1 sept. 2012

Cyberpunk 2020: Muere otro día

Hoy hemos seguido con la campaña Idolos de Silicona para Cyberpunk 2020 que empecé hace ya ni se sabe. Hoy iba a ser el día grande, final de la campaña y a otra cosa mariposa. Pero volvió a cumplirse la máxima que diferencia un juego de rol de una novela o película: Parafraseando a John Connor, no hay destino, solo el que nosotros hacemos. Y hoy, cuando estábamos tan cerca del final, con el último toque de enturbiamiento mental para los personajes, resulta que han empezado a atar cabos y no solo las cosas no se han terminado, sino que se ha abierto un nuevo hilo argumental que va a dar para otra buena tanda de sesiones de juego.

Pero de momento, ahí se va a quedar. Hemos estado hablando de ello, y por un lado siento que la cosa se me ha ido de las manos, a pesar de que realmente se ha montado una trama de conspiraciones gobierno-corporativas-alienígenas de toma pan y moja que está resultando divertida; porque todo esto surgió de querer hacer una partida de Conspiracy X aprovechando las peculiaridades de un submundo cyberpunk de ciencia-ficción. Y en ese sentido, el objetivo se ha cumplido con creces. Un esbozo de personajes y relaciones a lápiz ha sido el mejor resumen de esta campaña, que de momento doy por finalizada y que, aunque me gustaría continuar tengo muy claro que va a ser cambiando ligeramente de tercio, porque sino va a haber tiros hasta en la caja de puros que el presi de los Estados Unidos de norteamérica del norte tiene en el despacho oval. Y vale que son los protas de la película, pero tampoco es para que se conviertan en chosen juanes al estilo de Matrix.

Además, la partida de esta tarde me ha costado dos ibuprofenos, porque ha habido momentos en los que me estaba costando seguir con la historia, que se puede resumir básicamente en que los supuestos malos y buenos no lo son tanto o por las razones que los personajes creían. Se han encontrado con el fondo de una guerra corporativa entre la Tyrell Corporation y Aperture Science por obtener el control sobre ciertas tecnologías alienígenas, mientras estos últimos parecen querer sobrevivir a la hecatombe que sacudió su especie a toda costa... aunque no está claro cuan honestos son, porque a priori parecen demasiado "hippies".

Después de esto puedo quedarme satisfecho, aunque necesito un cambio radical de juego y planteamientos. Hace unos días estuve pensando en una trama para una pequeña campaña de Dune y me encontré de nuevo pensando en turbieces, espías y operaciones secretas. Necesito desintoxicarme de tanta paranoia a pesar de ser algo que me guste y se me de bien, probar otras ideas con otras historias.

Toca Yggdrasill para ello, y tengo muy clara una cosa: Puede que no haya polítiqueo, pero va a haber ostias como panes, palabra.

Y cuando descanse de la ciencia-ficción.... Mwahahahaha!!!!

2 comentarios:

  1. Muy buena la partida, por fin se han desvelado las verdaderas intenciones (oootra vez) de cada uno.

    La teoría de la conspiración da muchísimo juego y más en CP.

    ResponderEliminar
  2. Sería interesante conocer como se desarrolló la partida finalmente

    ResponderEliminar