15 ene. 2012

War Dialing, Wardrving, Warchalking

Las redes inalámbricas o wi-fis son un mundo fascinante. Basta con sacar un teléfono móvil en medio de una calle y ejecutar un programa de auditorias para vernos abrumados con la inmensa cantidad de ellas que se concentran en unos pocos cientos de metros: Abiertas, cerradas y hasta invisibles. Somos bombardeados constantemente por las ondas de radio de estas redes, (y muchas otras) de forma inconsciente. Para algunos no reviste más atención, para otros es la búsqueda del programa milagroso para crackearlas y conseguir internet gratis (siento decepcionaros pero no hay milagros), y para muchos geeks enfermizos, el hobbie de buscar redes abiertas en las ciudades a las que conectarse. Aunque existen proyectos y comunidades que han llegado a cumplir el objetivo de dar cobertura abierta a zonas urbanas, es la excepción y no la regla. Por ello, prácticas como el Wardriving o Warchalking siguen siendo habituales, especialmente en gente con mucha curiosidad o tiempo libre... o ambas cosas :)

Estos conceptos pueden ser muy útiles en juegos de temática cyberpunk e incluso se pueden extrapolar a otros sistemas de comunicaciones. Todo empieza con una práctica conocida como Wardialing que se dio en los 80 y los 90 consistente en marcar números de teléfono al azar o en secuencia con el fin de encontrar modems y por ende redes informáticas a las que poder conectarse: Si al otro lado contestaba un modem con sus característicos pitidos, probablemente se tratase de una de ellas. Esta era una forma de escanear redes cableadas que utilizaban el cable telefónico como infraestructura de comunicaciones. La práctica se hizo famosa gracias a la película Juegos de Guerra.

Con las redes wi-fi existe algo parecido: Wardriving o Warwalking y sus muchos derivados, que inicialmente implican ir en un coche o andando mientras se lleva encima un hardware para auditar redes wi-fi, y más recientemente una PDA, teléfono inteligente o tablet con un programa que haga la misma función. En su aspecto más básico, nos plantamos en medio de una calle y vamos anotando aquellas redes que nos resulten de interés, obteniendo la máxima información posible: SSID, canal, intensidad de la señal, ubicación aproximada e incluso la contraseña si la tenemos. En su aspecto más pro, el programa se asocia a otro capaz de generar mapas y ubicarlas de forma automática o semi-automática con sus correspondientes etiquetas y fichas de información. Hoy en día es posible encontrar en la red cientos de mapas wi-fi en Google Maps.


El Warchalking es derivado de estas últimas. Directamente una vez se poseen datos sobre estas redes, se pasa a utilizar un lenguaje de símbolos garabateados en las paredes de edificios o en el suelo de las aceras para indicar la presencia de una red wi-fi. Estos símbolos se inspiran en el lenguaje de símbolos empleado por los vagabundos y para un "profano" pueden no ser aparentes.

Uno de los alicientes de todo esto es, especialmente entre las comunidades de usuarios de software libre, el mapear una "red de redes wi-fi" abiertas con la cual desplazarse de un lado a otro de una ciudad sin perder cobertura. La técnica se emplea también en cosas que nada tienen que ver con las redes pero que les afectan, como mapear zonas con gran cantidad de interferencias en el aire que si pueden afectar a las wi-fis y otro tipo de comunicaciones.

Así que ya sabéis: Si algún día os encontráis una red abierta en Night City o en Seattle, apuntadla bien en vuestra ficha por si os hace falta en otro momento ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada