15 oct. 2010

Metropolis Street Racer

Me he permitido el lujo de tomar prestado el nombre de este fantástico juego de Bizarre Creations para ilustrar el contenido de esta entrada, que va dedicada al mundo del motor... Al mundo de los street racers del futuro. Esta es una idea que tengo muy masticada. En su día cree un mini-suplemento llamado AV Kill para Cyberpunk 2020 que trata sobre ello. Las fuentes de inspiración fueron principalmente tres videojuegos de carreras futuristas: Wipeout, Hi-Octane y Slipstream 5000, de los cuales he hablado aquí.

También confieso que siempre quise trasladar parte del ambiente de piratas del aire que se da en Crimson Skies a historias de ciencia-ficción: Atrevidos pilotos volando en circuitos cerrados delimitados por los rascacielos de las ciudades, dopados hasta las cejas y conectados a sus máquinas mediante sofisticados controles cibernéticos. ¿El objetivo? Desde ganar la carrera, hasta acaparar el mayor número de puntos posible haciendo acrobacias imposibles, e incluso otros modos más exóticos como resistir un tiempo determinado mientras la velocidad del AV va aumentando progresivamente, (parecido al modo Zona de Wipeout).

En el mundo de los videojuegos esta idea esta bastante asociada a temáticas cyberpunk, pero la verdad es que podríamos encontrarnos racers volando incluso entre los distintos módulos de una estación orbital, en un campo de asteroides, en un cementerio espacial... Posibilidades sin límites, llegué a preparar una pequeña campaña para Metabarones con corsarios inspirados en estos kamikazes del "cristal y acero", (porque lo del asfalto se les ha quedado ya un poco corto).

 

En el mundo de los juegos de rol en cambio, es un territorio bastante virgen. Cierto es que existen cosas como GURPS Auto Duel (jdr de Car Wars) o Redline (al más puro estilo Mad Max), pero no se suele hablar del tema en ambientaciones donde podría ser uno de los muchos detalles que darían color al trasfondo. Aunque siempre hay excepciones que confirman la norma, como por ejemplo Heavy Gear o Jovian Chronicles donde los gladiadores no se limitan solo a peleas, sino también a carreras. También hay que decir que los juegos con tendencias anime suelen ser más propensos a hablar del tema, (a los japoneses les van mucho los coches y las motos).

Lo complicado de todo esto es recrear la dósis de adrenalina que supone subirse a uno de estos aparatos. Se que no es diferente si te pones a jugar a Car Wars, pero el mayor atractivo que ofrecen estas modalidades ci-fi es romper con todos los límites a los que estamos acostumbrados. Como si de pronto los pilotos de F1 empezasen a utilizar medios para tener unos reflejos aun mejores y tiempos de reacción más bajos, y se volviesen a construir motores de 1300CV o más, (como en la época del turbo), o si se volviese a legalizar el Grupo B de rally porque los pilotos tendrían posibilidades de dominar semejantes monstruos, (salvando los problemas de seguridad con el público, que fue su talón de aquiles).

Una buena forma de comprender a que me refiero es cogerse alguna de las muchas entregas de Wipeout, preferiblemente una de las últimas, y ponerse a correr por uno de sus circuitos en la categoría Phantom, la de máxima velocidad. La sensación de velocidad es tan brutal, que es extremadamente difícil jugar en esta categoría, (la mayoría prefiere la Rapier inmediatamente inferior que sigue siendo pese a todo muy potente). Imaginemos por un momento que en un setting de ci-fi cualquiera dipusiesen de potenciadores de reflejos para poder asimilar datos a tal velocidad...


Pero siempre quedará hacer partidas "alrededor" de todo este mundillo: Mecánicos, representantes, periodistas, pilotos... O quizá vayamos a por algo más sutancioso como pasar contrabando por la frontera a toda velocidad raspando las copas de los árboles para evitar el radar, como los deltapilotos o tanquistas de Hardwired.

2 comentarios:

  1. eps, si... recuerdo el AV Kill :P

    Salió publicado o fue de lo que se quedó en el numero 3?

    ResponderEliminar
  2. No me acuerdo... Se que me preguntaste para publicarlo, pero no recuerdo si llegó a salir.

    ResponderEliminar