21 abr. 2014

Café, Rol y Pedradas Homeopáticas

Esta semana santa ha sido una semana rolera. Como venimos haciendo desde hace tantos años, ha tocado una nueva aldea. Una quedada en la que volver a ver a todos los amigos que tengo repartidos por la geografía española e incluso más allá. Prefiero no pensar que a algunos los volveré a ver con suerte en diciembre, esperando al menos verlos en algunas jornadas o vacaciones veraniegas. Y siempre me quedo con la experiencia y los buenos momentos que pasamos.

Desde siempre han sido quedadas de dormir poco, picotear mucho y consumir ingentes cantidades de café. Últimamente hemos añadido a las mismas una pata de jamón, excelente idea que aporta algo de comida sana a la dieta, aparte de la que nos dan en el albergue, en el que ya empiezan a mimarnos como si fuésemos de la familia. El ambiente en general ha sido bueno y ha sido muy friki.

Muchas partidas de rol, muchos juegos de mesa, algunas Nerfs, (respecto de esto último insisto en que tenemos que organizar una escaramuza en condiciones) y cada noche, un concierto de ronquidos en escala E mayor. Después de mucha sequía pude volverme a meter en dos dungeons: Uno como enano comediante fracasado reconvertido a aventurero en Aventuras de la Marca del Este de la mano de Ninjako, donde primaron los buenos modales y las clérigas y puertas macizas y bien trabajadas, comprobando además el efecto terapéutico de una buena pedrada en la cabeza... o dos.

El otro dungeon fue cosa mia. Cogí Redline d20 e hice una partida a la Riddick meets Mad Max. Cuatro fugitivos vagan por un planeta alienígena cuando unas extrañas criaturas les roban sus pertenencias. La persecución les lleva a una cueva donde acaban enfrentándose en los pasillos a tiro limpio. Una partida de tiradas altas y 20s milagrosos que además me sirvió para bautizar uno de mis d20, (diga lo que diga el señor 13 del método estadístico :P)

Zonk.PJ estuvo a los mandos de una partida de Warhammer 40.000 con CdB Engine, la que para mi ha sido la segunda prueba en firme de este sistema, que cada vez tiene mejor pinta. No quisiera desvelar los secretos de esta partida, que fue magistral en todos los sentidos y tuvo sus momentos... como por ejemplo a un Adeptus Mechanicus explicando que es la inseminación artificial a un Guardia Imperial.

Por último aunque no menos importante, tuve el privilegio de jugar First Contact, la aventura introductoria del futuro XCORPS de la mano del Sr. Panda, que tuvo que hace dicha partida tres veces por la cantidad de gente ansiosa de hincarle el diente. Historia épica y vívida llena de momentazos de principio a fin, una versión de Open D6 muy resultona y las ganas de más. En casa mi novia y yo vamos a tener peleas para ver quien dirige la campaña central del juego, encandilados como quedamos y como fans incondicionales de XCOM que somos.

Hubo más partidas de rol: Mouse Guard, Fading Suns, Cyberpunk 2020, Omertá... No pude participar en ellas, pero tuvieron su huequecito.

Esta vez me ha servido para volver al Mundo Real TM como fuerzas renovadas, me ha faltado tiempo para llegar a casa y empezar a escribir notas e ideas. Ahora queda lo más duro.... Esperar a la siguiente.

1 comentario:

  1. Han sido 4 días geniales. La verdad es que disfruté muchísimo todas las partidas. Especialmente la de La Marca, que consiguió que me doblara de risa. Espero que volvamos a vernos prontito ;)

    ResponderEliminar