24 mar. 2011

Inspiración Musical

Hoy voy a abrir un trocito de mi alma al público. Se trata de esa parte de mi que está escuchando música a todas horas, capaz de transmitir no solo emociones o mensajes, sino también llaves que hagan volar la imaginación. La música es una fuente de inspiración como muchas otras cosas, probablemente no os esté contando nada nuevo, ni siquiera cuando digo que el escuchar un tipo u otro me incita a pensar e imaginar las cosas de una manera u otra.

No considero que haya tenido una educación musical per se, cuando yo era pequeño en mi casa se escuchaban unos estilos musicales muy concretos casi todos orientados al rock y rock & roll. Estos dos estilos que por cierto se cuentan entre mis favoritos, (me encantan gente como Chuck Berry, Elvis Presley, Status Quo o Rolling Stones), pero no son ni por lo más remoto lo único que escucho. La música electrónica copa casi todo mi "top ten" en diferentes variantes; junto a ella hay otros grupos de industrial muy variopintos. También heavy metal y power metal, quizá no tantos grupos como electrónica. Me gusta escuchar de cuando en cuando música clásica y chillout. Podría hablar de grupos como Van Halen, U2, Mike Oldfield, Front Line Assembly, Front 242, Fluke, KMFDM, Die Krupps, Nine Inch Nails, Gamma Ray, Judas Priest, Metallica, Art of Noise y Enigma además de todos los que he puesto arriba. Mi instrumento preferido es la guitarra eléctrica, gustando de escuchar mucho a señores como Mike Oldfield, John Petrucci, Ynwie Malmsteen, Paul Gilbert o Eddie Van Halen. Y me queda tanto por escuchar... Algún día me gustaría meterme con blues y jazz, y de lo que no me gusta hay mucho de lo popero, rock latino, reguetón y casi todo lo que sale en los cuarenta principales.

En fin, soltado este ladrillazo en el que solo he puesto una minúscula parte de lo que escucho regularmente, entre otras cosas para reafirmarme en que no soy precisamente un tío de miras estrechas musicalmente hablando, paso a comentar como me afecta esto de la música en el ámbito rolero.

Para mi es casi indispensable estar escuchando música mientras me pongo a juntar pedacitos de aquí y allá para crear una idea sobre la que basar una partida. Más que inspiración diría que es como un catalizador, un hilo que conduce mis pensamientos de la forma apropiada. En primer lugar, está el hecho de que distintos estilos de música pueden transmitir distintas sensaciones. Esto influye mucho en el tono de la partida que quiero jugar: Si la música es cañera, pide acción. Si la música es más lenta, pide investigación. Si es música ambiental, probablemente quiera que los jugadores se guisen y coman solos la partida.

Pero esto está sujeto a un segundo punto, y es la asociación de ideas. Hay canciones que asociamos a momentos de nuestra vida, incluso a épocas concretas. Las puedes acabar vinculando también a la época en la que jugabas a tal o cual juego, a los buenos momentos que pasaste con ello, a cuando diste tus primeros pasos roleros, etc. Es algo que me sucede, no solo con juegos de rol sino también con comics e incluso hasta novelas. Otro vínculo que puedes establecer es el de un género literario concreto, con un género musical concreto... o casi más con un artista concreto.

Por ejemplo, tengo canciones casi todas ellas de música electrónica o chillout que me sería imposible vincular a un género que no fuese ciencia-ficción, y además no de cualquier tipo, sino exploración espacial, space opera, hard sci-fi... Incluso podría distinguir entre aquella que me incita a pensar en historias oscuras o historias más optimistas. Del mismo modo, el EBM e Industrial más clásico y ruidoso, unido a cosas más modernas y de sonido más limpio y junto a rock & roll es lo que llama de cara a pensar en cyberpunk. Más raro es que por ejemplo si pienso ya en algo post-apocalíptico o en el Last War, me tiran mucho creaciones muy industriales de señores como Front Line Assembly o Die Krupps, que simplemente hacen al revés que yo y sacan inspiración para componer de estas temáticas... (aunque en realidad podría meter aquí a medio repertorio del sello Wax Trax Records).

Ponerse música para escribir es muy distinto me temo a poner música para jugar. Para lo primero apenas necesitas algo con lo que reproducir y escuchar música solo para ti. Para lo segundo hay que tener un toque a lo maestro de ceremonias y debo decir que tener un buen equipo de música que llegue para todos los que están en la mesa es indispensable. Mi buena pasta tengo invertida en unos cascos para cuando escucho música yo solo, pero no dispongo del equipo que quisiese para poner en el salón donde jugamos, entre otras cosas porque tampoco puedo poner siempre la música al volumen adecuado.

Aparte, la música que pones para jugar tiene que evitar dos cosas: Por un lado que los jugadores se distraigan. Inconscientemente es difícil que pase, pero si la música es conocida, o si a ellos les evoca sensaciones como a ti o peor aun, sensaciones diferentes... te lo estropea todo. Por otro lado, debe evitar romper el hilo de la narración. Cogerle el truco a esto es más complejo: Algunos dicen que hay que usar música instrumental, otros que hay que ponerla bajita. Otros dicen que el secreto son las bandas sonoras... Para mi son ninguna y todas estas cosas a la vez. Creo que el único secreto es practicar para cogerle el truco, ver que es lo que mejor te funciona y aplicarlo.

3 comentarios:

  1. No sé muy bien porqué pero al cyberpunk tengo asociados dos discos de mi mocedá: Dehumanizer (Black Sabbath) y Monster (REM).

    Por otro lado, no hay nada como el Cyberpunk, de Billy Idiol :P

    ResponderEliminar
  2. Billy Idol en general, está muy bien :)

    ResponderEliminar
  3. Veteran of the Psychic Wars
    After the War
    Out in the Fields

    ResponderEliminar