18 oct. 2010

Miedo escénico

Lo de ser director de juego es complicado. No es un acto mecánico, ni es todo improvisación, ni siquiera el quedarse en blanco es lo peor que te pueda pasar. Puedes ser un crack, sentarte a escribir grandes aventuras, saber muy bien como encauzar la partida y tener perfectamente claro lo que quieres. Pero como tengas miedo escénico, estás muerto.

Yo esto lo se porque a pesar de que me haya dado tiempo a aprender en teoría mucho sobre como dirigir en la pila de años que llevo en esto, la práctica no la llevo tan bien. No soy capaz de sentarme delante de cualquier grupo de rol y dirigir como si tal cosa, y tampoco soy capaz de hacerlo en cualquier parte. Estoy más cómodo con grupos de ciertas tendencias o "personalidad", y he llegado a acabar bastante deprimido o con ganas de darle una somanta de palos a más de uno cuando me he puesto con algunos grupos.

Uno de los problemas es la falta de expresividad. He llegado a ensayar solo ciertas partes de la narración, es una especie de "hábito" que tengo de participar en charlas y debates. Y en los ensayos sale todo bien, pero luego después las cosas no siempre me salen igual de bien. Realmente cabrea, porque sabes perfectamente que eres capaz de eso y más, porque ya lo has hecho antes. Pero esta vez, no te sale... Y con ello puedes echar al traste hasta la mejor de las partidas.

Otra de las cosas que suelen pasar es que esa pila de ideas perfectamente ordenadas se convierta de pronto en un puzzle al que te cuesta recurrir. Y para cuando has podido reordenarlo, se te han escapado detalles importantes de la aventura.

¿Como se puede solucionar esto? Le he dado muchas veces vueltas a este asunto y creo saber cual pueden ser dos de los motivos que están detrás de esa "parálisis". Uno es que efectivamente haya algo de nerviosismo y miedo a que las cosas salgan mal. El otro puede ser algo tan sencillo como que tu estilo de dirección o narrativa no terminen de encajar con el resto del grupo, incluso que tú tengas miedo a que no encaje y que por ello empieces a salirte de ese estilo propio para empezar a hacer cosas a las que no encuentras el punto y con las que te es difícil estar cómodo.

Como master, soy un poco de los que a veces se sueltan demasiado con ciertos detalles, en especial si el juego me gusta mucho. Me he encontrado con gente que lleva muchos años dirigiendo a su estilo, el cual suele ser más parco en detalles, y que no tiene paciencia para ese detallismo. No es que me esté media hora contando cosas, pero ni tengo facilidad de palabra para describir en una frase un contexto muy complejo, ni me gusta prescindir de detalles que luego los jugadores puedan usar para hilar la trama.

Francamente, a mi tampoco me gusta del todo como dirigen otras personas, a veces estoy jugando y pienso para mis adentros, "esto yo lo habría llevado de esta otra manera". Pero cada uno es como es, se acepta y punto. Hay gente que lo hace y la partida transcurre sin más. Hasta que empiezas a pensar si a tus jugadores les habrá gustado la partida, si habrán notado los problemas que has tenido en ciertos momentos para salir adelante, etc. O peor: Empiezas a pensar todo eso minutos antes de empezar la partida. Y es inevitable tener algo de miedo.

Es complejo porque si partimos de que el director de juego es un jugador más de la partida, y no un simple maestro de ceremonias para que los demás se diviertan, entonces él tiene derecho a guardarse también algo para si mismo y no pensar constantemente en el que dirán del resto de jugadores. Aunque sean tus amigos y sepas que no te la van a jugar, cuando eres de los que se esfuerzan por conseguir lo mejor, este miedo escénico te puede desquiciar y hacerte perder incluso hasta las ganas de seguir dirigiendo.

3 comentarios:

  1. Bien cierto es. El año pasado "perdí" un grupo de juego por culpa de este miedo escénico. Entre pensar que era indispensable que apareciera el personaje de otro jugador que nunca llegó a presentarse (otro error), un sistema de juego con el que aún no me había batido bien el cobre, y no tener muy clara la dirección de la partida, se fue todo al traste (por culpa exclusivamente mía, mis jugadores eran excelentes, pero en esa ocasión no supe estar a la altura).

    Espero a la próxima poder estarlo.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que es lo mas normal del mundo. Ha mi me ha pasado tanto con un grupo de jugadores nuevo en que nadie quiere decir nada porque a todos les da corte hasta con grupos acostumbrados a otro master que hace las cosas de otra manera y te estan evaluando. La verdad es que cuando dirijo rara vez he pensado en divertirme yo. Con esto se reafirma mi idea de que no es tan importante el sistema o la ambientacion como el que el todo el grupo, incluyendo el Dj, este agusto jugando juntos.

    ResponderEliminar
  3. "a veces estoy jugando y pienso para mis adentros, "esto yo lo habría llevado de esta otra manera"."

    Creo que es algo común a todos los máster habituales. A mí me ocurre casi cada vez que juego y no de máster, y conozco a más gente a la que le pasa.

    ResponderEliminar