6 feb. 2011

Idolos de Silicona 2ª Parte

Ayer concluimos la primera aventura de las tres que componen Idolos de Silicona, la pequeña campaña que estoy dirigiendo a Cyberpunk 2020. Esta segunda parte ha puesto de manifiesto un par de cosas: La primera, un despliegue de ideas y medios para sacar adelante una investigación digna de mención. La segunda, que como ya se decía en Ghost in the Shell, una especialización excesiva es una debilidad.

Enlazando con la primera parte de la semana pasada, los personajes se quedaron en una situación en la que tenían vagas pistas de lo que le podía haber sucedido al hacker desaparecido, un ordenador con información cifrada y al nómada con una rodilla destrozada. Resolviendo estas situaciones surgieron otras que podrían dar lugar en el futuro a otras partidas, tanto side-quests como trama principal de otra mini-campaña.

A partir de este momento, lo que siguió fue un proceso de investigación, prueba y error, y deducción sobre lo que tenían en limpio. El netrunner se ganó la paga más que de sobra demostrando que un juego cambia mucho cuando el que lo lleva no se limita únicamente a seguir un sistema de reglas, sino que tiene idea de como hacer las cosas. Así, con un equipo bastante corriente logró cosas que de otra manera solo habrían sido posible a lo bruto en vez de usar "trucos", que es lo que propicia el sistema de netrunning original.

De esta manera lograron pistas y más pistas, pero llegaron a estancarse por avanzar y avanzar sobre una sola línea de investigación. Aquí debo decir que me perdí hasta yo siendo master y conociendo la trama, así que les hice hacer una reconstrucción de los hechos desde el principio de la partida para ver si así lograban darse cuenta de algo que podrían haber pasado por alto. En un par de ocasiones tuvieron ideas inesperadas que estuvieron apunto de llevarles por el buen camino, pero se obsesionaron con la idea de buscar por la Red a un hacker que estaba siendo buscado por NetWatch en la Red. Y tú si quieres desaparecer de la Red porque te tienen controlado al milímetro precisamente lo que haces es olvidarte de ella...

Previo pago en conjunto de 10 puntos de suerte, y como si de una pista como las que dan ciertos videojuegos para evitar quedarte estancado se tratase, les guié un poco para que empezasen a investigar a pie de calle. Y de nuevo fue una idea ingeniosa la que hizo que avanzasen en pocos minutos una barbaridad, contactando con un arreglador capaz de proporcionar un teléfono que les llevase hasta la persona que buscaban. Si, en circunstancias normales el hacker podría haber evitado eso, pero no eran unas circunstancias normales... Esta información por supuesto tuvo un precio, que yo creo que tendrán que devolver de aquí a unas cuantas sesiones de juego xD.

La última parte de la partida tuvo algo más de acción, incluyendo un "momento bullet time", (vaya por delante que me limité a usar las reglas del juego), y la escena final comprobando que el desaparecido y bienamado hacker estaba pudriéndose en el suelo de un apartamento de Candem Court en Night City. Bueno, pudríendose exactamente no: Los cerebros positrónicos y el relleno de silicona tardan algo más en deteriorarse que la piel sintética.

Habían estado siguiendo la pista de un replicante todo este tiempo. ¿Donde estará el de verdad? Una extraña mujer dispuesta a hacer un trato parece saberlo...

--------------------

Lo mejor de esta partida es que ha sido de todo menos lineal, resulta por una vía completamente distinta a la prevista y gracias a un rayito de inspiración por mi parte supongo que por ser algo más que un mero juego o ambientación para mi... Quizá un poco sosa en cuanto a encuentros y acción, pero tampoco son personajes de acción pura y dura, aunque ya sufrieron lo suyo la vez anterior. Pero tiempo al tiempo...

3 comentarios:

  1. Pues para mí tuvo justo la dosis de acción que me gusta, ni una más ni una menos.

    Al final depende gran parte del tipo de personajes protagonistas. Por suerte (o desgracia), ninguno era un 'soldier of fortune', lo que hacía que una búsqueda de una persona no se limitase a volar todo sitio por el que pudiese estar.

    El nómada cumple la función de fuerza que se necesita, mientras que la netrunner y el arreglador se mueven por aquellos sitios por los que no todos los mercenarios se pueden mover. Eso sí, todo con estilo como manda el reglamento (se me ha pegado cierto acento del personaje y cuesta mucho quitarlo...).

    ResponderEliminar
  2. Pues realmente se escucha interesante. Que bien que la partida cobre un ritmo insopechado. Mis felicitaciones

    ResponderEliminar
  3. Acción me refiero a que la partida fue casi en su totalidad una puesta en común de ideas y deducciones, os movisteis poco para recabar datos, con eso de buscarlo todo por Internet :P

    ResponderEliminar