27 ene. 2012

Carta a seres de otros mundos

Muy señor@s extraterrestres mios;

Muy probablemente hayan recibido en los últimos tiempos, de unos ciento y pocos años para acá, propaganda que habla de las bondades de nuestro planeta Sol-3, más conocido por los locales como Tierra o cariñosamente Planeta Azul debido a los destellos que produce nuestra atmósfera al entrar en contacto con la luz solar. Seguramente se hayan sentido tentados de establecer su residencia aquí, tanto si son ustedes invasores como exiliados en busca de asilo diplomático, tras recibir las emisiones procedentes de nuestro planeta, del que de paso debo puntualizar que: a) Estados Unidos no es toda la Tierra y b) Las proyecciones audiovisuales sobre seres como ustedes machacando la población terrestre son ficción y no son reales. Aunque las armas de destrucción masiva de que disponemos para hacerles frente, si.

Y es que, señor@es, probablemente hayan sido ustedes víctimas de un engaño propiciado por nuestros políticos y otros magnates adinerados, que acaparan toda la atención de los medios de comunicación que frecuentemente traspasan la barrera de nuestros satélites, perdiéndose en la inmensidad del espacio. Entiendan que estos señores no representan a los aproximadamente 7.000 millones de habitantes que hay en la Tierra, puesto que apenas constituyen el 5% de la población o menos. Pero entiendo también que las voces del otro 95% no les hayan llegado contándoles el resto de información concerniente sobre nuestro planeta, de hecho no tengo muy claro que vayan a leer esto. Por favor, les pido que dejen a un lado los datos de falsos documentales que hayan podido llegar a sus ojos, antenas u oídos, como los boletines Star Trek. Desgraciadamente, son mucho más precisos otros documentales como The Day Earth Stood Still o 1984. Y olvídense de obras como Battlestar Galactica o Star Wars, que esto es lo que aquí llamamos ciencia-ficción y es empleado para el entretenimiento de las masas.

Les voy a poner un ejemplo. Habrán leído que nuestro planeta es aproximadamente un 80% agua, fuente de vida, y que tiene una atmósfera rica en oxígeno y nitrógeno, con una capa de ozono protectora contra rayos ultravioletas procedentes del sol. Lo que no sabrán es que debido a la "contaminación", el "efecto invernadero" y el "cambio climático" de ese 80% un porcentaje muy pequeño se puede beber, reduciéndose a velocidad alarmante con el paso de los años. Igualmente, la capa de ozono tiene unos agujeros del tamaño de Europa, y si bien es cierto que se ha regenerado levemente en los últimos tiempos, peligra su existencia gracias a la no ratificación del tratado de Kyoto, y la tendencia general de ese 5% adinerado por usar productos "biodegradables", es decir: Productos que son complicados de reciclar en favor de otros que se pueden reutilizar directamente como se hacía antaño: Papel, vidrio, etc.

Lo mismo sucede con nuestra flora y fauna. Existen unos 3500 millones de especies animales, y de cuando en cuando se descubre alguna nueva. Lo que no les dicen es que cada 5 segundos de promedio se extingue una especie, más o menos el mismo tiempo en que nace un nuevo imbécil. Nuestra flora es uno de nuestros mayores tesoros al igual que la diversidad geográfica, que hacen que se pueda clasificar según los términos que usamos nosotros para clasificar sus planetas, como un Planeta Jardín o Clase M. Pero desastres provocados como la temible "Recalificación de Terrenos" están acabando con las zonas naturales, proclives a convertirse en colmenas para seres humanos. Otro fenómeno igualmente desastroso conocido como "Dominguero", tiende a deforestar los bosques en nuestros veranos más cálidos por una acusada falta de civismo y sentido común, el menos común de los sentidos.

Que decir del ser humano. Bueno, les digo una cosa: Ustedes no van a invadirnos. NOSOTROS LES VAMOS A INVADIR A USTEDES. Si algo sabemos hacer bien es la guerra, (el hombre también el amor, o al menos lo intenta con acusada frecuencia, pero debido a ciertas diferencias fisiológicas, la mujer lo enfoca de una manera distinta). Destruir, invadir, esclavizar y agotar los recursos de un lugar, para luego pasar al siguiente como si tal cosa. ¿No me creen? Lean algo desde Gengis Khan a George W. Bush pasando por Adolf Hitler o Napoleón. Pero se lo voy a resumir ciñiéndome a la historia del pasado siglo, el número veinte, en el que casi mandamos el planeta al otro barrio en una gran guerra.

Dos veces.

A la tercera se lo pensaron un poquito mejor. Porque, ¿saben? El mayor ingenio del siglo veinte fue la bomba atómica. La bomba de hidrógeno, los misiles intercontinentales balísticos, las cabezas múltiples, las bombas arco-iris... Vamos que, con todo el desarme nuclear tras el fin de la Guerra Fría, aun nos queda material para destruir la Tierra y todo lo que habita en ella siete veces. ¿Entienden por que digo que ustedes no van a invadirnos? Si podemos destruirnos a nosotros mismos siete veces cuando con una bastaría, ¿que creen que le va a pasar a su flotilla invasora? Les sale más rentable encontrar siete planetas que colonizar pacíficamente, ¿no creen?

Y me dirán que a pesar de todo tenemos ese sentimiento maravilloso que nosotros llamamos "Libertad". No, no es una estatua. No, no es una bandera de barras y estrellas. Déjenme decirles lo que significa la Libertad y los Derechos Humanos. Actualmente millones de personas viven en condiciones infrahumanas, trabajando casi todo el día por sueldos míseros que apenas les dan para comer, fabricando productos de alta tecnología como el ordenador desde el que les escribo esto. Producen a precios irrisorios, para que luego unos señores llamados "empresarios" se lo vendan al "público" a diez veces más su valor. Y de cuando en cuando, cuando uno de estos esclavistas muere, los medios tentados quedan de beatificarlo. Y sino, estas gentes viven a merced de los cárteles, las mafias, las drogas...

Incluso entre aquellos que aparentemente vivimos mejor, debo decirles que las cosas no van bien. Las condiciones de vida del ciudadano medio han caído en picado desde hace treinta años, el trabajo cada vez está peor, y las perspectivas de futuro son cuanto menos, cortas. Como el sueño de una noche de verano. Y no crean que lo aceptamos sin más, que como les he dicho, somos muy guerreros. Por desgracia, cuando intentamos denunciar esta degradación, lo primero que intenta suprimirse para evitar las revoluciones es la "Libertad de Expresión". Luego el "Derecho a Reunión" mediante una herramienta llamada "Antidisturbios", y finalmente el "Derecho a Educación" mediante la reducción de recursos destinados a enseñar a las generaciones del mañana. No saben ustedes la inmensa cantidad de niños que mueren en Africa todos los días a causa del hambre y enfermedades varias debido a la condición más extrema de la vida humana, en la que magnates sin piedad especulan incluso con el valor de productos de primera necesidad para la supervivencia. Inmigrantes intergalácticos como ustedes son susceptibles de caer en esta clase social y ser explotados hasta morir. De verdad que, siento vergüenza ajena por esto.

Vean que el planeta Tierra no es blanco ni negro, es un amplio espectro de grises. Y si después de tener la información completa es decir: La parte bonita que los políticos venden y la parte sucia que los ciudadanos padecen, deciden aun así venir para quedarse, solo puedo decirles una cosa:

Chavales, no sabéis donde os estáis metiendo.

Soñando desde la década de los sesenta con que en el futuro las cosas vayan mejor, casi nos hemos terminado de creer que podemos hacer grandes cosas, y es cierto. El problema es que si no hay un interés vil por medio, no se hacen. Así que, cuando lleguen al control de aduanas en la Luna y lean nuestro cartel de bienvenida...

Aquí, unos hombres procedentes del planeta Tierra, pisaron por primera vez la Luna en julio de 1969 d.C. Vinimos en son de paz, en nombre de toda la humanidad.

...Sepan que en aquel momento estábamos envueltos en esa guerra de la que les hablé antes, esa en la que podríamos habernos aniquilado siete veces. De paz nada, y menos aun "en nombre de toda la humanidad". Más bien "En nombre de la carrera espacial que Estados Unidos acaba de ganar". Aunque, debo decirlo: Me siento orgulloso de que por lo menos una vez, se haya hecho algo tan grande sin cargarse a nadie.

No piensen que no tenemos nada bueno. Solo quiero hacerles ver la otra cara de la moneda, que tengan la máxima información posible de ambos lados. También tenemos nuestras cosas buenas: Las pipas de girasol, la coca-cola, los juegos de rol...

Les recomendaría un lugar mejor para vivir, pero por desgracia aun no hemos podido ir más allá de nuestro único satélite natural: Aun no hemos descubierto el motor de curvatura o los secretos de la Melange. Aunque si deciden darse una vueltecita y sus pretensiones son amistosas, yo estaré encantado de recibirles.

Larga Vida y Prosperidad
Starkmad

7 comentarios:

  1. Jajajaja!!

    Muy bueno. Un poco desesperado, pero muy bueno ;-P

    ResponderEliminar
  2. +1
    Sería interesante que leyeran ésto antes que cualquier contacto con EEUU o China. Mejor nos iría, vaya.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. En muchas ocasiones he pensado lo mismo.

    ResponderEliminar
  4. Starkmad esta vez te has superado.

    ResponderEliminar
  5. Llevaba mucho tiempo dándole vueltas al tema. Al principio la premisa fue la de que cada vez me resultaban más ridículos los argumentos de Hollywood sobre invasiones alienígenas: Los humanos siempre acaban pasándoles por encima, véase Independence Day por ejemplo. Luego los mundos espejo: Siempre se ven los mundos espejo como un reflejo opuesto al nuestro, osea, oscuro. Y se obvian todas esas cosas oscuras del nuestro que deberían ser positivas en el espejo.

    Se me olvido decirles a los extraterrestres que si por un casual su planeta es rico en petróleo, ni se les ocurriese asomarse por aqui ;P

    ResponderEliminar
  6. Solo te digo que esta entrada me la he copiado al google docs, no te digo más.

    ResponderEliminar