25 nov. 2013

Reto 30 días: 25.- El sitio más extraño en el que he jugado

He jugado en muchos sitios, desde la casa de alguien hasta varios albergues, pasando por las prototípicas cafeterías. Pero haciendo memoria, creo que de todos los sitios en los que he jugado, podría destacar uno ellos como más exótico que el resto. Se trata del albergue en el que celebramos nuestra tercera aldea. El mismo lugar en el que hicimos la partida de Killer que mencioné hace unos días. El tenebroso albergue SIN SAL.

Lo extraño no era el albergue en si, sino algunas de las cosas que pasaron en él. Por ejemplo, ruidos en medio de la noche como de arrastre o ramas partidas, que nuestras mentes racionales atribuyeron a trabajos en el exterior. Pero... ¿A las cuatro de la madrugada? No le dimos mayor importancia, pero tampoco supimos a que se debían.
 
 
También hubo algún que otro trastorno de sueño que no habría pasado de lo anecdótico de no ser porque: Todos fueron en la misma habitación, hubo gente que mantuvo conversaciones frikis DORMIDOS, (concretamente una discusión sobre cual era el mejor juego de rol), y también quien tuvo algún ataque de sonambulismo. Y si, hablo por mi, que me pegué un cabezazo con el somier de la litera de arriba que todavía me duele al recordarlo. Lo más cojonudo es que el de la cama de al lado se incorporó también dormido al oir el golpe y me dijo: "¿Por que no encendéis la luz para jugar mejor?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada