21 sept. 2016

Reseña: La Marca Estelar


La Marca Estelar es uno de los juegos que he esperado este año con más ansia. Hubo varias cosas que me llamaron la atención desde el principio, empezando por las fuentes de inspiración de las que bebía, macarriles y ochenteras a más no poder. Luego además, conociendo a quien estaba destrás de su desarrollo, se que esta parte no iba a quedar mal cubierta.

Otra de las cosas que me llamaron la atención fueron el precio y el formato. El libro es canijo, y eso me encanta porque puedo trastear con él mucho mejor que con tochos mastodónticos. E incluso mejor es el PDF, que ajusta perfectísimamente a las tabletas de 10” y se lee también bien en las de 8.

Luego además, el que esté planteado desde el principio como un libro en blanco y negro es algo que también me llamó mucho. Veréis, soy muy de fotografía en b/n, y las ilustraciones que juegan con tonos de grises también me fascinan. La maqueta tiene ese aspecto a juegos de rol ochenteros que le viene niquelada y además es una maqueta limpia, sin esos fondos abstractos y horribles que joden el contraste con las letras haciendo la lectura incómoda.

Y lo que decía del precio: 14,95 €. Pues hoygan, esto ya no se trata de que el libro resulte caro o barato, que si nos ponemos a comparar en relación calidad/precio seguramente un Porsche 911 Turbo sea la hostia, pero no por eso se lo puede permitir todo el mundo. Y con los libros pasa igual: 15 pavos es que ni te lo piensas porque es algo que te puedes permitir incluso varias veces, pero si copas el mercado con juegos chulísimos que salen a 50 napos cada uno (o más), posiblemente tengas que plantearte que te compras y que no.


Ya lo único que falta es que lo que trae dentro el libro sea digno y nos de muchas horas de diversión. Sobre esta última parte aun no puedo pronunciarme porque las vacaciones no siempre son las mejores fechas para jugar, aunque por suerte si que he tenido tiempo para hacer fichas de personaje para aburrir (dicho sea de paso: El diseño de la ficha también me gusta mucho, limpito y aseadito).

Pues bien, en sus 216 páginas lo que nos encontramos es un juego que usa el reglamento clásico de D&D, derivado en este caso de Aventuras en la Marca del Este. De hecho, en el prólogo ya dejan claro que es un trasunto del mismo, y esto es importante porque justifica algunas de las cosas que nos vamos a encontrar luego. Personalmente, creo que este prólogo habría sido una magnífica publicidad para dejar clara a la gente lo que es y lo que NO es La Marca Estelar. Especialmente en lo que respecta a sus fuentes de ambientación y reglamento.

Porque aquí no vamos a encontrar dotes ni tropecientas reglas de combate. De hecho es un juego muy sencillo, quizá incluso demasiado sencillo a veces. Y puñetero, muy puñetero. Los personajes de primer nivel lo tienen complicado para sobrevivir, y más cuando al equiparse comprueben que solo van a poder pegarse con palos y piedras contra los bichos, lo que requerirá usar una táctica de combate consistente en juntarse para pegar palizas e ir quitándoles las armas de fuego a los enemigos, mientras el resto les cubre, aunque eso signifique actuar de escudo humano.

Sinceramente, aunque esto se puede cambiar, me pregunto por que no se ha valorado cambiarlo en primer lugar durante el desarrollo del juego. Si es por mantener la pureza clásica del sistema me callo, pero no por ello deja de parecerme un cachondeo que en un juego de ciencia-ficción las armas propias del género parezcan un pegote.

Las clases de personaje en si mismas están muy chulas, aunque requieren una planificación de grupo para llevarlas, lo que hace que si juegas con poca gente haya clases que directamente mejor no llevar porque van a dejar al grupo muy descolocado. Esto es algo inherente al estilo de juego de D&D y al tipo de partida, por eso lo menciono, que luego hay gente que dice que «a donde coño voy yo con un rockero».

La ambientación es lo que me ha pillado muy descolocado. Me esperaba otra cosa totalmente diferente, más cercana a lo que puede ser El Incal que a un multiverso trastocado por dioses oscuros que viven en otra dimensión que son capaces de rasgar nuestra realidad para darnos por saco.


Que ojo, no me parece mala ambientación, pero como digo, me esperaba algo mucho mas gamberro. Aunque la verdad es que no es algo que me importe en absoluto. Si algo he aprendido en mis muchos años jugando ciencia-ficción es que cualquier galaxia es demasiado grande como para no poder meter en ella lo que te de la real gana. Desde el principio he estado planteando partidas inspiradas en cosas que poco tienen que ver con la ambientación, aunque confieso que he usado algunas cosas de la misma.

Incluso me parece bien que hayan metido primigenios cthulhescos en ella, que como bien apuntan los mismos creadores con su particular «que hostias...» no molesta y además te da la oportunidad de darle collejas interestelares a Cthulhu.

Lo que ya no me ha gustado, y siento tener que decirlo, es el bestiario. Más de la mitad de los bichos que salen son más propios de una ambientación de fantasía medieval clásica que de ciencia-ficción. Echo mucho en falta criaturas más de usar y tirar, cosas con la que rellenar los combates de los personajes de forma directa.

Por esto decía arriba lo de que es un trasunto de Aventuras en La Marca del Este. Es lo que hay, y el hecho de que ambas ambientaciones coexistan en universos tangenciales o algo por el estilo es también un signo de que se relacionan en algo más que en compartir sistema.

Para ir terminando, mi opinión personal sobre el juego es que a pesar de estas cosillas me ha gustado mucho, y por eso pretendo sacarle todo el partido que pueda (y me dejen). Ansioso estoy por ver el manual de ambientación propiamente dicho, incluso uno con reglas avanzadas para meter más profundidad en algunas cosas, que aunque ya lo esté haciendo con reglas caseras, algo de oficialidad siempre está bien para que todo el mundo en la mesa sepa a que atenerse.

4 comentarios:

  1. Buena reseña!

    la verdad que es un juego que me llama poco o nada, ya que no me gustan nada los sistemas de reglas tipo "oldschool"... pero no dejo de reconocer el buen trabajo que hacen los chicos de la Marca, sobre todo en cuanto a curro, formato y calidad de los mismos.

    Como bien comentas, se agradecen manuales de rol en formato normal, que no nos sableen 50 pavos (que ojo, no me parecen mal que haya manuales así, yo mismo los pago por la Leyenda de los 5 anillos, pero no que TODOS cuesten eso)y espero que la tendencia se mantenga.

    Me alegro que hayas continuado con el blog, que siempre lo he seguido desde la sombra jaja.


    P.D Te mandé un privadillo por G+... pero me huele que lo hice mal y no lo has visto jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, de privados no tengo nada...

      Eliminar
    2. Si es que... soy un desastre. Jajaja, básicamente, era para consultarte si habías llegado a una conclusión con el tema de un sistema para una partida de cifi. ando pensando en una mezcla de space western/killjoys/darkmatters... y no se que usar jeje.

      Eliminar
    3. Pues, al final me ha salido otra cosa y he tenido que dejar esa idea un poco aparcada. Me gustaría francamente, hacerlo con Silhouette porque es un sistema que siempre me ha gustado mucho. Es rápido y me permite hacer todo lo que busco con un esfuerzo mínimo. Claro que, al recordar Silhouette han salido las ganas de jugar a Heavy Gear propiamente dicho, jeje.

      Seguramente lo haga con Savage Worlds o FATE. Preferiría lo segundo para así poder usar Mindjammer, que me lo estoy leyendo estos días y me está pareciendo un cinco estrellas. Así lo compagino con las partidas de RIFTS y Mutant Chronicles, que van con Savage Worlds :)

      Eliminar