10 sept. 2012

Fallujah Bizantium 40.000 VI: Final de trayecto

Tarsis Ultra, final de trayecto. Ayer tuvimos la primera mitad de lo que va a ser el final de la campaña de Dark Heresy que llevamos desarrollando desde hace ya bastante tiempo. Cacería de Herejes hemos acabado por llamarla haciendo alusión a la mezcla del sistema Cacería de Bichos, y a la función de los inquisidores, (aunque nosotros en concreto no matamos herejes, sino bichos). Había pasado tanto tiempo desde la última vez que apenas conseguía recordar los detalles de lo que sucedió en la anterior partida, y para colmo no se donde ha ido a parar el log que llevamos de la misma, por lo que tuvimos que hacer un repaso concienzudo... Menos mal que en este mismo blog había un pequeño resumen de los acontecimientos.

Nos encontramos en el sistema Tarsis a unos días de una invasión Tiránida inminente y parecía que esta vez se lo habían tomado en serio a la hora de organizar una defensa para parar al enjambre. Parecía, ya que una vez más quedó claro que las diferentes instituciones del Imperio del Hombre buscan su propia gloria, aunque sea sacrificando en vano planetas enteros por el emperador. Esto dio lugar a una curiosa situación en la que en el despliegue de tropas cada uno tenía sus órdenes e iba luchando por su lado. No había mucho más que decir salvo apelar a la unidad para hacer la fuerza, pero eso no era cosa nuestra.

Nosotros empezamos en medio de este embrollo de la manera más variopinta: Yo condenado a muerte por traición, creo que es la tercera o cuarta vez que pasa. Puesto a morir, al menos morir matando: Solicité regresar al frente, y volví a descender a Tarsis Ultra. El visioingeniero también estaba condenado a muerte, y por un fallo del lenguaje, (un -5 en la tirada), a poca más le condenan a escuchar la discografía entera de Camela. Pero finalmente, le exiliaron a una estación refinadora de... De algo que acaba en "anium", y no se lo que es porque tengo un cacao entre el Hyperium, Duranium, Vibranium, Titanium-70 y compañía de aupa. Un lugar con trampa. Mientras tanto, la psyker exploraba unos lagos de gel psicoreactivo junto a un grupo de científicos que acabó mal... muy mal. Por vagos.

En esencia, el plan era estrellar ambas estaciones contra la nave madre tiránida, y luego utilizar la estrategia del fuego en cantidades industriales para destruir al resto. Y si eso fallaba, morir en tierra. El plan no estaba extento sin embargo de detalles raros, y aunque no pudimos probar nada, nos quedó la sensación de que era más probable que volasen Tarsis Ultra a que hiciesen lo que habían dicho. En cualquier caso, nuestra línea de actuación se encauzó a descubrir que era aquel gel psicoreactivo y por que en las horas previas a la reunión de planificación había sido robado por seres desconocidos con poderes psíquicos.


Descubrimos así a los miembros de una "hermandad", (por confirmar, ya que más adelante llegamos a pensar que podría tratarse de Eldars), que nos explicaron por que lo habían robado, que estaban para ayudar y demás... Y nos dejaron una especie de tarot hecho con cristales. Maldito artefacto que casi me mata. Una fobia a objetos psíquicos que me he ganado por intentar algo distinto probándolo conmigo, un mindundi de Necromunda que corta cabezas como si fuesen de mantequilla.

El resto ha sido algo confuso... Una incursión en una biblioteca reveló historia antigua Eldar al tiempo que una acertada borrachera de la psyker servía para sintonizar con la disformidad buscando encontrar un significado al tarot. Todo esto siempre lejos de la inquisidora Neve, incapaz de comprender aquello de que la información es poder, dispuesta a matar a todo y a todos aunque en esa información estuviese la clave de la supervivencia planetaria. Al extremo de tener que asumir la responsabilidad de proteger el gel y se confirmaba que era una forma de vida alienígena, (por aquello de que pertenecemos al Ordo Xenos).

A partir de aquí solo puedo hablar por mi personaje... Y es que tantas condenas a muerte, acusaciones de herejía, abandono paterno, malas experiencias con artefactos chungos y un politiqueo absurdo fuera de su alcance, (acompañado de una pérdida de humanidad un poco fuerte), le hicieron perder la paciencia cuando los científicos encargados de analizar las muestras de gel se plantaron tras la recogida... Diez cabezas rodaron por el suelo de un golpe, Uziel no comprende como en estas circunstancias hay gente que no es consciente de lo que implica tener encima de ti una flota alienígena capaz de tapar el sol. Sanguinario me gané esta vez y por fin vi la luz: ¿Que hace un asesino a sueldo trabajando para la Inquisición? Matar. ¿Matar que? Tiránidos. Y después de hacerme con unos colegas de la legión penal acusados de todo tipo de delitos como yo, aquí estoy esperándoles en los túneles de la ciudad donde no podrán escapar de mis espadas gemelas: Kill -9 y Ctrl+Alt+Supr (soy asín de friki y tengo +4 en Combate Cuerpo a Cuerpo con 10 acciones de combate).

Para la siguiente partida queda el desenlace final: Matar por el emperador.

2 comentarios:

  1. Potente la historia... directa y encuadrada en la Ordo Xenos, mola :).

    Los míos siguen ahora mismo una pista que no saben muy bien a donde les lleva, si al mundo de los brujos o de los demonios o... en fin, que ahí están. Pasado mañana capítulo 5 saldrá.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Lástima que se me olvidase el portátil en casa. Menos mal que entre internet, dos dispositivos informáticos más y algún que otro recurso narrativo salvamos el día :P.

    ResponderEliminar