11 mar. 2012

Rollercoaster Cyberpunk 2020

Ayer tuvimos otra sesión de esta pequeña gran campaña de Cyberpunk 2020 que iniciara el año pasado. Continuando justo donde lo dejamos la vez anterior, la partida prometía un thriller con los personajes infiltrándose en las grandes esferas y enlazando con elementos anteriores que aparentemente habían quedado rezagados en pos de la Conspiración (así, con mayúscula). Sin embargo, fue una partida de acción a más no poder, y la mejor forma de definirla es la de una auténtica montaña rusa. ¿La culpa? De esos impredecibles y a veces puñeteros poliedros con números que nosotros llamamos dados.

Para quien no lo conozca, el sistema de Cyberpunk 2020 usa 1d10 para resolver las acciones, pudiendo explotar el dado cuando se saca 10, y considerándose el 1 pifia. Completamente lineal, no es muy realista y te puede fastidiar miserablemente incluso aunque seas un crack, lo se. O conseguir hacer cosas increibles aunque seas novato. Lo cierto es que nunca había considerado ni los críticos ni las pifias como recursos narrativos, o al menos no lo había hecho conscientemente. Ayer sin embargo, todos los giros que dio la partida sucedieron por resultados inesperados en las tiradas de los dados.

Empezando con el personaje hacker, que debía adentrarse por los túneles del tendido eléctrico de una estación de metro para encontrar la caja de registro de un nodo de comunicaciones. La cosa iba bien, hasta que una pifia intentando meter la mano en la caja de herramientas de un técnico atrajo a los guardas de seguridad que la detuvieron inmediatamente. Su compañero decide intervenir: Una bolsa llena de armas y el nómada megalómano que la lleva (¿o era al reves? :P). Se prepara un tiroteo elegante en la estación de metro con SWAT de por medio y el plan original se va a tomar vientos obligándoles a tomar una ruta de escape alternativa por el alcantarillado de la ciudad.

Otra pifia fue la desencadenante de una escena que bien podría haber salido de la película El Ejército de las Tinieblas. Volaban en un AV perseguidos por dos AV policiales cuando pifian una tirada de esquivar y son derribados por un misil. El aparato se parte en dos, con el nómada en la carlinga por un lado, y la zona de carga por otro. Milagrosamente, o lo que es lo mismo: Una tirada de suerte en la que el caprichoso destino sacaba un 10, todos los pasajeros caen más o menos intactos al suelo, excepto una PNJ que de todos modos ya había perdido las pocas luces que le quedaban tiempo atrás. Llegados a este punto conviene destacar la situación del sitio en el que se habían estrellado: Gente pobre viviendo en una ciudad sitiada que hace 5 días no recibe ningún tipo de alimento y que está empezando a ver con muy buenos ojos comerse a la gente para sobrevivir. Aunque claro, no te vas a comer a tu prole. Pero si te cae del cielo...

Segundos después unas 50 o 100 personas se apiñan alrededor del aparato con cortachapas, sopletes, cuchillos y demás herramientas necesarias para liberar a PJs y PNJs mientras en sus casas iban preparando el horno y las patatas fritas. Únicamente nuestro querido Merryl el nómada se libra, y haciendo todo el acopio de valor posible y unos cuantos dados, arrampla escopeta en mano contra los zomnis.

Tira el dado. Explota. Varias veces. Saca un 55 en total.

Pensando para mis adentros a ver como narro yo eso... Y es que solo hay una opción, porque la tirada se sale de escala completamente, (el máximo del sistema es 40), y la epicidad es innegable.

Merryl termina de pie sobre el pickup, con las gafas de espejo brillando al sol, enfundando la escopeta al hombro. Acaba de convertirse en Ash y se ha puesto a la altura de los Clérigos Tetragrammaton de Equilibrium.

Otras escenas épicas incluyen el increible viaje de Lui por el ciberespacio y más allá, para descender literalmente del cielo a las profundidades de la Tierra. Enfrentamiento a pecho descubierto contra los parientes cercanos del Agente Smith y los Hombres de Negro, a los que les roban el coche delante de sus narices. Ametrallando después varios coches de policía desde un AV y derruyendo un puente en el proceso. Cargando a lo largo de toda la historia con un cuerpo protésico para Lui que ya ha cambiado de cuerpo dos veces y va para una tercera... Recurriendo a viejos contactos y amigos para localizar a las personas desaparecidas.

La próxima partida empieza a las 13:32 de la tarde en el Old Nomad Town de Los Angeles junto a un AV en llamas y tras dejar un reguero de cadáveres y gente hambrienta a sus espaldas. La historia continua...

2 comentarios:

  1. Como deja un agradable regusto metálico este tipo de reseñas... Si es que no hay nada como esteos escritos para inspirar a uno y desempolvar el 2020 de la estantería. Allá voy.

    ResponderEliminar
  2. Haces bien. Yo lo he tenido aparcado a lo tonto muchos años y no me alegraré nunca lo suficiente de haberlo retomado. Vamos, que después he cogido otras cosas con más ganas incluso.

    ResponderEliminar