11 feb. 2011

Un día para la nostalgia

Hoy, (y parte de ayer), es uno de esos días en los que te puede la nostalgia. El desencadenante diría que fue el haber conseguido al fin tener un lector de ebooks decente. Es entonces cuando han empezado a circular por mi pantalla y mi cabeza todos esos libros que me acabaron marcando de una manera u otra hace diez, doce... quince años incluso. Y con ello las ganas de volverlos a leer, ahora que no me tengo que pelear con ninguna librería para conseguir libros que muchas veces están descatalogados. Finalmente, de rebote apareció la posibilidad de leer aquellos que no pude conseguir en su día por las mismas razones. Que gran invento esto de los ebooks y que capullos integrales son los que entorpecen su proliferación en vez de aprovechar su potencial.

Es algo que acaba extendiéndose a otras áreas, así que al final acabas desempolvando la música o los videojuegos que te acaban llevando a aquella época. Pero al echar mano de novelas de ciencia-ficción, te das cuenta de que muchas de las "grandes" proceden de los años 80 y los 70 e incluso antes, por no hablar directamente de gente como H.G. Wells, Julio Verne, Mary Shelley o Karel Capek. Y aunque algunos sean capaces de leerlos sin más, para mi es inevitable en cierta manera evocar aspectos de la época en que escribieron sus libros.

Aunque no han sido solo libros de ciencia-ficción de los que me he acordado, (porque también soy un fan incondicional de los libros de terror y misterio, como por ejemplo los de Agatha Christie, Stephen King o Lovecraft; de los thrillers de Tom Clancy aunque sea un exagerado integral, o de autores más polifacéticos como Alberto Vazquez Figueroa), quizá la ciencia-ficción tiene algo que no todos los géneros poseen, y es un trasfondo real que explica por que el autor se ha sacado de la manga esta o aquella tecnología, o por que son así ciertas creencias y motivaciones. Eso forma parte del entretenimiento :)

Pero de momento y aunque tengo ganas de hincarle el diente a unos cuantos clásicos, me quedo leyendo La Vieja Guardia de John Scalzi, (que comentaré en breve en el blog), una novela que leí de prestado hace unos pocos años y que me encantó. Y esto mientras doy cuenta también de Pies de Barro de Pratchett :)

8 comentarios:

  1. Te entiendo bien, a mi me suele pasar bastante, sino no estaría haciendo reseñas de los viejos libros...

    El caso, es que de vez en cuando, siempre gusta echar un vistazo atrás y recordar "otros tiempos".

    Me encanta el blog Starkmad.

    ResponderEliminar
  2. Menudos cambios que le das a las skins... me gustaba más la anterior. Bueno que me desvío, un libro que no se si has leído pero que te recomiendo encarecidamente es Rimrunners de C.J. Cherryh Durante una época, no se por qué pero lo leía una vez al año. Es muy bueno.

    ResponderEliminar
  3. El problema que tengo con las skins o mejor dicho el fondo, es que si quiero adaptarlo a los monitores de 21", mi ordenador no puede con ello. He probado con unas cuantas opciones y al final creo que me voy a quedar con esta que es relativamente ligera.

    No conocía el libro, así que me lo apunto. Gracias a ambos por los comentarios :)

    ResponderEliminar
  4. Bienvenido al club de poseedores de lectores de libros electrónicos. Si te puedo echar un cable avisa.

    Por cierto, ¿qué lector es?

    Por otra parte, las novelas de las Fuerzas de defensa coloniales de Scalzi son estupendas y ya están todas convertidas.

    Si te pasa como a mí, estarás los primeros meses leyendo novelas que viste cuando eras crío y no pudiste comprar porque no tenías dinero y que cuando por fin tienes dinero resulta que están descatalogadas... cuantas espinas literarias me he podido quitar gracias a los libros electrónicos.

    ResponderEliminar
  5. Un HTC Wildfire con un programa llamado FBReader. Se que choca leer libros en un teléfono móvil pero me ha sorprendido mucho porque el programa funciona extremadamente bien y rápido, (y es GPL), y no resulta incómodo ni me cansa los ojos.

    Antes tuve un lector propiamente dicho, vamos a decir de primera generación, que era lento e incompatible con la mitad de los libros. Así que después de esto, otra razón para tirarme más adelante a por un tablet.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hereje, hereje! ¡¡Lee con un smartphone!! ¡¡¡Y encima con el FBReader!!! :P

    Yo prefiero con mucho una pantalla sin retroiluminación pero si te va bien, perfecto. Yo antes de tener el lector tenía una pda, pero aunque incluso instalé software para leer (plucker) nunca me llegué a acostumbrar. Conozco de los foros gente que estuvo casi diez años leyendo en pda antes de que aparecieran los lectores electrónicos, pero no es para mi.

    Además, yo le tengo un poco de manía al FBReader porque no respeta completamente el estándar fb2 y se pierde la posibilidad de hacer virguerías técnicas (y cosas que no son virguerías como párrafos con distintos alinemientos, versales, etc...) porque el FBReader símplemente no muestra todo eso.

    En el mensaje: http://www.lectoreselectronicos.com/showthread.php?6586-FB2-?-EPUB-no-conserva-los-estilos&p=73734&viewfull=1#post73734 tienes un ejemplo de a lo que me refiero.

    Por cierto, ¿le has echado un vistazo al coolreader? También es software libre y en mi opinión es muchisimo mejor http://sourceforge.net/projects/crengine/files/CoolReader3/cr3-3.0.44/ y desde hace unas cuantas versiones el creador lo está portando a android.

    Con respecto a los lectores. Todavía están demasiado lentos, pero yo nunca tuve el problema de la lentitud y compatibilidad, por suerte compré el Hanlin V3, el lector más compatible de todos los que había en su época y bueno desde el primer momento me resigné a no poder exigirle muchas cosas al trasto y yendo con esa mentalidad nunca me he frustrado.

    Ahora también tengo un kindle 3 y es una gozada lo de poder marcar las palabras. Además de leer, suelo corregir erratas de los libros que leo y me ahorra un montón de trabajo. Además está la posibilidad de tomar notas. Lo de las marcas y las notas son capacidades que tiene el formato mobipocket desde hace un montón. Además de la capadidad de poder usar diccionarios sin tener que hacer nada más que poner el cursor encima de la palabra.

    De hecho en un aparato tipo smartphone yo directamente usaría un lector de mobipocket. Por desgracia por motivos comerciales (Amazon compró mobipocket) ya no siguen desarrollando software y el único que hay para Android es el Kindle for android, que si se parece al Kindle o al Kindle for PC es una pesadilla para organizar los libros.

    En fin, entretenida disgresión. Si buscas información a paletadas en http://www.lectoreselectronicos.com/ estamos unos cuantos batallando con todo esto desde hace unos años. Y no te echarán en cara, no demasiado al menos :), el que leas en un smartphone.

    ResponderEliminar
  7. Es lo que tengo, que más quieres :P Ahora mismo no estoy por comprarme ni lector ni tablet, pero si que me alegro de no haber comprado el lector antes, porque hecha la prueba con un smartphone, lo de las tabletas no parece tan malo.

    Antes leía en PDA, pero eso si que era un dolor por culpa del brillo, incluso siendo la pantalla más grande y de más resolución que la del teléfono. Pero se nota que han evolucionado mucho las pantallas desde entonces, sobretodo por el tema de los reflejos.

    En cuanto al software, tendré que ir probando cosas, así que me apunto las sugerencias y también la web, para cuando me de por comprarme algo más grande en lo que leer. Gracias :)

    ResponderEliminar
  8. Yo amorticé un Sony (el único error fue hacerme con uno de pantalla táctil) al cabo de un par de meses, en parte gracias los libros gratuitos que ofrecen muchas editoriales (extranjeras).
    Casi todos de la editorial BAEN, claro
    http://www.baen.com/library/

    Y es que al que le tira la ci-fi...

    ResponderEliminar