3 nov. 2011

JAGS Have-Not

Just Another Gaming System o JAGS es como su propio nombre indica, otro sistema de juego. Ganador al premio de mejor juego gratuito en los Indie Awards de 2006. Pero no me preguntéis de que va porque no me lo he leído (y la verdad es que tampoco tengo intenciones). Lo que de verdad me atrajo fue un juego basado él llamado Have-Not, que en su momento me pareció y me sigue pareciendo algo extraordinario. Escrito sin grandes alardes nos sumerge en una ambientación de estética post-apocalíptica y acción a raudales realmente atractiva. Un juego de aventuras en el que se deja notar la influencia de muchos juegos de conducción de la era 8 bits.

La premisa es muy sencilla: El mundo llegó a la cúspide de la evolución tecnológica creando una serie de puntos de distribución automatizados que lo hacían todo, extrayendo recursos y fabricando todo aquello que fuese necesario para los humanos, sin límites. A los pioneros de esta tecnología y a sus creaciones se las conocían como Haves. Hasta que la Tierra se quedó sin materia prima con la que fabricar nada y los puntos fueron desapareciendo hasta solo quedar un puñado de ellos. Los que fueron quedando redujeron la sofisticación tecnológica de sus productos para hacer su elaboración más fácil, y lucharon por los recursos hasta la muerte. Uno de los puntos supervivientes se ha convertido en una oscura y tóxica ciudad llamada BoneYard, rodeada de yermos radiactivos y atravesada por autopistas interminables.

Más allá de BoneYard solo hay desierto, asentamientos precarios, bandas, saqueadores, distro-points abandonados y gente yendo y viniendo a doscientos por hora en coches blindados con ametralladoras montadas en el capó del motor: Uno de los platos fuertes del juego es la parte automovilística, poniendo en bandeja las historias de drifters, nómadas, bandas, etc. Parte del legado de los Haves son precisamente autopistas imposibles, de hasta 8 carriles o más que se reparan solas; vías rápidas que obligan a cruzar BoneYard a altísimas velocidades y vehículos que sea mediante ruedas, orugas o aerodeslizadores están hechos para ir a tope.

Para mi la diferencia entre Have-Not y otros juegos que tienen una premisa similar es que éste no se limita a decirte que todo eso existe en un puñado de páginas y luego pasar a las reglas. El libro básico tiene 57 páginas y no hay ni una sola regla, solo ambientación. Pero es que luego tiene once suplementos más que detallan diferentes entornos y elementos típicos de una ambientación así, como ruinas, monstruos, artefactos o vehículos. Cuando abrimos Have-Not vemos ambientación, leemos a unos autores que tenían muy claro lo que querían y como transmitirlo al lector, (que es la parte más difícil).

Es un juego que recomiendo al cien por cien, (y si os gustan juegos como LED Storm o Road Blaster más todavía). Supongo que os habréis dado cuenta ya de lo mucho que me gusta, pero en su favor puedo decir que sitios como RPGGeek o RPG.net le dan una nota de 9 sobre 10 y de 5 sobre 5 respectivamente. Por cierto, tanto el sistema como el juego son gratuitos y se pueden descargar de los enlaces que he puesto arriba.

1 comentario:

  1. "Road Blasters", la de horas que le eché a ese juego en mi Spectrum.

    ResponderEliminar