15 may. 2014

Star Citizen


De vez en cuando surgen de la nada juegos que generan un hype tremendo. Sin ser parte de ninguna franquicia, ni tampoco por tener una campaña de marketing bestial adornada con merchandising y paquetes de lujo para su lanzamiento. A veces es simplemente el gran trabajo que hay detrás, el renombre de sus creadores y el renacer de una saga olvidada. Esto es lo que ocurre con Star Citizen, un videojuego que mueve una legión entera de jugadores por todo el mundo, millones de dólares en desarrollo y un mercado gris muy inteso... A falta de un año (y algo) para su lanzamiento. A mi personalmente me tiene loco, y eso que no decidí meterme en él hasta hace muy poco. Por eso entiendo todo lo que está generando y pena me da, de no haber entrado antes.

Para quien no lo conozca, Star Citizen es un videojuego creado por Chris Roberts, mente maestra detrás de la saga Wing Commander. Podría decir que es un simulador espacial hiper-realista, con economía dinámica, un "open sandbox" con libertad total de movimiento y un universo multijugador persistente, que va a tener soporte para Oculus Rift y motor gráfico Cry Engine 3 o que tiene varios podcasts abiertos incluso en castellano; pero todo esto son cifras y datos que son una mera consecuencia de lo verdaderamente importante de este juego: Que está hecho con mucha pasión y mucho frikismo a sus espaldas.


Hace algún tiempo me di cuenta de que juegos de rol como Traveller adquieren una nueva dimensión gracias a videojuegos como EVE Online o el Universo X. La representación virtual de lo que Traveller genera a través de papel y dados. Star Citizen le da varias vueltas de tuerca a todo eso y crea lo que hasta ahora podría considerarse como lo más cercano a una realidad virtual persistente. Necesitará un ordenador muy potente para funcionar, pero nadie dijo que los detalles que diferencian un juego simple de uno creible y realista fuesen gratuitos. Tendrá soporte para Oculus Rift, con lo que la inmersión puede ser total. Y si el universo persistente da el grado de libertad que pretende, entonces nada nos impide pensar como si fuese otro mundo real más, y empezar a "hacer historia" en él.

Youtube está lleno de videos tanto oficiales como reseñas de terceros comentando todo lo referente a él. Una de las cosas más llamativas es encontrarse al señor Roberts hablando sobre como funciona todo en lo referente del juego, y cuando lo hace sabes que no lo dice porque si, sino por los Wing Commander que tiene a sus espaldas.

En definitiva, es un juego que promete muchísimo y lo mejor/peor es que parece que no va a defraudar. Mejor porque para algunos entre los que me incluyo, un juego así era algo que se echaba en falta desde hace demasiados años. Peor porque puede resultar tremendamente adictivo, y sino al tiempo.

Personalmente ya tengo una nave en el hangar y grandes planes de futuro...

2 comentarios:

  1. Puntualizar que lo que sale dentro de seis meses (si no hay retrasos) son el primer bloque de misiones de la campaña monojugador "Squadron 42", y que el universo persistente online vendrá más tarde.

    Independientemente de cómo acabe siendo el juego, hay que decir que la inmensa cantidad de material gráfico que han ido mostrando hasta ahora es un recurso valiosísimo para partidas de ci-fi de estética retrofuturista ("La Guerra de las Galaxias" sería el ejemplo perfecto). Lo mejor de todo es que los propios diseñadores van colgando este material en sus páginas, por lo que es fácil de encontrar (p.ej. http://jimmartindesign.co/StarCitizen.html).

    ResponderEliminar
  2. Corregido, se me había pasado el dato de una vez para otra. Gracias :)

    ResponderEliminar