en un fusible que se funde después de grabar el programa en ella, por lo que resulta fisicamente imposible acceder a su contenido. Si no disponemos de la documentación sobre el mismo, la tarea de comprender su funcionamiento o intervenir en él se complica de sobremanera. Y más cuantas más cosas haga el aparato, lógicamente. Incluso aun disponiendo del programa, tendremos suerte si este no está depurado y se pueden distinguir claramente los bloques de cada subrutina, de lo contrario puede ser lo más parecido a descrifrar jeroglíficos.

(Dicho sea de paso, las PAL son las "protecciones de copyright" que se utilizan hoy día para cualquier aparato electrónico).

Finalmente está el asunto del abaratamiento de costes. Unas veces porque se cambia a materiales más baratos, otras veces interesa que la calidad del aparato sea inferior a lo antiguo para que tenga una vida caduca y el propietario tenga que reemplazarlo al de cierto tiempo, o pasar por el servicio técnico: La dependencia es el mejor de los negocios, si tienes un aparato que necesita reparaciones cada X tiempo, tienes dinero asegurado.

De cara al rendimiento, podemos decir a priori que cualquier aparato moderno es muy superior a uno de 40 años. Pero esto es solo en la parte de funcionamiento, también habría que analizar la durabilidad y resistencia, (y sino que se lo digan a los pilotos que van a correr de aquí a tres semanas las 24h de Le Mans). Si sumamos todo lo dicho anteriormente, considerando que el técnico no dispone casi nunca de toda la documentación necesaria para realizar un mantenimiento eficaz, (porque la empresa creadora del producto no quiere desvelar sus secretos), que no en todos los sitios se da una formación básica adecuada sea por lo que sea, y que no siempre se dispone del tiempo necesario para hacer todo lo que el aparato necesita para seguir funcionando bien, y que muchas veces el cliente prefiere pasar un poco porque los repuestos son caros; lo que tenemos en suma es: Que la mayoría de los aparatitos de última generación no reciben el mantenimiento que deben y acaban por tener una vida útil inferior al de equipos más viejos.

¿Y todo esto a que venía? Pues a que me repatea que alguien solo con tener una habilidad alta en electrónica sea capaz de ver de un plumazo la avería del Aipod de su amigo y repararla con los cuatro chips que lleva en el bolsillo, cuando en realidad puede que necesite días, semanas o incluso meses, y probablemente también una "visita no autorizada" a los servidores del servicio técnico de la empresa para conseguir el programa de la PAL, incrustarlo paso a paso en un emulador y ejecutar instrucción a instrucción todo el programa mientras se monitorizan el resto de los componentes para ver que falla. Porque la mayoría de las averías no son "un chip quemado" y es más: Con el tamaño y el escaso consumo de los componentes SMD empleados hoy en día, no suele apreciarse a simple vista, ni por el olor siquiera, cuando están fritos.

También me repatea que ocurra algo parecido cuando estás intentando acceder a un mainframe para acceder a tal función que vete tú a saber donde estará... como si sus sistemas de almacenamiento fuesen como el disco duro del ordenador de tu casa. O que los mecánicos de coches del futuro le metan mano a motores con sofisticadas centralitas electrónicas y mil y un sensores, (que ya los tienen hoy en día), llave inglesa en mano como si fuese un motor de carburación de los años 60.

Lo primero es distinguir el tono de la ambientación. Si es un space opera muy épico me callo, pero cuando se intenta dar algo de credibilidad y coherencia al asunto, al margen de los conocimientos técnicos que puedan o no tener los jugadores, es importante tener en cuenta pequeños detalles como estos. Por ello, este es mi granito de arena, (uno de muchos), para contribuir a que la parte técnica de cualquier juego de rol de ci-fi tenga el mismo grado de profundidad, emoción y diversión que otras partes del juego.

Como anécdota comentar que hoy en día muchas empresas-cliente hacen reducción de gastos contratando a profesionales que les puedan hacer lo mismo pero de manera más sencilla, con menos complejidad, porque saben que el mantenimiento será más fácil de realizar y menos costoso. Así que, descartar cosas muy sofisticas a favor de lo sencillo y fiable no es ninguna tontería incluso en un setting de alta ci-fi. Heavy Gear es una buena muestra de ello.

ACTUALIZADO: ¿Por que digo que HG es una buena muestra de ello? Porque la premisa de la tecnología terranovana es que la durabilidad y fiabilidad es lo primero. Tienen por ejemplo armas basadas en cañones proyectores de partículas y rifles gauss, pero los usan con cuentagotas porque un rifle normal y corriente requiere unas herramientas y materiales más baratos y mucho más accesibles para mantenerlo que un CPP. Tiene que ser así por narices, no quisieras quedarte tirado en las badlands porque es tan sofisticado y complejo que nadie en 2.000 Km a la redonda tiene lo necesario para arreglarlo. O sabe siquiera como hacerlo.

8 comentarios:

  1. Aplicando al 3ª ley de Clarke: Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.
    Cuantas veces la familia o los amigos nos han dado un aparato para que se lo arreglemos y al cabo de una hora de quitar tornillos, darle vueltas... nos han soltado la frase de "¿pero aun estas con eso? ¿yo creia que eras un ingeniero?". En parte tengo la teoria de que para los profanos lo que nosotros hacemos es magia y por tanto automatica.

    ResponderEliminar
  2. Siempre has sido partidario de la ciencia ficción mas dura aparte de un pelacables implacable :D

    Aunque es mucho mas realista, hay que reconocer que para la mayor parte de los jugadores tirarse un mes para reparar un generador de campo no resulta muy divertido.

    Me gustaría que ampliaras el ejemplo de Heavy Gear, hasta donde yo me quedé los Gears eran lo más de lo más en tecnología militar ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Tú diles que de ingeniero a mago hay un mundo... lleno de seres extraños, lalala xDDD.

    Ahora mismo amplío el artículo añadiendo datos sobre Heavy Gear. Que por cierto, no soy solo de ci-fi dura, pero soy de la opinión de que a la hora de dirigir ci-fi dura muchos juegos solo asumen una pequeña parte del realismo que profesan.

    Divertido puede serlo, puedes crear aventuras completas en torno a la búsqueda de materiales o medios para arreglar tal o cual cosa.

    Pero lo fundamental es que piensa por ejemplo lo que pasa si se te estropea el portátil: No te lo van a reparar en la tienda en cinco minutos, si de verdad te va la vida en ello, (si por ejemplo llevas un hacker), harías bien en procurarte otro lo antes posible.

    Ya me conozco yo algunos casos realmente chorras en los que las tiradas hacen magia... Cuando resulta que el personaje no tiene un triste destornillador para soltar la tapa del chisme roto xD.

    ResponderEliminar
  4. Esto me recuerda a una pequeña discusión amigable que tuvimos en mi club.

    Al final quedamos en que no conocíamos prácticamente ningún juego de ciencia ficción que fuera hard (salvo que nos pusiéramos a cortar trozos del libro y añadiéramos cosas de cosecha propia), todo lo más Space Opera (que me gusta, pero prefiero la cifi hard) y sobre todo Space Fantasy disfrazado.

    ¿Algún consejo sobre juegos de cifi hard?

    ResponderEliminar
  5. Pues no sabría decirte porque yo he llegado a la misma conclusión que vosotros. Para hacer un juego de rol hard en condiciones habría que describir con rigurosidad muchas cosas y no solo las que constituyen la temática central del juego, como pasa por ejemplo con Transhuman Space.

    Pero soy de la opinión de que al final estos juegos tampoco son del agrado de todo el mundo, sino que quienes los juegan son "gurús" de alguna materia o gente a la que le gusta saber de todo, y que no tendrán problema en terminar de modelarlo a su gusto.

    ResponderEliminar
  6. Yo es que como juego a EXO con ingenieros pues algunas cosas las damos por hecho, como que siempre hay alta probabilidad que algo se escacharre pese a que sea lo mejor de lo mejor...

    Me ha gustado tu entrada, me da muchas ideas malévolas para ampliar mi tabla de averías de naves a tablas de averías de aparatos varios y cotidianos...

    Me has enganchado al blog con ella ;)

    ResponderEliminar
  7. Entonces, es que he hecho bien mi trabajo :)

    Nosotros también somos cuatro ingenieros normalmente jugando y hay muchas cosas que se saben sin necesidad de explicarlas.

    Pero te puede pasar lo que comentaba en esta otra entrada: http://cronicasdetaslar.blogspot.com/2010/07/porque-si.htm, y si no hay nadie en la mesa que pueda tener un mínimo de criterio, (sin pasarse de listo ni entorpecer la partida), pueden pasar unas burradas de aupa.

    En el mejor de los casos, de estas cosillas también se aprende además de leyendo libros y tal... Los juegos de rol son muy educativos :)

    ResponderEliminar
  8. Vaya mosqueo, te faltaba una L de .html y me daba error pero al saber la fecha era fácil...

    Lo había leído y creo que tienes razón.

    Lo releo y si eso comento algo allí.

    ResponderEliminar