15 may. 2012

Gente de Barro

Gente de Barro es la última novela que acabo de leer. Se trata de una obra de David Brin, otro veterano en esto de la ciencia-ficción. Fue escrita en el año 2002 por lo que unos cuantos conceptos tecnológicos y sociales están bastante al día. Ganó varios premios literarios aquel año incluyendo el Premio Hugo. El universo que presenta es muy peculiar y no demasiado explotado, al menos con los mismos matices, dentro de la ciencia-ficción: Existe una tecnología que permite crear copias de ti mismo, golems de barro o rogs a los que transfieres tu personalidad y que son plenamente conscientes, pudiendo realizar toda clase de tareas. Los golems sin embargo, duran un día, por lo que deben volver a casa a tiempo para poder descargar los recuerdos de ese día en su creador o rig. La gente los usa para todo, desde trabajo hasta deportes de riesgo, placeres perversos o la guerra... Muy particular la manera en que se describe la guerra en este mundo, aunque prefiero no hacer spoilers.

La historia nos pone en la piel de un detective privado llamado Albert Morris el cual está especializado en delitos de copyright o lo que es lo mismo: Copias de barro ilegales. Es contratado para investigar la investigación de un importante científico desaparecido vinculado a Hornos Universales, la corporación creadora de la tecnología de copiado. Al mismo tiempo coexisten otras tramas que se van desarrollando paralelamente a este caso, aunque lo mejor sin duda es que la narración ocurre desde el punto de vista de las tres copias que Morris hace para ese día: Dos golems grises de alta calidad y trabajo especializado, y otro verde más barato para hacer los recados. Cada uno toma sus decisiones como si fuese el original por lo que en cierto modo es como si fuesen tres historias distintas.

Las tres confluyen progresivamente encajando las piezas de un complejo rompecabezas que nos hará tener que volver atrás para comprobar algunos nombres o lugares si no queremos perdernos. La narración explica con todo lujo de detalles como es la sociedad de Gente de Barro. Demasiados detalles a veces todo hay que decirlo, Morris divaga mucho haciendo algunas partes de la novela algo pesadas. Pero en general, el resultado es bueno.

Aconsejable para leer con calma. A mi al menos se me ha hecho un poco larga, sobretodo al final.

2 comentarios:

  1. Y luego acaba convertida en una peli de Bruce Willis ;-)

    ResponderEliminar
  2. Yo no quiero hacer spoilers... Pero a mi el final me recordó a cierta serie de anime que tras tres intentos solo he conseguido terminar de ver una vez. Y hasta ahí puedo leer.

    ResponderEliminar