30 jul. 2013

Una de Star Trek

Ah las vacaciones... Como se hacen desear y lo rápido que pasan. Uno se olvida del blog, del rol y de todo en estas fechas. Aunque a veces siempre hay hueco para una partida rápida, y esta vez tocó Star Trek. Partía de una idea escrita en cinco líneas que había estado acumulando polvo en el "cuaderno friki" durante años, y gracias a la sencillez e inmediatez del sistema FU (reseña pendiente), nos pusimos a ello tras acabar destruyendo el mundo (otra vez) en una partida a Pandemia, modo hardcore, (aunque esta vez casi conseguimos ganar).

Ambientada en los primeros días de la Federación, la historia tiene lugar no muy lejos de la Tierra, pocos días después de que una "gemela" del Enterprise empezase su misión de exploración de 5 años. Los cuatro personajes se correspondían al capitán y único humano de la mesa, un científico vulcano, un ingeniero betazoide y un médico andoriano. Gracias a la forma en que trata FU los aspectos, cada personaje tenía una personalidad bien definida que jugó un papel importante en el desarrollo de la trama, que empieza cuando reciben una llamada urgente del Alto Mando indicando la aparición de una nebulosa cerca del sistema Lambda Serpentis. Inmediatamente se ponen a investigar.

El meollo de la partida no fue complejo ni largo. Al poco de analizar el fenómeno, encuentran una transmisión por radio oculta entre toda la radiación electromagnética que resulta ser una llamada de socorro. Pero la nebulosa parece ser algo más que un muro, ya que no es posible comunicarse del exterior al interior, aunque si puede atravesarse mediante objetos sólidos convenientemente protegidos mediante escudos. Es así como utilizando sondas con mensajes pre-grabados se encuentran con lo que parece ser una nave alienígena atrapada dentro, quedando así claro que se encuentran ante un primer contacto con una especie desconocida... Que además necesita ayuda.

La especie responde al nombre de Hierones, procedente de Hieron Prime, y es producto de mi mente enfermiza, más no por ser una especie de retorcidas intenciones, sino que parte de la idea de tener una sociedad basada en bloques funcionales en vez de individuos. Esto hace que la interacción entre jugadores y alienígenas se complique de forma natural y sin recurrir a artimañanas, al tener que hacer un esfuerzo extra para comprender sus actos y conversar con ellos.

No quisiera dar muchos detalles sobre como se resolvió todo finalmente, ya que tengo esperanzas de volver a jugarla si hay suerte de aquí a unos meses, y (ojalá), incluso con los compañeros de la USS Heracles (a quienes mando un saludo desde el "exilio"). Baste decir que fue un final muy "trekkiano", y que tras una pequeña reflexión de los personajes a modo de epílogo, fue posible atar más cabos que quedaron en segundo plano por la urgencia del rescate.

Hacía mucho que no jugaba a Star Trek. La impresión general fue la de que podría haber sido perfectamente un capítulo de la serie. También en lo personal, la satisfacción de haber hecho algo sencillo pero que a la vez resulte intrigante. Vamos que, habrá más....

No hay comentarios:

Publicar un comentario