19 mar. 2013

Ci-Fi Dura: Cuestión de imagen

Leer es algo que considero necesario para el alma. Aunque ya no devore libros como antes, cuando llevo un tiempo sin posar la mirada sobre algún libro empiezo a sentirme mal conmigo mismo. Cuando llevo tiempo sin encontrar una novela que me enganche, siento frustración y empiezo a preguntarme si no seré yo que me he vuelto exigente con los años, o que ya no me sorprende nada. En los últimos meses he pasado una de estas rachas que ha llegado a su fin gracias a la novela que me estoy leyendo en estos momentos, y que me ha hecho reflexionar sobre un tema del que me gustaría hablar: La mala percepción que se tiene sobre la ciencia-ficción dura.

Vaya por delante que todo esto es mi opinión, que yo soy muy geek y mi imaginación de mundos futuros no se limita a correr aventuras de planeta en planeta, y le gusta pensar en todos los detalles y ver los avances tecnológicos en conjunto y no solo en conceptos de armamento, viajes interestelares o inteligencias artificiales. Porque quizá haya gente que sólo busque en la literatura de ciencia-ficción dura detalles y más detalles sin importar la historia. Aunque cuando se trata de jugar a rol, esto es algo que no nos podemos permitir.

La novela que estoy leyendo se llama Espacio Revelación, de Alastair Reynolds. No es precisamente un space opera como he visto en unos cuantos sitios y si una novela de corte "duro", pero no por ello aburrida o incomprensible. Al margen de la historia, (que empieza un poco floja pero mejora poco a poco), el señor Reynolds es un detallista consumado, que no se limita a nombrar artefactos de rimbombantes nombres para luego ser definidos de forma simple y con un nivel tecnológico más propio de nuestros días que de un futuro muy avanzado. El libro está repleto de descripciones: De ciudades, de lugares, de sistemas estelares, de armas, de entes alienígenas...

Son descripciones en las que a veces no llegas a enterarte de todo porque menciona conocimientos y principios que te son ajenos, pero en suma si que comprendes de lo que te está hablando, con lo que no solo asimilas la historia, sino que la recreas con detalle en tu mente. Yo no entiendo que tiene esto de malo, y más siendo jugador de rol en que la narración y la imaginación son fundamentales para esta forma de ocio.

La percepción que se tiene de la ciencia-ficción dura es que ésta es incomprensible, porque las novelas son un pretexto para explayarse sobre teorías científicas y plausibles tecnologías futuras. Y no niego que haya autores que hacen esto, olvidándose de que están escribiendo una historia y no dando una ponencia. Pero es un problema del autor, no del género, ya que encontrarse novelas con una pésima narración es algo posible en cualquier época: Incluso encontrarse una brillante recreación de una sociedad medieval donde el hilo de los acontecimientos es inexistente.

En mi opinión, el problema empieza cuando el autor se emociona y abusa de la jerga técnica propia de su profesión y/o estudios. A todos nos pasa... A MI me pasa. A veces te sientes solo en tu locura, y te gusta reconocer a otros aunque sea leyendo tus pajas mentales. Pero yo al menos me doy cuenta de cuando me he pasado. Además, creo que el meollo del asunto no es demostrarle a todo el mundo lo listo que eres, sino hacer que esos detalles lleguen a la mayor gente posible gracias a buenas explicaciones. A juzgar por lo visto en señores como Carl Sagan o Isaac Asimov, no soy el único que piensa así. Y me alegro por ello.

2 comentarios:

  1. Pero no es fácil te diré, con lo rápido que se mueve la tecnología, y con lo difícil que se está haciendo llevarle el paso a esos avances, no es para nada fácil.

    Espacio Revelación también la leí hace poco tiempo y me gustó mucho, de hecho tengo las continuaciones en la mira.

    Pero si te pones a pensar, el autor, Reynolds, se limita a exponer solo algunas tecnologías de las que serán posibles en el futuro; porque si te pones a pensar todas las tecnologías que se están desarrollando en este momento, intentar predecir lo que serán en unos 100-200 años es imposible, será un futuro irreconocible.

    Ahora tomemos el ejemplo de Eclipse Phase, que es un juego de rol que lleva muy bien eso de predecir el futuro, pero ¿qué hacen ellos también? Se limitan, las IAs de nivel mas alto ya están fuera del panorama, ¿por qué? Porque ponerlas en el juego sería demasiado radical ¿cómo las explicarías? ¿Cómo describirías la forma en que piensan? Por eso tienen que sacarlas porque de lo contrario la historia se saldría de control.

    ResponderEliminar
  2. Una de mis sagas favoritas es la trilogía de Marte, de Kim Stanley Robinson. Ciertamente es ciencia ficción dura, con tecnologías que podrían ser posibles, centrada en la colonización de Marte. Me encantaron esas novelas, por lo plausibles.

    ResponderEliminar