23 oct. 2015

¿Nostalgia? Lo siento pero no.

Hoy me he leido un artículo en el New York Post hablando sobre por que la nueva película de Star Wars no iba a gustar a los "fanboys" (cito textualmente) de la saga. Las reacciones que ha provocado el trailer liberado a principios de semana han sido para todos los gustos tal y como era de esperar. Y entre ellas hay mucho pesimismo por muchas y muy variadas razones. Eso si: Nadie parece decir lo que comenta el artículo y es que no te va a gustar porque la vas a ver con 30-40 años y no con 5-10 como cuando viste la original. Que no te va a devolver tu infancia, ni te va a quitar la nostalgia, ni te va a hacer la misma ilusión, y que por eso la gente está cabreada.

Pues no señor. No estoy deacuerdo con esta conclusión ni de coña, y estoy harto de que la nostalgia sea la excusa barata para justificar la no aceptación de toda la mierda que nos quieren colar hoy en día. Vaya por delante que me reservo mi opinión sobre la nueva Star Wars hasta que no la vea, aunque Jar Jar Abrahms me tiene frito a base de retorcer historias hasta perder el sentido y defecarse en el trabajo ajeno porque tiene un ego más grande que el de la Estrella de la Muerte.

Voy a empezar por hablar del señor de la foto, un tal Chuck Berry que en los años cincuenta le pegó tal empujón al Rock 'n Roll que casi se podría decir que lo inventó el mismo. En aquella época, las guitarras, amplificadores y métodos para grabar la música no eran los de hoy en día ni de lejos. El ruido de fondo o la aspereza del sonido eran característicos. Pero la cuestión es que en el año 2015, Chuck Berry sigue siendo una figura escuchada en todo el mundo y nadie se atreve a hacer un "reboot" de sus canciones para adaptarlas a los nuevos tiempos porque simplemente es una locura. Se remasterizan, no digo que no. Pero nadie las hace nuevas de cero y mucho menos pisa el trabajo de este señor.

Como el suyo hay miles de ejemplos en la música o la literatura. Los libros de Julio Verne por ejemplo, siguen siendo obras magistrales y atemporales fuera de toda duda. Eran lecturas amenas (para quien le guste) cuando se publicaron, y lo siguen siendo ahora. ¿A alguien se le ocurre reescribir Viaje al Centro de la Tierra con tipos que usan GPS y llevan ametralladoras con miras láser? Pues seguramente alguno lo hará, pero eso no será Viaje al Centro de la Tierra: Será otra cosa que quedará muy expuesta a críticas por el intento camuflado de "versionear" una obra genuina.

Por lo tanto, no creo que los reboots sean muchas veces necesarios, especialmente si hay un trabajo de fondo asombroso por detrás que permitiría estirar tramas nuevas hasta el infinito, como ocurre con Star Trek o Star Wars. Además: Si a los "fanboys" no les va a gustar si o si, ¿para que hacer un reboot entonces si solo les va a gustar a los que no vieron las originales en el estreno? Te daría igual, ¿no? ¿Por que no aprovechar las películas originales y tirar del universo expandido, que va a dar de si para historias igual de épicas y emocionantes que van a gustar a los jóvenes de ahora Y a los "carrozas" de antes?

Pero este no es el único problema de los reboots, no. El otro problema es el boom del CGI. De como ha habido productores que han perdido el norte completamente en cuanto le han puesto un ordenador por delante. De Como George Miller se ha ganado el derecho de pegarle una colleja a James Cameron y Ridley Scott después de haber hecho un reboot de Mad Max como dios manda.

Veréis: Hace ya tropecientos años se estrenaba una película protagonizada por Bruce Willis cuando aun tenía pelo llamada Die Hard, y que todos conocemos como Jungla de Cristal. Esa película, mítica entre el cine de acción ochentero, dio para dos secuelas que todos recordamos con mejor o peor fortuna, pero sobretodo con cariño. Entonces pasan los años, Bruce Willis ya no tiene pelo, y sacan Die Hard 4.0, un "éxito" que difícilmente es comparable con las originales por una sencilla razón: ¡Porque todo vale!

Con el CGI, todo vale hasta el punto de llegar a auténticos absurdos que rompen con la credibilidad de la película. Por comparar: Expendables, que también es un reboot del cine de acción de los ochenta con los abueletes protas de la época, a buen seguro que tiene CGI, pero no han hecho nada que no se pudiese rodar hace treinta años, cuando los medios eran más limitados y los extras rodaban solo aquello que pudiesen rodar, por muy extremo o peligroso que fuese.

En base a esto, (y a lo que podríamos añadir cientos de ejemplos más), se puede decir que hay un cierto temor fundado a que a Star Wars VII le pase alguna de estas dos cosas:

a) Que la historia sea una mierda por haber perdido el sentido y feeling que dio pie a la saga original.
b) Que la película sea un collage de las cosas molonas de las anteriores con un CGI pasado de vueltas.

Pero en fin, hasta que no la vea no daré una opinión sobre la película en si. Mientras tanto, me voy a escuchar Johnny B. Goode.

1 comentario:

  1. Yo iré a ver la trilogía nueva, claro, pero SW ya no consigue entusiasmarme nada. Ni siquiera he visto Clone Wars porque me da una pereza tremenda (aunque por los comentarios en diferentes foros y redes sé que hay capítulos muy buenos).

    El caso es que me entristece un poco el que no sean capaces de inventarse algo original que triunfe y estemos todo el día con remakes y reboots. Y ya sé que SW es de todo menos original y que la primera trilogía cinematográficamente hablando tampoco era para tirar cohetes.

    En fin, para mi es muy difícil hacer un buen análisis de estas cosas, porque la puñetera nostalgia siempre está dando por saco y aunque intente evitarla no lo consigo.

    ResponderEliminar