18 ago. 2014

Traveller: The Third Imperium Reft Sector

Este verano estoy leyendo no pocos libros de rol. El último que ha caido es un suplemento de ambientación para Traveller llamado Reft Sector, que se engloba dentro de la línea de libros sobre el Tercer Imperio, (y no se por que, ya que si algo caracteriza a este sector es su peculiar historia al margen de los acontecimientos generales del TU). Me apetecía leer algo de ci-fi más clásica, y entre 2300AD, Traveller y Diaspora la verdad es que voy bien surtido. Pero no puedo decir que este Reft Sector sea algo bueno.

El libro valga decir, que está editado por Mongoose Publishing dentro de su línea de Traveller, que es bastante extensa. Como tal, nos encontramos con un libro de 132 páginas espartano a más no poder. No solo es increíblemente parco en ilustraciones, sino que las pocas que hay están puestas al azar sin acompañar al texto, que podría haber quedado perfecto a dos columnas si les hubiese dado por escoger una tipografía algo más bonita. Nada nuevo en el horizonte: La verdad es que con 2300AD me quedé curado de espantos, aunque me sigue doliendo el precio que tienen estos libros viendo lo poco que invierten en la presentación interior. Éste además tiene otro problema, y es que hay veces en que se destinan más líneas a explicar la historia del TU que del propio Reft Sector, incluyendo una docena de páginas al principio sobre convenciones y tecnicismos relativos a Traveller.

Aunque si, como en el caso de 2300AD, el contenido fuese un regalo para los ojos, se le podría medio perdonar todo esto, pero por desgracia tampoco es así en Reft Sector. Nos encontramos con un sector peculiar dentro de la Gran Brecha que separa el Tercer Imperio de los Aslan y los Zhodani. Este sector está vacío excepto por las fronteras que mantiene con el Tercer Imperio y un par de sub-sectores muy poblados conocidos como Las Islas, además de un puñado de estrellas sueltas y perdidas. La historia en torno a estos dos sub-sectores es francamente increíble, y no lo digo porque sea espectacular sino porque es difícil de creer. Se basa en una expedición patrocinada por la ESA hacia el año 2050, en la que se enviaron tres naves sublumínicas generacionales en busca de nuevos mundos que colonizar.

Estas naves no encontraron ningún mundo a su gusto en los aproximadamente 600 años luz que recorrieron por el camino, para llegar finalmente al culo de la galaxia y encontrarse no uno, sino varios mundos habitables. Los más de 2.000 años de tránsito convierten en esta expedición en algo ÉPICO con mayúsculas, en la que fue todo como la seda, no hubo disputas internas, no hubo averías graves, no se encontraron con alienígenas... nada de nada. La tripulación de estas naves seguramente debió ser elegida por algún Titerote basándose en el criterio de la evolución en base a la buena suerte, (véase Mundoanillo, de Larry Niven).

Mientras tanto, la Tierra y los Vilani se pegaban de tortas en las Guerras Interestelares, (ver suplemento para GURPS del mismo nombre), se creaba el Segundo Imperio, que degeneraba y daba lugar a la Larga Noche, surgiendo finalmente el Tercer Imperio unos cuantos siglos después. En todo este tiempo, los Vilani y los Solomani utilizaron naves de salto con las que llegaron a muchos de los mundos por los que pasó esta expedición, los encontraron habitables y los colonizaron.

Por lo tanto, resulta increíble creer que en 600 años luz no encontrasen absolutamente nada de su agrado. Igualmente increíble es que dispongan de una tecnología capaz de mantenerles más de 2.000 años en espacio profundo, pero no sensores para haber encontrado un sistema decente antes de llegar a las Islas. También resulta increíble que después de esos 2.000 años y aun siendo naves generacionales, no dejasen de tentar a la suerte quedándose allí en vez de dejar a los colonos e irse a formar aun más colonias en los sistemas vecinos. Que digo yo, con que gente, a no ser que dividiesen a lo que llevaban en la nave, lo que explicaría por que a su regreso de estas nuevas mini-expediciones tras varias décadas, se encontrasen con que las colonias habían perecido o habían caído en la endogamia.

Y ese es el problema, que esta historia de fondo no tiene ni pies ni cabeza. Durante varios siglos más siguen confiando en tecnología sub-lumínica para comerciar hasta que de repente consiguen la tecnología del motor de salto por casualidad, cuando un scout del Tercer Imperio falla un salto y pide ayuda para arreglar sus motores a los colonos. De pronto resulta que las Islas tienen una tecnología capaz de competir con la del Imperio, a pesar de que hasta entonces no tenían motor de salto, y de pronto también cambian las tornas y el buen rollito entre estos enclaves que tanto habían compartido a lo largo de dos milenios, y empiezan las tortas.

Francamente, la especulación inicial de que las Islas tienen población humana debido a que los Antiguos la dejaron allí tiene mucho más sentido que toda esta historia. Si además hubiesen dejado al Reft Sector sin contacto directo con el Imperio o mejor aun, con sus naves sub-lumínicas, tendríamos una ambientación a lo Alien bastante interesante, y un lugar en el cual el espacio profundo fuese algo realmente desconocido y peligroso.

El suplemento intenta meter con calzador una civilización completamente diferente en el contexto del Tercer Imperio para justificar la creación de campañas en torno a personajes que vienen de fuera a hacer dinero. Y para ello se inventa la historia comentada arriba. Sinceramente, no se que hacer con Reft Sector: Cambiando la historia original por la de los Antiguos aun tendría mucho sentido, pero tengo ideas mejores por ahí para hacer campañas.

No es un libro que aconseje, ni siquiera como lectura. Hay cosas mejores en el Universo de Traveller.

No hay comentarios:

Publicar un comentario