15 abr. 2014

Post-Apocalipsis by D20

D20 System. Ese sistema que entró cual elefante en una cacharrería y lo trastocó todo. "Y si compra dos barras de pan le regalamos un juego en D20". Fue una fiebre en la que hubo de todo, desde productos horripilantes hasta verdaderas maravillas, pero entre tanto libro era difícil separar la paja del grano. Lejos de haber un estándar, cada uno modificaba las reglas como le daba la gana, siendo la pesadilla de quienes pretendían unificar sus partidas o hacer crossovers. Y encima salió D20 Modern que fastidió la falta de un estándar aun más. Luego hubo más spin-offs del sistema de reglas original, empezaron a salir retro-clones y llegó D&D 4 para sepultar todo lo bueno y todo lo malo de esta fiebre en el olvido.

Quizá exagere respecto de esto último, pero si que es cierto que hoy en día D20 System ya no es lo que era, y que otros han tomado el testigo de imponer modas, con mejor o peor suerte. Algunos de los grandes olvidados han sido los juegos post-apocalípticos, que vivieron una segunda juventud gracias a este sistema. Como fan del tema, por mis manos pasaron unos cuantos de los que me gustaría hablar ahora.

Voy a empezar por Darwin's World, uno de los primeros que salieron. Este juego tuvo dos ediciones, una para D20 System y otra para D20 Modern. Sus pretensiones y estilo eran muy similares a los de Gamma World, pero con mucho menos carisma. A DW le faltaban la sal y la pimienta para ser divertido. En sus páginas uno se encontraba una gran cantidad de trasfondos, razas, clases, equipo... Y luego transmitía la sensación de ser un juego sobre gente viviendo en chabolas que de vez en cuando iban al vertedero tóxico de la esquina y se pegaban contra ratas mutantes mientras intentaban rapiñar algún objeto de alta tecnología. Sobretodo hasta que no tenías 3-5 niveles y podías empezar a andar por caminos de barro que te llevaban hasta el poblado de chabolas de al lado y podías comerciar.

No tardé mucho en darle puerta a Darwin's World y pasarme a la sexta edición de Gamma World, para D20 Modern. Este es un juego con el que tuve mis penas y mis alegrías. Para mi la pega principal es que no captaba la esencia de Gamma World, que era la mezcla de ci-fi cincuentera con un estilo de aventuras más propio de la fantasía medieval. Desde las clases de personaje a las reglas para manejar mutaciones eran muy cutres. Como seguidor de este juego que soy, tengo la 1ª edición de Gamma World y no había color: Quizá las reglas fuesen un coñazo, (aunque muy sencillas), pero en las 50 páginas del básico había más sustancia que en los tres libracos de la sexta edición. Incluso la versión para Alternity estaba mucho mejor resuelta.

Así que finalmente me deshice de él también, porque además en esa época acababan de salir otro par de juegos mucho más resultones. Uno de ellos fue Omega World, una parodia hiper-destructiva de Gamma World que en 43 páginas te dejaba un mundo abierto a burradas de gran calibre. Básicamente, en OW apenas hay límites a lo que un poder, mutación o dote pueda hacer. Así por ejemplo, los bichos mutantes del juego podían tener ocho brazos y disparar con cuatro escopetas a la vez... por turno. Aparte de sus modificadores de característica que podían llegar a +20 o los criticazos x5 de armas que ya de por si eran capaces de reventar cabezas a personajes de niveles altos. ¿Y esto funcionaba? Pues hombre, para una campaña de larga duración estaba muy pasado de vueltas, pero para partidas sueltas tenía mucha gracia. Si alguien quiere echarle un vistazo, que sepa que es gratuito.

El otro de los que hicieron mella es Redline. En menos de cien páginas hicieron el que para mi es uno de los mejores juegos D20 System con diferencia. Una de las razones es que adaptaron el sistema a la ambientación y no al revés. La temática a lo Mad Max, unas pocas clases y trasfondos y unas reglas para usar vehículos sencillas pero atractivas lo hacen muy divertido. Además, tiene una hoja de personaje bien hecha entre legible y bonita, (cosa que D20 System no propiciaba mucho). Los personajes de nivel 1 en Redline no son unos tirillas aspirantes a mata-ratas, sino que empezaban con coches potentes, armamento decente y equipo suficiente como para que un DJ pudiese hacer una aventura sin demasiado miedo a meter desafíos imposibles. Conservo el juego y de todos los que he nombrado, es el único al que sigo jugando de vez en cuando. Y eso que no soy muy pro-d20, pero reconozco una labor bien hecha.

Debería de añadir a la lista D20 Apocalypse. Aunque no llegué a hincarle el diente tanto como a los otros, una de las cosas que más me gustaron de este suplemento para D20 Modern fue que intentaba ser algo más que una compilación de reglas y daba cierta información sobre como abordar una ambientación de este tipo.

Otra cosa a añadir es que algunos de estos juegos han tenido conversiones oficiales y amateurs a otros sistemas, como por ejemplo Savage Worlds (Darwin's World y Redline) y FATE (Gamma World).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada