11 ago. 2012

Endless Space


La estrategia es uno de los géneros de videojuegos que más peculiares me han parecido siempre desde que empezara haciendo mis pinitos con Command & Conquer, porque no es un género en el que haya destripado un juego tras otro, y sin embargo he metido probablemente más horas que con la mayor parte de los FPS o simuladores que han pasado por mi disco duro. Algo que por lo visto no solo me pasa a mi, sino a otros fans de los 4X (y wargames) que he conocido. Nunca he entendido demasiado bien la dinámica de los RTS donde prima más la gestión de recursos que la táctica en si misma, excepto en algunos títulos donde los recursos se contabilizan en forma de refuerzos y líneas de suministros, léase Mechcommander o Dawn of War, (casualmente ambos basados en juegos de estrategia de “mesa”, Battletech y Warhammer 40.000 respectivamente). He entendido mejor lo que significa la explotación de recursos naturales para gestionarlos a través de la sociedad, de cara a potenciar el desarrollo en áreas como la científica, militar o evolutiva, cuyo fin último es en esencia, garantizar la supervivencia de un modo u otro. Esta es precisamente la esencia de los juegos 4X: Explore, Expand, Exploit and Exterminate.

Pero es que tampoco he jugado a tantos de estos juegos a pesar de que como digo, me han consumido gratamente muchas horas de tiempo: Sentarse delante de la pantalla y empezar a jugar con una civilización primitiva, un imperio recién nativo o una facción de colonos; asumir el reto de sacarlos adelante y hacerlos evolucionar hasta convertirse en una sociedad pura de ciencia-ficción es algo que me encanta. Los he conocido de tres tipos y no de más porque hasta ahora he estado bien servido al respecto: De civilizaciones con el clásico Civilization (algún día tengo que probar Call to Power), de colonos con Alpha Centaury, y de imperios intetestelares con Ascendancy, Imperium Galactica y VGA Planets. Precisamente, llevaba más de diez años sin probar uno de estos últimos tras haber dejado por imposible Master of Orion 3 y estar frustrado por las limitaciones tecnológicas propias de Master of Orion y Master of Orion 2. Por eso cuando hace poco me enteré de la existencia de Endless Space solo conseguí resistirme un mes a su compra vía Steam por unos modestos 20 euros.


Endless Space es un 4X donde un grupo de civilizaciones interestelares intentan ganar la superioridad en la galaxia frente a los demás explotando los recursos dejados atrás por una civilización de antiguos, los llamados Endless. Esta es la historia oficial, aunque como sucede en estos juegos tiene un impacto limitado en la jugabilidad ya que en el fondo se trata de crecer y expandirse, pudiendo lograr la victoria de diversas maneras: Convirtiéndose en una superpotencia económica, mediante la diplomacia, destruyendo al resto de civilizaciones, con investigación de tecnologías superiores, etc. Para ello nos basamos en una mecánica basada en turnos, cada uno representando un año de tiempo. La excepción son los combates entre naves estelares, que sucede en tiempo real.


La interfaz del juego es muy buena. Tenemos un mapa estelar en 3D gobernado con el ratón con el que podemos hacer zoom a nuestro antojo, pasando de ver la galaxia en todo su esplendor a ver los distintos sistemas estelares, con una animación fluida de agradecer, puesto que en estos juegos los gráficos siempre se han considerado algo secundario... Cuando le dan un aspecto genial, como esos interfaces futuristas que acostumbramos a ver en el cine. Pinchando en los sistemas se abre la vista de los mismos, con los planetas y sus características, la cola de producción, recursos, gobierno y naves estelares (agrupables en flotas) que pueda haber. Si pinchamos en uno de los planetas vemos la vista ampliada del mismo. En este punto conviene, sobretodo si estamos jugando en un portátil, retirarse levemente para que no caigan las babas encima: Una vista a media pantalla del globo totalmente animada donde podremos apreciar hasta el efecto Coriolis en movimiento de las tormentas y la formación de nubes, sin olvidar los detalles geográficos, la atmósfera, la presencia de satélites o anillos, etc. Si tenéis un monitor grande con una resolución alta, lo váis a gozar, porque aprovecha ambas cosas al 100% y hace muy cómodo ver toda la información (que no es poca) de una pasada.


El resto de la interfaz tiene una barra en la parte superior donde accedemos a las típicas pantallas de gestión: Política, diplomacia, investigación, diseños de naves, etc. En el lateral izquierdo veremos los mensajes de notificación con iconos que representan la naturaleza de los mismos. Estos mensajes son muy intuitivos permitiendo desplegarlos o minimizarlos a voluntad, sin ocupar automáticamente la pantalla uno detrás de otro distrayéndonos de cosas más importantes. En la parte inferior y solo cuando pinchamos en el icono de una nave estelar, aparece la lista de flotas presentes en el sistema, pudiendo reorganizarlas, hacerlas entrar en combate o moverse a otro sistema: Para esto último se emplea el típico mecanismo de agujeros de gusano, aunque la investigación de tecnologías más avanzadas pueden abrur la vía a otros tipos de viajes estelares.

Y poco más. Realmente hablar de como funciona el juego sería como escribir un manual de instrucciones. Hay que jugar con los recursos tanto con la aprovación de nuestros actos por parte de la ciudadanía, ya que no todas las facciones se comportan igual, ni tienen la misma cultura o mismas metas. Cuando fundamos una colonia, mimarla en extremo para que los recién llegados no se mueran de hambre, enfermedad, temporal extremo, etc. Hay que explorar el espacio colindante para ganar territorio por la mano y saber cuando negociar una tregua o ir a la guerra. La IA contra la que jugamos tiene sus limitaciones si... Yo todavía estoy esperando a encontrar una que sea perfecta, mientras tanto debo reconocer que salvo en el caso de Moo 3 y Ascendancy al principio, han ido mejorando con el tiempo. Siempre lo podemos suplir con el modo multijugador para enfrentarnos a uno o más adversarios dignos.

No podría terminar la reseña sin destacar que en el juego se nota la influencia de tendencias ci-fi más actuales, como el transhumanismo o la biotecnología. Se puede personalizar la jugabilidad al milímetro, y aunque aun no puedo asegurarlo porque no lo he jugado mucho, me parece que la más grande de las galaxias que se puede crear es “pequeña”... Aunque por otro lado, si fuese demasiado grande, cada facción podría ganar acumulando puntos de victoria sin encontrarse con las otras.

Un juego que recomiendo si os gustan los de este tipo... O si os gusta la ciencia-ficción de altos vuelos en general, inclusive la de juegos como Traveller. Si venís de los clásicos, por un lado va a ser más de lo mismo pero por otro, un soplo de aire fresco al traer un 4X adaptado del todo a los nuevos tiempos.

5 comentarios:

  1. Me lo anoto como futurible, gracias por la reseña Alfonso.

    ResponderEliminar
  2. A mi me encanta. Un must have.

    Y ya empiezan a salir mods curisos. Con ganas de que salga el de Star Trek... ;)

    ResponderEliminar
  3. ¿Como se compara con el Sins of A Solar Empire?
    Es que no me acaba de convencer (tampoco tengo tanto tiempo para jugar), y ya que lo pones tan bien, igual vale la pena probarlo.

    ResponderEliminar
  4. Pues, no serías el primero que me lo ha preguntado... No te puedo decir porque no lo he jugado nunca, supongo que porque la mecánica de juego era distinta.

    ResponderEliminar
  5. Por lo visto Steam ha creado un grupo de desarrollo, o mejor dicho portadores, que va a recompilar ciertos juegos para Ubuntu (por aquello de aprovechar el mejor rendimiento de OpenGL en Ubuntu).

    Si sacan el Endless Space para Ubuntu...no necesito más...:)

    Fuente: http://blogs.valvesoftware.com/linux/steamd-penguins/

    ResponderEliminar