6 jul. 2010

El Test de Empatía

El señor Dick fue muy hábil a la hora de inventar un método para distinguir robots replicantes de seres humanos reales. También fue muy hábil al dejarnos a todos la duda de si realmente el propio Deckard no era también un replicante y con él toda la humanidad. Es una novela que da que pensar... Da que pensar demasiado para nuestro propio bien.

Haciendo memoria: La diferencia entre seres humanos y replicantes es la empatía, en palabras de los personajes, un replicante sería capaz de denunciar o matar a otro sin pestañear. Para distinguirlos, se usa el Test Voight-Kampff o test de empatía. Cuando empezamos a leer la novela, nos encontramos a la mujer de Deckard usando una máquina llamada "Organo de Animos", la cual permite programar emociones en sus usuarios. Luego sigue con el uso por parte de toda la humanidad de las llamadas "Cajas de Empatía", en la que fusionan sus emociones con las de otros usuarios en un movimiento llamado Mercerismo. Y ahí está Deckard, cazando andrillos sin pestañear, por dinero, (no en vano, es un cazador de bonificaciones). Todo hasta que conoce a Rachael y empieza a sentir cosas. Cosas que uno de sus compañeros define muy bien en términos de llevársela a la cama y luego pegarle un tiro en la cabeza.

Vamos, que más frialdad no se puede. Unos porque son máquinas, otros porque tienen que estimular su empatía de forma artificial para sentirla. Para colmo de males, debido a la escasez de animales, la gente se contenta cuidando réplicas exactas de animales eléctricos. ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Deckard tiene una oveja. Eléctrica.

Si te paras a pensarlo, tiene sentido que: O bien toda la humanidad son replicantes, o la brutalidad de la guerra y posterior situación, han terminado por endurecer a las personas hasta desproveerlas de sentimientos vitales, como sentir empatía por la gente. Si lo llevas a un nivel individual actual, descubres que la gente muchas veces supera situaciones traumáticas o de gran impacto en sus vidas insensibilizándose. Cuando se dice que "lo que no te mata te hace más fuerte", debería añadirse que también te hace un poquito más insensible. Y si eres una persona muy racional y precavida, llega un punto en que la razón acaba manipulando esos impulsos que se producen desde el corazón en una especie de señal de límite de velocidad, que te dice que te lo pienses dos veces no vaya a ser que hagas alguna tontería.

Entonces descubres que lo que realmente piensas por dentro ante ciertas situaciones de la vida es brutalmente frío, que no tiene nada que ver con la cara que realmente das ante la gente porque se supone que tienes cierta empatía por la gente y has de dar consuelo sin procede en vez de sacudirla con un pensamiento racional de lógica aplastante. O tal vez es que mostramos esa empatía porque mecánicamente seguimos unos preceptos marcados por la sociedad. Hay gente que incluso finge que le importa, cuando por dentro se ve a si misma como un mero espectador de lo que está pasando.

El otro día un colega me dijo que a él deberían hacerle el Voight-Kampff. Porque si alguien le preguntase lo que siente por dentro y contestase lo que en verdad piensa, probablemente saldría corriendo. No necesité preguntar el por que, su vida no ha sido precisamente un camino de rosas, ni tampoco una vida apretada pero sin ahogar como la de la mayoría, sino que más bien diría que se ha ido cortando con las espinas de las rosas al ir a cogerlas. Pero es que si me pongo a hacer un repaso mental de la gente que conozco, creo que habría unos cuantos que no pasarían la prueba.

Mirando un poco hacia mis adentros, no se si yo mismo lo conseguiría... Y además es que a veces me siento un poco como Deckard con su oveja. Esta mañana en la radio decían que un joven tiene de media más cacharros electrónicos en su habitación que en la cocina. Yo supero de largo a todos los que hay en el resto de la casa, y además es por pura devoción hacia todo lo que funciona con chips. Me acuerdo también de esos personajes que tienen EMP 2 en Cyberpunk 2020 y que son descritos como una especie de pescado congelado y frío... De las coñas de full cyborgs que "babean" delante de un concesionario de aerodeslizadores. Aunque yo siempre he dicho que poner a una tía "buena", (véase según los canones de "belleza" de la sociedad que no suelo compartir), al lado de un Shelby y hacer una foto... Es desgraciar la foto de un bellísimo coche :P

Vamos a tener que buscar un nuevo test si en un futuro queremos diferenciar androides replicantes de seres humanos. Más que nada, porque si algún alter ego de Eldon Tyrell consigue crear un replicante con una cuantía de recuerdos y emociones superior a la media de ciertos individuos, igual deberíamos pararnos a pensar si no somos nosotros los que hemos acabado viviendo mecánicamente, marcados por el ritmo y tradiciones de la sociedad y rodeados de cientos de aparatos electrónicos que nos permiten incluso relacionarnos con la gente a distancia desestimando el "calor humano" de charlar cara a cara, tomándose unas birras por ejemplo.

O jugando una partida de rol. Pero si es de Cyberpunk 2020, mejor pegarle antes un GRAN repaso a las reglas de empatía.

8 comentarios:

  1. Sabes que estás loco, ¿no? Pero creo que tienes razón en que cada vez somos más fríos pero lo disimulamos entre la corriente social que nos arrastra.

    Por cierto, si tu colega es quien creo que es, me parece que ninguno de los dos tiene Empatía 2, y prueba de ello es que aun prefieres hablar con unas cervezas por delante en vez de usar un puto chat.

    ResponderEliminar
  2. Eso no garantiza nada, el Test de Voight-Kampff también se puede hacer en una cafetería y resultar que estás hablando con un androide que responde a estímulos preprogramados... O con alguien que tiene EMP 2 y actúa arrastrado por la corriente social que le domina.

    O con alguien que ni se molesta en disimular nada, o que no tiene nada que disimular porque no tiene nada.

    ResponderEliminar
  3. ¿Ves? Ahora estoy siendo brutalmente sincero y lo estoy haciendo a través de una máquina de la que no me separo ni dos metros cuando duermo y desconecto de todo....

    Que cosas tiene la vida xD.

    Por cierto, yo no se si le daría la vuelta a un galápago, que pesan mucho y tengo la espalda tocada :P

    ResponderEliminar
  4. Igual somos cada vez más fríos porque estamos cada vez más expuestos y más conectados.

    Si en el mundo actual no puedes pasar ni un momento en completa soledad (móvil, internet, redes sociales...) necesitamos, de alguna manera, aislarnos de los demás.

    ResponderEliminar
  5. Seria facil saber quein es el nexus-6 y cual no, el que "casi" pasa es el nexus, el que falla antes de llegar a 10 preguntas es el humano.

    ResponderEliminar
  6. A todo esto, supongo que recordaras cuando al crear un personaje de cyberpunk, al llegar a la parte del ciberequipo el libro te decía que podías pedir pasta a alguna corporación o mafia con sus sabidas consecuencias. Pues parece que han intentado llevarlo al mundo real.

    http://www.versvs.net/anotacion/chip-rfid-con-cianuro-una-mala-idea-que-tenia-que-llegar

    Esto da cada vez mas mal rollo.

    ResponderEliminar
  7. En mi empresa hace un par de meses comentaron la posibilidad de llevar un chip localizador que indica en todo momento tu posición mediante GPS y radio.

    Como los chips subcutáneos solo se les colocan a los perros o en su defecto a la madre de quien inventó esa mierda, "sugirieron" usar pulseras... unas pulseritas muy majas que se abren y cierran a ciertas horas de forma preprogramada.

    Y trabajo en una pyme, no en una megacorporación. Pero dado el caso, conmigo no iban a ganar para pulseras xD.

    ResponderEliminar
  8. No creo que se actue bajo ninguna "corriente social" cuando esa frialdad implica preocuparte por lo tuyo a expensas de los demás. Mirando como caen sin pestañear, como un replicante mirando impasible como se cargan a un compañero.

    ResponderEliminar