24 abr. 2012

Hardwired

Hace poco me instalé la aplicación de Kindle en mis Androids y Windows para probar a ver que tal funcionaban. Para hacer la prueba busqué algunas novelas clásicas, y la primera que compré fue Hardwired en inglés por poco más de dos euros. Hardwired es una novela de Walter Jon Williams, también un suplemento del mismo nombre y autor para el juego de rol Cyberpunk 2013, (aunque fácilmente adaptable a 2020). De la temática no hay mucho que decir, es cyberpunk en estado puro. Una de mis novelas favoritas, y la que más me gusta del género. La leí hace mucho tiempo, casualidades de la vida probando también la funcionalidad de una PDA como lector de ebooks. Y ahora me he vuelto a enganchar, disfrutando de paso de la versión original que no le pega tantas patadas al diccionario en la traducción de la jerga.

La historia nos sitúa a mediados del siglo XXI tras una gran guerra que involucró a las corporaciones más poderosas contra el resto del mundo. Éstas se habían ubicado en estaciones espaciales, los llamados Orbitales, y habían terminado por declararse independientes proclamándose los nuevos líderes mundiales. Naturalmente esto no gustó mucho por el suelo, así que hubo guerra... Una guerra mundial de 12 horas. Los Orbitales lanzaron asteroides contra las ciudades más pobladas de la Tierra y usaron lásers para eliminar cualquier oposición aeroespacial. La Tierra no hubo oportunidad, convirtiéndose al poco tiempo en esclava de los señores del cielo.

En la superficie, el ecosistema está terriblemente dañado, los países balcanizados hasta ser irreconocibles y la clase media inexistente. Las zonas francas reciben envíos de material desde los orbitales porque poseen recursos de gran valor: Minerales, petróleo, granjas... El resto vive en la pobreza y violencia extrema. Los contrabandistas hacen el negocio de su vida llevando cosas de las zonas francas a las libres, cosas básicas como agua, comida, medicinas... Esto les da una imagen romántica y cierta simpatía entre las clases bajas.

Y de eso va la novela. De un contrabandista llamado Cowboy que cruza los Estados Unidos en un Panzer y de una buscavidas llamada Sarah que intenta ganar dinero suficiente para volar a los Orbitales y salvar a su hermano de caer en la depravación absoluta. Los Panzers son hovercrafts artesanales que dan miedo: Un par de motores a reacción de los alas deltas usados en la guerra, un colchón autosellable, blindaje laminado, misiles anti-aéreos, ametralladoras, dispositivos de guerra electrónica, camuflaje anti-radar, control cibernético total y soporte vital para mantener el cuerpo del piloto desentumecido en combate. A 300 por hora sobre los campos de arenisca del centro de Estados Unidos en la oscuridad de la noche, evitando los radares y sensores infrarrojos de los drones no tripulados de los corsarios, el Cowboy y sus colegas llevan el "correo" de un lado para otro recordando tiempos mejores en los que en vez de Panzers se empleaban Deltas supersónicos.

Hay corporaciones malvadas, hackers, ciudades, desiertos, bandas de moteros, mercenarios, drogas, ciberimplantes, armas, leches... Para mi gusto infinitamente más entretenida y legible que Neuromante, haciendo hincapié en otros conceptos como por ejemplo el propio interfaz para controlar vehículos, (así es como creo yo que sería un control mental en el futuro), o los potenciadores de reflejos, (Owari activado mediante un inhalador, Santistevan por orden subvocal).

Mis partidas cyberpunk tienen muchas influencias de Hardwired. En la campaña actual, la cuarta guerra corporativa se libra entre las corporaciones que apuestan por la exploración espacial y las que apuestan por la exploración subacuática. Hay contrabandistas que usan panzers y AVs que vuelan bajo sobre el desierto para evitar los radares. La escasez de comida y la formación de una entidad draconiana para su suministro también son vestigios del control de los Orbitales.

El suplemento es bastante correcto. Describe el universo de Hardwired bastante bien y propone reglas alternativas para los combates, ciberpsicósis y algunas cosas más; así como un sistema de hacking basado en BBS, ingeniería social y comandos realmente interesante. No tiene realidad virtual, pero puede ayudar a entender muchos conceptos que aplicar en cualquier entorno futurista informático.

Recomiendo ambos, y ya digo que al menos la novela, se puede conseguir por muy poquito dinero en Internet. Supongo que en castellano también... Yo la leí hace años en formato electrónico así.

4 comentarios:

  1. Después de haberla leido en "español", recomiendo ir directamente a la versión original en inglés.
    Precisamente ayer se la ponía como ejemplo de traducción chapucera a un conocido.

    ResponderEliminar
  2. La novela se puede encontrar en castellano, pero no pagando...

    ResponderEliminar
  3. Uno de los motivos por los que mas me arrepiento de haber saldado mi material de Ciberpunk es por la venta del modulo.

    La partida mas recordada por los grupos a los que dirigí estaba ambientada originalmente en este universo (con los "Gi-Joes" como unidad mercenaria de Mattel :p ) tomando prestada la premisa de "Stainless Night" (si el hentai que aquí se tradujo como "Colegialas Viciosas"). Cuando nos pasamos a Shadowrun, tunee la ambientación para sacar magia, meter Harwired y volver a jugar la campaña con el mismo genial resultado.

    ResponderEliminar
  4. Sigo pasando por las ferias de libros antiguos con el único objetivo de encontrar un ejemplar de este libro, siempre cae alguna otra cosa. Lo leí hace un par de años en pdf, creo que le daré un tiento a la versión inglesa a ver la diferencia ;)

    ResponderEliminar