21 dic. 2010

Impossible Mission

Impossible Mission es además de una serie y películas, un videojuego publicado por Epyx en 1984 para Commodore 64. Posteriormente fue adaptado a otras plataformas y se hicieron múltiples versiones, hasta llegar al presente en el cual se ha hecho un remake completamente fiel al original, (incluso es posible directamente jugar con los gráficos del original).

La temática del juego nos pone en la piel de un agente secreto que se infiltra en la base de operaciones del profesor Elvin Atombender, que planea destruir el mundo. Para evitarlo, debemos recopilar las 36 piezas de un puzzle que una vez encajadas, desvelan una contraseña con la cual paralizaremos sus ordenadores y podremos darle caza. Todo esto en 6 horas de tiempo real, perdiendo 10 minutos cada vez que nos maten.

Muy de ciencia-ficción no es que sea, excepto porque nuestros enemigos son robots al estilo de R2D2, o al estilo de Rover: No en vano, el juego tiene ciertas semejanzas con la serie El Prisionero, entre lo difícil que resulta y lo desquiciante que es a veces. Su mecánica consiste en ir desplazándose mediante ascensores para acceder a diversas salas en las que debemos registrar el mobiliario para conseguir las piezas del puzzle. También podremos encontrar contraseñas para paralizar temporalmente los robots enemigos de la sala o resetear la posición de plataformas elevadoras. Habrá otras salas en las que podremos tratar de deducir dichas contraseñas mediante juegos de lógica consistentes en reproducir una secuencia de sonidos, cada vez más compleja.

Visto así no parece gran cosa... Solamente es uno de los juegos más difíciles que he encontrado nunca. Para empezar, aun con mapa y todo, es un laberinto. Que es distinto en cada partida por cierto. En segundo lugar, no siempre podemos avanzar por donde queramos y ocurrirá a menudo que tendremos que ir por otro sitio recordando donde nos dejamos cosas sin registrar para volver cuando tengamos contraseñas adecuadas. Por último, las 36 piezas del rompecabezas no tienen "posición": Se pueden rotar, espejar y cambiar el color... Por lo que al final es como si tuviésemos muchas más piezas. Al final lo sacas, pero las 6 horas de tiempo que tenemos son escasas, porque encima evitar los enemigos es altamente complicado y es fácil que nos maten.

Dicho esto... ¿Que podemos sacar de Impossible Mission? Una nueva forma de crear escenarios tortuosos, tal cual. El juego no tiene intrincados pasillos, ni 289476345 habitaciones por explorar. Tiene entre otras cosas, ascensores que hacen que parte del laberinto sea vertical. Al ser nosotros gente acostumbrada a moverse en horizontal, eso de tener que orientarse en desplazamientos verticales cuesta, y si encima el acceso a una u otra planta depende de acertijos que hay que resolver de una manera u otra, la cosa se complica aun más.

En ciertos ambientes, el planteamiento debe ser precisamente así, vertical: Naves espaciales, estaciones, arcologías, bases mineras... En estas últimas es frecuente que haya microgravedad y que haya seis grados de movimiento libre, pudiendo hacer que la cosa se complique aun más. Pero en juegos de rol es difícil plasmar laberintos con tal amplitud, y más fácil si se localiza dentro de edificios o similares.

Si algún día decido hacerla, escribiré sobre Memorabilia... Una historia sobre uno de estos laberintos verticales, basada en hechos casi reales...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada