13 abr. 2011

El sabor de lo añejo

El otro día me descubrí a mi mismo sacando el básico de Traveller y pensando que era solo abrirlo y darle a uno ganas de jugarlo. Como comentaba en el Twitter, Traveller tiene algo de lo que no todos los juegos de rol pueden presumir: Viene de una época dorada para la ciencia-ficción, de grandes obras de los 70 y los 80 en los cuales los autores eran más soñadores que hoy en día. Hay unos cuantos juegos que comparten ese regustillo añejo habiendo envejecido mejor que bien, haciéndonos olvidar que algunos de ellos tienen ya casi 30 años a sus espaldas... ¡y se siguen reeditando!

Algunas veces pienso que la ciencia-ficción que vino tras la "muerte" del cyberpunk ha perdido sus señas de identidad. Han pasado 20 años desde aquello y todavía se sigue llamando a casi todo lo nuevo post-cyberpunk porque realmente no se sabe como llamarlo. No existe una tendencia unificada y muchas veces las variaciones residen entre la ciencia-ficción dura, los que tratan de emular los clásicos, y los que intentan modernizarlos. Algunas veces pienso también que la ciencia-ficción actual es demasiado científica y poco soñadora, y no se si el cyberpunk, que presentaba una suerte de futuro plausible y oscuro, ha tenido algo que ver en ello.

Voy a confesarme: Rara es la vez que compro más de un juego o producto rolero al año, que normalmente suelen estar encauzados a la ciencia-ficción, (con alguna excepción puntual). La razón explicada brevemente es que casi todo me parece más de lo mismo o son reediciones de juegos que no siempre me interesan.

En largo, la cosa es más compleja: Al tiempo me he ido interesando por unas cuantas novedades que luego me han acabado decepcionando por no aportar nada sustancialmente nuevo o interesante como para justificar su compra. Me viene a la mente el caso de Corporation RPG, un juego publicado por Mongoose hace unos años: Su estampa me evocaba irremediablemente un mundo cyberpunk más "limpio", y confieso que la agresiva campaña de marketing que le precedió hizo que me llamase mucho la atención. Pero luego descubrí que era un juego que trataba de modernizar unos conceptos con varias décadas de antigüedad, y que tendría que aprenderme un reglamento nuevo para jugar a algo que podría recrear con cualquier otro juego que ya tengo, o peor aun: Que ya he jugado varias veces.

Y no es el único juego con el que he tenido esos sentimientos. Podría citar también el caso de Diaspora, gran juego pero más por su reglamento (FATE), que por la idea, que no deja de ser Traveller con el reglamento cambiado. Y si ya tengo FATE por un lado y Traveller por otro... Otros han querido poner al día sus juegos siguiendo nuevas modas y han perdido el norte, la decencia y todo. Así por ejemplo, Twilight 2013 no lo reconoce ya ni su padre, pero sin embargo su predecesor era perfectamente reconocible por su temática post tercera guerra mundial que le daba un carácter único.

Como jugador y director, tengo en casa una colección bastante completa de juegos entre los comerciales y los gratuitos. Aunque siempre acabo al igual que muchos, jugando a los cuatro juegos de siempre, queriendo jugar a juegos a los que les tengo muchas ganas pero no tiempo, y con otros en la estantería que se que no jugaré pero que ejercen ciertas influencias en mi. A la hora de escoger un juego para implementar esto o aquello se me plantean una serie de opciones entre las cuales casi siempre hay alguno de aquellos "maravillosos años". Me voy a ahorrar títulos mencionándolos y voy a pasar directamente a editoriales: GDW, FASA y R. Talsorian Games.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada