5 mar. 2013

Steel Battalion

Steel Battalion y Steel Battalion Line of Contact son dos videojuegos creados por Capcom para la consola XBOX en 2002 y 2004 respectivamente; y aunque independientes, LoC casi puede considerarse una mera expansión del original, ya que solo añade juego on-line. El juego es uno de los pocos simuladores de mechas (o Vertical Tanks como los llaman en el juego), que existen. Tiene la peculiaridad de que no se emplea un pad o joystick normal, sino un HOTAS con tres paneles de botones completos y tres pedales. Esto, unido a las físicas del juego, le da un feeling único a la hora de jugar, similar al que podemos experimentar en simuladores puristas de vuelo, submarinos, tanques, etc.

Tengo este juego desde hace unos cuantos años y tengo que decir que no he visto nada igual: Para empezar, no existe nada "real" en lo que basarse a la hora de hacer un simulador, y sin embargo cuando das literalmente los primeros pasos, te deja una sensación muy creíble. Tanto que las primeras partidas nos pasaremos más tiempo levantándonos del suelo por haber inclinado demasiado para girar, o por haber corrido demasiado por un terreno abrupto. Otro extra de dificultad añadida es que nos sueltan en el juego sin pasar por un tutorial o con un manual que explique decentemente el comportamiento de nuestra máquina. Además, es un juego hecho para las televisiones de la época, como máximo 480p y más frecuentemente, usar el modo NTSC para ganar unos pixels extra en el euroconector, lo que limita mucho la percepción de lo que tenemos a nuestro alrededor, (algo muy importante en simuladores de, por ejemplo, aviones y helicópteros).

No es un juego al que haya jugado mucho por un problema tan simple como frustrante: El espacio necesario para colocar el mando. Pero tengo esperanza de poder jugarlo algún día como se merece, ya que me pareció algo realmente original, y que además me ha influido bastante a la hora de plantear partidas de rol con mechas, especialmente si son de la variante real-mecha. Ahora os explico por que...


Lo primero que tenemos que hacer para sentarnos a jugar es familiarizarnos con los controles de nuestro mecha. La palanca izquierda solo se mueve hacia los lados y controla el giro. Cuanto más la presionemos, más se inclinará el mech, y más cerrado será el giro. Esto es muy importante, y funciona de manera similar a como se inclina una moto, de manera que si nos inclinamos demasiado nos caeremos, tanto a baja como alta velocidad. El hat-switch de esta palanca sirve para rotar la vista 360º, ya que no hay rotación de torso. La palanca de la izquierda controla el punto de mira de las armas seleccionadas, utilizando los botones de la misma para bloquear objetivos y disparar. En el extremo izquierdo tenemos la palanca de gases, que funciona como una caja de cambios secuencial de cinco velocidades más neutro y marcha atrás. Merece también explicación: Cuanto más corta sea la marcha, menos velocidad pero más par motor tendremos, exactamente igual que un coche. Si queremos subir pendientes empinadas, más nos vale tener una marcha corta o el peso vencerá hacia atrás y caeremos rodando.

El panel central está gobernado por la radio, que junto al sistema de comunicación por voz de la XBOX permite seleccionar la frecuencia para hablar: Podemos asignar canales para un equipo u otro, hablar en abierto para el enemigo, hablar para toda nuestra gente, etc. El resto de botones controlan, desde la ignición del mech hasta el soporte vital, pasando por contra-medidas, selección de armas, control de daños, etc. En la esquina del panel derecho llama la atención el botón de eyección convenientemente protegido. Luego quedan los pedales: Derecho para acelerar, central para frenar. El izquierdo tiene dos funciones: Combinado con la palanca izquierda en un movimiento que requiere cierta práctica, nos permitirá dar un paso lateral para esquivar ataques. También sirve para levantarse del suelo más rápido.


Con todo este despliegue de funciones, la inmersión en combate es total: La primera misión nos hará arrancar el mech a toda prisa en un scramble por interceptar al enemigo, que está atacando nuestra base. Saldremos en medio de fuego cruzado sin saber muy bien ni donde estamos, llegándonos toda clase de voces a la radio, casi esperando a que nos ataquen primero para poder diferenciar al enemigo de nuestros aliados. Y si sobrevivimos, (que al principio ya digo que será complicado), el resto de misiones que vendrán detrás tendrán más de afinar nuestro manejo que de habilidad en combate o planificación estratégica.

No hay mucho más, las misiones son enlatadas, (salvo en el juego on-line), y el trasfondo no es ninguna maravilla. Pero cuando aprendamos a manejar la máquina, tendremos una idea bastante precisa de como meter en ambiente a esos jugadores de rol que buscan acción en máquinas antropomorfas. Sabremos el peligro de caída que tiene trotar a toda velocidad por un terreno de grava tanto como girar en el liso asfalto. Comprenderemos por que las ruedas de los Heavy Gears pueden llegar a resultar tan útiles. Incluso podemos explicar como serían los controles de un Strider, o como funcionaría el neurocasco de un Battlemech según lo explicado antes de la inclinación en los giros.


Aunque existe un remake para XBOX360 del juego, no tiene mucho que ver con los originales. Si os gustan los mechas, es un juego que deberíais probar, aunque es difícil de conseguir. Además, no es retrocompatible con la XBOX360, por lo que tendréis que usar una XBOX original y perderos el modo on-line, ya que XBOX Live para la "negra" fue deshabilitado hace unos años. Toca esperar a algún port o emulador...

2 comentarios:

  1. Tiene muy buena pinta, pero supongo que costará un cosjoncio encontrarlo a día de hoy con su interface particular.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, debe ser toda una experiencia jugar con esos mandos. Por cierto, creo que cuando dices "La palanca de la izquierda controla el punto de mira de las armas seleccionadas", te referías a la palanca de la derecha.

    ResponderEliminar