31 jul. 2013

Realidad Aumentada... de verdad

La primera vez que vi un reportaje sobre el proyecto de las gafas de Google (Googles), me llevé una pequeña decepción. La idea de tener un visor o un sistema que implemente una capa extra de información sensible al entorno no es nada nuevo para los que devoramos ciencia-ficción, y más si venimos de un entorno cyberpunk. Desde hace unos años existen programas como Layar que permiten tener algo así a través del teléfono móvil, empleando la cámara, el GPS y la conexión de datos para identificar la imagen en pantalla y sobreponer algunos datos recogidos de diversos sitios, como por ejemplo Wikipedia, Trip Advisor o similares. Por ese motivo, cuando vi que Google enfocaba su proyecto sobretodo a la interacción social, lo primero que pensé es que estaban dejando escapar un filón práctico muy importante por la puñetera moda de las redes sociales, especialmente la creada por sitios de fotos como Instagram o Tumbr.

Aunque como todo las cosas evolucionan, no dejo de pensar en los muchos gadgets que han sido dejados completamente de lado por ser meros juguetes poco prácticos. Muy reciente tenemos el mundo de las tablets inaugurado de forma comercial por el iPad, y al principio e incluso ahora si miras la publicidad de los distintos fabricantes, estos dispositivos se siguen vendiendo como poco más que reproductores multimedia de gran potencia. Si he llegado a tener uno de estos aparatos es porque he visto algo más que sacar fotos, ver vídeos en youtube o leer libros, y es que tienen un potencial bueno... si se deja hacer software apropiado para ello.

Hace unos cuantos años, un antiguo compañero de trabajo preparó algo así con uno de los primeros móviles Android que aparecieron en el mercado, (no recuerdo el modelo, seguramente un HTC). Instalando una cámara conectada mediante bluetooth al propio teléfono, que iba instalado en el salpicadero de su coche. La falta de una conexión de datos suficientemente rápida, (que intentó compensar mediante wifis abiertas en el pueblo donde hizo la prueba), fue el principal impedimento para que fuese realmente eficaz. Pero hoy en día tenemos conexiones de datos algo más rápidas, (aunque a la cola de Europa para variar), cámaras más sensibles, y procesadores más potentes. ¿Por que limitarnos únicamente a ver información a través del teléfono de unos pocos sitios turísticos como hacen estos "juguetes" de RA que hay hoy en día?

El otro día eché de menos tal cosa mientras paseaba con la moto. El campo de visión es mucho mayor, y solo es necesario mover ligeramente la cabeza para contemplar mejor el paisaje. Como soy muy de turismo paisajístico y de viajar, paré alguna que otra vez a mirar esto o aquello, y pensé en lo bueno que sería tenerlo implementado en las famosas Googles. Mejor aun, que cada usuario pudiese subir la información de lo que percibe a una nube que permita hacer crecer la base de datos disponible, más o menos como se hace en Google Places, (ahora integrado en Maps). Solo que, el sistema de Places siempre me ha parecido lento y torpe: O estás con el móvil o estás disfrutando del momento y francamente, no puedo llevar el móvil mientras conduzco...

La verdad es que, (ojalá me equivoque), pero no tengo mucha fe en que esto vaya a suceder en un futuro inmediato. Para empezar, la dificultad para transferir rutas desde el Maps de ordenador a un dispositivo móvil es alta, incluso con las nuevas funciones. No digamos ya planificar una ruta de más de dos puntos en el móvil o tableta. Sale más a cuenta imprimirse mapas detallados de cada zona y marcar la carretera con rotulador, al estilo clásico. Lo mismo me pasa con Street View, mucha info y tal, pero esta pseudo-realidad aumentada estaría muy bien si se completase con datos más extensos de la Wikipedia y fuentes especializadas sin tener que recurrir al buscador.

Pero como poderoso caballero es don dinero, supongo que esto no resultará barato a las empresas que querrán sacar beneficio de ello, y más Google que últimamente ha cancelado muchos servicios, intuyo que porque es mejor invertir en otros, (y marear al usuario cambiando la interfaz cada dos por tres). Ahora mismo la información puntera consiste en buscar sitios para comer, hoteles, centros comerciales y básicamente todo lo destacado de Places. Es como las vallas publicitarias de antaño, pero en pantalla, lo que viene siendo un coñazo. No he indagado en otros fabricantes, a lo mejor alguien tiene algo más de visión y ofrece algo así aunque sea por un módico precio (o no).

Quizás es que pido demasiado. O quizás es que soy un devoto de la "generación Ghost in the Shell" que lee demasiados ensayos utópicos sobre transhumanismo. Pero en fin... Echo en falta algo así que sea realmente práctico, no solo experimentos que le dicen al conductor que tiene un coche delante, (parece que quieren hacer al conductor más tonto al volante o yo que se), o le marquen la ruta para que no se entretenga mirando al GPS, (cuando estos despistes son un problema de sentido común que dificilmente se puede subsanar mediante tecnología), o que te digan que lo que tienes a 300 metros es un McDonalds, que ya lo estás viendo con tus propios ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario