21 oct. 2010

Neu Romancer

Retrocedamos 33 años en el tiempo, estamos en 1977. Un casi treintañero llamado William Gibson publicaba una historia corta llamada Fragmentos de una rosa holográfica, que fue descrita por otro contemporáneo llamado Bruce Sterling como una combinación obsesiva de alta tecnología y bajo nivel de vida. Algo que se acabaría reafirmando en otra historia corta publicada 5 años después: Quemando Cromo.

Gibson bien se podría definir como un geek de su época que veía la tecnología con cierto misticismo teñido por la aureola oscura de la guerra fría, tecnología con la finalidad de ganar a cualquier precio, incluyendo el personal. Se codeaba con gente no menos friki, como John Shirley o Rudy Rucker. Así que, después de un tiempo escribiendo historias cortas, se remangó delante de una vieja máquina de escribir y creó una obra más larga que en 1984 pasaría a los anales de la historia como la novela revelación del género cyberpunk: Neuromante. Esta novela ha ganado los tres premios de literatura ciencia-ficción más importantes que existen: Premio Hugo, Premio Nébula y Premio Philip K. Dick. ¿Por que?

No es una novela de fácil comprensión. De entrada, recomendaría leerla en inglés para el que pueda permitírselo. La traducción de la jerga empleada no es la más acertada. Por otro lado, se nota que Gibson no tenía aun mucha experiencia escribiendo, porque a la mitad, la novela empieza a resultar algo confusa hasta tocar el final.

Así que, como calidad literaria no es nada del otro jueves. Entonces, ¿por que tres premios? Personalmente opino que es porque esta novela nos ha dejado unas cuantas perlas que han dejado huellas profundas en todo lo cyberpunk.

"Una alucinación consensual experimentada diariamente por billones de legítimos orperadores, en todas las naciones, por niños a quienes se enseña altos conceptos matemáticos... Una representación gráfica de la información abstraida de los bancos de todos los ordenadores del sistema humano. Una complejidad ininmaginable."

El ciberespacio. Inteligencias Artificiales. Corporaciones. Intermediarios chungos. Samurais callejeros. Ciberimplantes. Hackers. Night City. Son solo algunos ejemplos. Cuando se va desgranando la novela palmo a palmo, van saliendo detalles uno tras otro que incoscientemente se quedan en nosotros.

¿Fue Gibson el primero o el único? No. Otros han aportado su granito de arena. A principios de los 80 existía un fanzine llamado Cheap Truth que fue en si mismo un alegato cyberpunk. Un impreso a doble cara donde había historias cortas, manifiestos, críticas a la ciencia-ficción y noticias. Se llamaban a si mismos "El movimiento". El artista tras esa creación era Vincent Omniaveritas, también conocido como Bruce Sterling, su fanzine daría a conocer a unos cuantos grandes del género.

Después también ha habido grandes cosas como Hardwired, When Gravity Fails o Snow Crash por citar tres de mis favoritas. Pero casi podría decirse que por casualidad, moda, o simplemente por ser el autor adecuado con una novela adecuada en el momento adecuado, Neuromante abrió la veda oficial del movimiento cyberpunk y en parte para muchos, su progresivo ascenso hacia la luz dejando atrás su esencia underground, que acabaría supuestamente matándolo a principios de los 90.

¿Y la inspiración rolera que trajo esta novela consigo? Más que evidente. Cyberpunk 2013/2020 trae consigo Night City en formato Sprawl en clara alusión a Neuromante. Lo mismo podría decirse de los "deckers" aquí llamados netrunners, y siempre apodados vaqueros en ambos casos. Shadowrun es más "rarito" por mezclar todo esto con fantasía medieval, un cocktel que no fue del agrado de todo el mundo, pero que tenía un estilo y una estética muy potentes. GURPS Cyberpunk está más esculpido a imagen y semejanza del movimiento cyberpunk hacker de los 80, pero de nuevo es innegable la presencia de todos los clichés presentados en la novela.

¿Y en los juegos de hoy? Creo que ya nadie hace alusiones directas, pero las raíces están ahí, y en muchos juegos de ciencia-ficción modernos uno puede notar las trazas hasta dicha época.

2 comentarios:

  1. La verdad es que es un libro denso que te deja exaustas las neuronas... pero yo lo disfruté como un enano. Tengo ganas de que me lo devuelvan para volver a leerlo unos años más tarde.

    Y sinceramente, me parece prácticamente imposible que un juego de ciencia ficción ambientado en "un futuro cercano" pueda escapar de la influencia del Neuromante.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que siempre me ha llamado la atencion ese libre pero nunca me he atrvido air por el , pero ahora quiza me decida.Aprovecho para felicitarte por este blog siempre me ha atraido muchisimo el movimiento ciberpunk , y ahora desde los años que han pasado lo veo con mucha nostalgia en esa epoca la ciencia ficcion era muy evocadora en comparacion con lo que hay ahora , un saludo

    ResponderEliminar