22 sept. 2010

Los problemas de pensar a lo grande

Todo el mundo tiene sus sueños idílicos sobre como jugar a rol, aquello con lo que más disfruta. Yo empecé en un grupo jugando a rol 4-5 días a la semana de media, con sesiones de 4 horas que los fines de semana se llegaban a alargar por encima de 10. En los tres años que duró esta racha tuve tres personajes que participaron en tres campañas distintas. La más larga a Cyberpunk 2020, seguida de otra a Mechwarrior y finalmente La Llamada de Cthulhu. Es una forma de jugar que requiere un gran esfuerzo por parte del master, pero que entusiasma a todo el mundo y hace que te vuelques literalmente como persona y como PJ en la partida, haciendo que al final la saga sea algo hecho entre todos.

Para mi, esto es lo máximo. Pero por desgracia, no es lo normal. No he conocido ningún grupo de juego que mantuviese este ritmo con gente de 18-20 años, que son los que tenía por aquel entonces. Ahora mismo con una o dos veces a la semana me conformaría. Cogería con gusto juegos que tengo aparcados desde hace tiempo porque cada vez me fastidia más tener personajes de "usar y tirar" para hacer one-shots, y luego rehacerlos nuevos cuando quiero hacer otra partida. Así es díficil tener un personaje memorable, y peor aun: Que quien se lo cree, lo haga con ganas sabiendo que no le podrá meter mucha caña.

Desde hace unos años, he ido absorbiendo la idea de partida única o a lo sumo de dos sesiones como la solución para seguir disfrutando del rol sin obsesionarme por recrear los viejos tiempos. Pero de unos meses para acá, me estoy dando cuenta de que la cosa no funciona. Tengo amigos que pasito a pasito logran sacar adelante sus campañas, aunque duren la de dios. Pero se forma una historia consistente que perdura con el tiempo. Si ellos lo hacen, ¿por que no yo?

Para empezar, el problema de tener muchos juegos es querer jugar a todo. Y tengo que decir que he logrado jugar a casi todos los juegos que tengo en mi haber. No basta con decirme a mi mismo que tengo tal o cual juego como inspiración y que luego uso este otro insertando en él las aventuras, al final me puede el lado práctico del asunto y quiero utilizarlo todo. Así que, voy de uno a otro, me divierto pero no hago nada consistente, nada duradero. Me mata. Me hace sentirme mediocre cuando me siento detrás de una pantalla. Fin de la historia.

Cuando escribí Last War, hice un juego orientado a campañas largas. Reflejar todos los matices de la supervivencia en un mundo extremo en una sola partida queda muy forzado. Es un juego de salir a la aventura, literal: Puedes tener una historia principal, unas metas que cumplir, pero no sabes lo que te vas a encontrar por el camino, puedes dar muchos tumbos que requerirán adaptarte para seguir. Y aunque no cerré la puerta a los one-shot, no se diferencia demasiado de otros juegos de tono similar pero pretensiones radicalmente opuestas, (poco realismo, poca ci-fi dura).

Y entonces me di cuenta de que iba ser muy chungo jugar una campaña a Last War, lo que unido al quemazón de andar constantemente haciendo pruebas porque el juego no había quedado del todo a mi gusto, hizo que lo apartase. Sin más. ¿Que clase de autor hace eso con SU juego, con la niña de sus ojos? Lo dicho, alguien mediocre. Otra cosa no se, pero soy bastante perfeccionista con muchas cosas, y lo de hacer buenas partidas es una de ellas.

Los problemas de pensar a lo grande surgen porque como reza el dicho, Roma no se hizo en un día. Te surge una idea que quieres llevar a la mesa, pero te encuentras con que por falta de tiempo o por que no puedes jugar muy de seguido, la cosa se alaaaaaaaaaaaaarga una eternidad, tanto que tienes miedo de perder el rumbo y tampoco llegas a ver el final. En una palabra: Paciencia. Los problemas de pensar a lo grande surgen porque no se tiene la paciencia suficiente para dedicarles el tiempo necesario paso a paso.

Quizá haya tardado mucho en darme cuenta de ello, pero rectificar es de sabios. Y nunca es tarde si la dicha es buena.

7 comentarios:

  1. Muy interesantes reflexiones. En mi caso, aunque por causas ligeramente distintas y compartiendo el exceso de crítica, o de autoexigencia, también me siento de alguna manera mediocre.

    ResponderEliminar
  2. Tanto un one-shot como una ráfaga (entiéndase campañas) las partidas son buenas si nuestra memoria selectiva desea conservarlas. Ambas fórmulas son válidas.

    Sigo teniendo la imagen del hongo nuclear de la última partida de Last War. Por eso creo que no hay que sentirse frustrado. Las buenas sensaciones de los jugadores pueden ayudar.

    Particularmente me gusta crear campañas de continuidad porque no tengo espíritu inquieto ni ganas de probar juegos ni fórmulas nuevas (innovación -1).

    ResponderEliminar
  3. Interesantes reflexiones.
    Es cierto que las campañas largas requieren de mucha más paciencia y voluntad (tanto por parte del DJ como de los jugadores) para llevarse a buen término.
    Pero la situación contraria a la que describes también seda. en mi grupo nos hemos pasado varios años haciendo solo partidas largas y ha llegado un momento en el que estábamos cansados, y ahora nos estados dedicando a dirigir partidas cortas...
    Lo idóneo, supongo, es combinar un tipo de partidas con el otro tipo, largas y cortas entremezcladas. Pero claro, lo ideal no siempre es fácil de conseguir ;)

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que esto mismo nos termina pasando a todos. Yo en la actualidad juego casi todas las semanas, pero como mantenemos diferentes campañas a veces sólo jugados una sesión por campaña y mes y la verdad es que se hace un poco cuesta arriba.

    Yo ya llegué al punto de también plantearme jugar partidas únicas, es más, ahora cuando escribo una partida lo hago sin decidir el reglamento, es sólo una historia corta que ya veré cómo o cuándo la juego.

    ResponderEliminar
  5. Primero que nada, saludar, que es la primera vez que respondo por aquí, aunque ya conociera el blog de coincidir contigo en otros foros.

    Y lo segundo, comentar que me siento bastante reflejado en la entrada que has puesto. Yo también comencé con esto del rol con furia "adolescente" jugando a un ritmo endiablado.

    Pero una vez empiezas a currar, tienes pareja, en definitiva, cuando tus responsabilidades aumentan, el tiempo libre disminuye proporcionalmente. De hecho, llevo años casi "mendigando" partidas, con una cada varios meses, y que dejan esa sensacion de " ¿otro personaje?" para qué?

    De hecho, en mi grupo, tienen una coña conmigo, que dicen que tengo una Laguna Estigia donde están los espíritus de todos los personajes que se han hecho conmigo, muriéndose de asco, allí abandonados jaajaj.

    Ahora, después de mucho tiempo, hemos retomado el contacto e intentamos jugar como mínimo una vez cada quince días!!!!

    Estoy de acuerdo con Zonk, lo ideal sería entremezclar campañas con partidas cortas.

    De hecho, yo estoy metido con una campaña de Pendragón, y este finde voy a dirigir una partida de Ci-Fi, que también servirá como play test, a ver que tal!

    Joder, vaya tostonazo acabo de soltar!!

    Saludos

    Alsharak

    ResponderEliminar
  6. > Vandeverde: Sigo teniendo la imagen del hongo nuclear de la última partida de Last War.

    > Particularmente me gusta crear campañas de continuidad porque no tengo espíritu inquieto ni ganas de probar juegos ni fórmulas nuevas (innovación -1).

    Debo tener una memoria selectiva muy mala, porque yo no me acuerdo xD. Si de otras cosas, como lo del hotel y el edificio en ruinas, pero de eso no...

    Y lo de no innovar me lo dice un tío que todos los fines de semana prueba cosas nuevas cuando sube al campo, anda que xDDD.

    > Zonk: Lo idóneo, supongo, es combinar un tipo de partidas con el otro tipo, largas y cortas entremezcladas. Pero claro, lo ideal no siempre es fácil de conseguir ;)

    Lo ideal es evitar cansarte de lo que haces. Por mucho que te guste algo, siempre puedes acabar hasta las narices. Aunque mi problema es que no consigo hacer lo que me gusta y en su lugar he adoptado un "sustituto" que no me da la misma satisfacción... Por suerte es algo que se puede cambiar y ya estoy maquinando algo para ello :)

    > Alsharak: De hecho, en mi grupo, tienen una coña conmigo, que dicen que tengo una Laguna Estigia donde están los espíritus de todos los personajes que se han hecho conmigo, muriéndose de asco, allí abandonados jaajaj.

    Te comprendo, te comprendo. Yo tengo una carpeta de anillas verde con personajes a patadas de mil y un juegos, tanto mios como de gente que han jugado conmigo. Lo peor es que ni siquiera los reutilizo, cuando podría ahorrarme tiempo en crear personajes nuevos...

    ResponderEliminar
  7. Es como si estuviese leyéndome a mí o a cualquiera de mis compañeros hace algunos años.Nos pasaba exactamente lo mismo, partidas que duran lo que dura un bolero, personajes que pasaban sin pena ni gloria porque tenían la esperanza de vida fijada en tres telediarios...Todo se quedaba a medias. Muchas veces a los roleros nos cuesta darnos cuenta de que la situación cambia, ya no es como era antes,pero nos aferramos a aquellos tiempos en los que los dados se lanzaban durante horas, nos falta aprender a adaptarnos al cambio.La clave es que todos os mentalicéis de que ya no se puede seguir el ritmo de antaño,pero también de bajar el nivel de exigencia, porque si las partidas siguen dejándose a medias quizá la gente se desencante de verdad.Yo a los míos les dije que comenzaríamos la partida,y que había que estar al 100% metido en ella aunque no jugásemos lo que antaño, que teníamos que adaptarnos, rebajar nuestras pretensiones y volver a disfrutar de ello como un hobby, no como una necesidad. Y funcionó, llevamos año y medio jugando todos los viernes y divirtiéndonos. ¡Suerte con el tema!

    ResponderEliminar