9 ene. 2011

Lo que duran y lo que cuestan las cosas

Uno de los reclamos publicitarios más interesantes del mundo de los videojuegos hoy en día es el número de horas de diversión que ofrecen. Excusa para justificar ciertos precios, también para poner a la venta DLCs a precios muy a menudo desorbitados. Como colofón está el mundo on-line, el cual es el pretexto definitivo para alargar la vida de un videojuego que venga con un modo para un solo jugador... Me pregunto que se alarga en un videojuego que viene de serie orientado a jugar así, como los míticos Quake 3 Arena o Unreal Tournament. Porque el Deathmatch y sus derivados casi podrían considerarse un género propio, y no un simple add-on para justificar y publicitar ciertas cosas.

El caso es que, cuando miro horas de juego, me resulta inevitable pensar como un jugador de rol. ¿Cuando dura un Call of Duty de los nuevos? 4-5 horas. Una sesión de juego estándar. ¿Cuanto dura un Mass Effect? 40 o 50 horas, entre juego, narración y escenas. Sobre 10-12 sesiones de juego estándar, o 5-6 sesiones largas como las que jugamos nosotros. ¿Cuanto dura un Fallout 3? Meses. Una campaña de larga duración con una trama central que se amplía según van sucediendo ciertos acontecimientos y van surgiendo ciertas necesidades básicas en los personajes.

Y cuando los videojuegos se acaban, toca renovar y comprarse la continuación u otro juego totalmente distinto, porque no está al alcance de cualquiera crear expansiones. Entonces piensas en juegos de rol y en que podrías estar jugando con el "kernel" hasta el infinito si te place. Y en lo que cuesta un videojuego y un juego de rol...

No voy a caer en la vieja trampa de decir que los videojuegos son jodidamente caros en comparación con los juegos de rol, para dar ventaja a estos últimos en la vieja batalla de JDR vs Videojuegos: El gran enemigo. Porque para empezar, no creo en esa chorrada. El problema viene cuando se compara el trabajo de fondo, que siempre es más extenso en un videojuego, con el resultado traducido a horas de diversión. Si tuviésemos un videojuego que tuviese posibilidades infinitas como un juego de rol y los pusiésemos cara a cara, cierto es que debería costar más por las horas de desarrollo a sus espaldas, pero también abaratarse con la previsión de copias vendidas, que supera por muchísimo a las de cualquier juego de rol.

Pero eso es un caso ideal, ya que hoy en día no hay videojuegos que permitan un verdadero juego ilimitado: Lo que ofrecen es poder jugar a lo mismo todas las veces que quieras, que no tiene nada que ver con las infinitas historias, situaciones, guiones, personajes y desenlaces que ofrece un juego de rol.

Entonces, ¿donde me lleva esto? Realmente a nada que no sea volver a decir que son cosas distintas y que ofrecen cosas distintas. Las cuatro horas que dura un Call of Duty son pocas comparadas con un juego de rol, pero bastantes comparadas con una película, que más o menos es lo que compramos: Un juego que parece una película. El resto son gustos y preferencias de cada uno.

1 comentario: