4 oct. 2016

Reseña: Elite Dangerous


El otro día me puse a escribir una reseña sobre este juego en el que tengo metidas unas tres mil cuantas horas. Después de llevar escritas dieciocho páginas paré. Y pensé: Si que es grande el jodio si, que llevo dieciocho páginas y no he contado ni la mitad. Iba a resultar menos doloroso soltar un resumen escrito en piedra que tragarse semejante tocho, así que aquí estoy con una versión más light en la que sin embargo, espero no dejarme ningún detalle importante.


UN POCO DE HISTORIA
Elite: Dangerous es la cuarta entrega de un título publicado en 1984 llamado Elite, inicialmente para BBC micro y Acorn Electron, aunque luego se acabó extendiendo a numerosos sistemas de 8 bits y otros más potentes como el IBM PC o Amiga. Es decir: Que salió prácticamente para todo ordenador creado en los 80. El juego era un sim espacial que se desarrollaba en un sandbox, en el cual el jugador tenía libertad para asumir el rol que quisiese y montarse un poco su propia película. No tenía final: Lo único parecido a tal eran los rangos que se podían ir alcanzando a base de progresar en el juego, siendo el rango máximo Élite, de ahí su nombre.

No es un d20, es un espaciopuerto de tipo Coriolis

Este juego tuvo dos secuelas llamadas Frontier: Elite II y Frontier: First Encounters antes de caer en el olvido... Hasta que en 2012 Frontier Developments lanzase una campaña de kickstarter para resucitar el juego por todo lo alto aprovechando las tecnologías actuales: Esto incluía un universo persistente, multiplayer y hasta soporte RV. El juego fue lanzado el 15 de diciembre de 2014 bajo un modelo de "desarrollo constante" en el cual va mejorando poco a poco. No hay cuotas mensuales ni DLCs propiamente dichos, sino expansiones masivas o season-pass que se lanzan cada X tiempo (normalmente un año) aportando cada mejoras y contenido nuevo.

El juego tuvo su punto de controversia tras el kickstarter, puesto que inicialmente se prometió un modo offline que luego se eliminaría para poder unificar el universo persistente. A muchos jugadores esto no les gustó haciendo que se echasen atrás. A posteriori se confirmó la existencia de un modo de juego solitario aparte del modo abierto y la posibilidad de crear grupos privados.

A día de hoy solo se ha lanzado un season-pass y por ahora no se ha anunciado otro. Se trata de Horizons, que en el registro de actualizaciones corresponde a la versión 2.X del juego, estando ahora mismo en vigor la 2.1 y a unas pocas semanas de salir la 2.2. Esto es importante, porque si se busca información del juego en google, es importante hacerlo de las versiones recientes, ya que el juego ha cambiado mucho desde la 1.X a la 2.X.


¿Y DE QUE VA EL JUEGO?
Siendo fiel al Elite original, ED no tiene ningún modo historia, ninguna campaña ni nada que nos guíe por un camino pre-establecido. Cuando el juego empieza, somos un comandante de rango novato a los mandos de una pequeña nave modelo Sidewinder que está atracada en Trevithhick Dock, una pequeña base minera del sistema LHS 3447. Si hemos sido sensatos, habremos practicado primero en el tutorial que nos enseña las nociones básicas de pilotaje, atraque, despegue, etc. Así que solo tenemos que seleccionar la opción de despegue y tras salir del hangar y soltarse los ganchos de amarre, estaremos flotando en el espacio listos para empezar nuestra aventura...

Si uno se coge una de las muchas guías de iniciación existentes, todas hablan de una serie de roles básicos y tareas que uno puede desempeñar. Para que nos hagamos una idea, vendrían a ser:

Comerciante: Compra barato, vende caro. El mercado de especulación puede llegar ser muy lucrativo en este juego, especialmente con bienes exóticos... o ilegales.

Transportista: Una variación de lo anterior sujeta a misiones, en las que uno acepta un contrato para llevar carga o información de un lugar a otro. Muy lucrativo a larga distancia y peligroso en avisperos anarquistas.

Si no has llegado hasta aquí no eres un verdadero comerciante

Cazarrecompensas: El cazarrecompensas básico se mete en un Resource Extraction Site (aka RES) y empieza a disparar todas las naves que vea marcadas como Wanted (buscadas). Al volver a la estación puede cobrar las recompensas que haya conseguido. El cazarrecompensas algo más avanzado y con ganas de marcha puede patrullar el espacio en busca de piratas, asesinos, jugadores cabronazos y lo que se tercie. Aunque no siempre gane dinero con ello, es una experiencia realmente interesante.

Mercenario: El mercenario básico se mete en una Combat Zone (aka CZ) y lucha en favor de un bando, que le paga por cada muerte del bando contrario que consiga. Es una labor dura y recomendada para alas más que solitario. El mercenario avanzado participa en misiones de asesinato, asedios, interdicciones, ataques, asaltos, etc. Si el mercenario tiene facción, entonces es un patriota, pero viene a hacer lo mismo.

De vez en cuando te encuentras con gente famosa...

Minero: Minería asteroidal o recogida de piedras prospección superficial. Se pueden conseguir metales y minerales caros para vender, o materiales para usar en recargas de munición, mejoras de ingeniería, etc.

Explorador: Quizá el reclamo más potente del juego, aunque no es para todo el mundo. 400 billones de sistemas estelares explorables. El Gran Aniquilador. Beagle Point. Las Pleidades. Nebulosa Omega. Hazte con una exploradora y prepárate para llegar donde ningún hombre ha llegado...

El vacío sideral está lleno de piedras

Estos roles básicos son suficientes para empezar. El problema de algunos jugadores es que no saben salir de aquí. En la práctica nos encontramos cosas tan interesantes como estas...

Contrabandista / Mensajero: Viene a ser lo mismo, porque la legalidad es un término muy subjetivo en la Burbuja. Los que profesamos este oficio a menudo mezclamos el transporte con las carreras en afán de sortear a la autoridad, piratas o rivales pertinentes llevando desde un poco de inofensiva onion head hasta información vital por la que muchos espías Bothan morirían. Si eres fan de Han Solo o sientes atracción por los wheelmans de la Ley Seca, esto te gustará.

Racers: Elite Dangerous tiene carreras para todos los gustos, aunque por desgracia tienen un soporte muy parco en el juego. La más famosa es la Buckyball, una carrera tipo Cannonball o Gumball 3000 en la que el objetivo es hacer la ruta Sol-Sagittarius A (lo que viene siendo el centro de la Vía Láctea) en el menor tiempo posible. Luego están las carreras con rutas de carga/descarga establecidas como por ejemplo la Moonshine Club que se dedica a transportar licor, o la, ejem... Kessel Run que me imagino que os hacéis una idea de que va. A todo esto hay que sumar carreras en angostos cañones con naves que llegan a alcanzar los 1.000 m/s de velocidad máxima (alrededor de Mach 3), o las carreras de resistencia en buggies tipo al Paris-Dakar que se libran en la superficie de los planetas.

Mis buenas carreras me he echado entre esos desfiladeros...

Asistencia en carretera: Los Fuel Rats son una facción pionera en ofrecer un servicio de asistencia para aquellos jugadores que por avatares del destino se quedan tirados sin combustible en medio de la nada. A través de su web se accede a un chat donde se puede pedir ayuda y recibir de forma desinteresada unas pocas toneladas de combustible con las que llegar a la estrella más cercana y repostar. Porque... si: No cobran nada, están en esto por el vicio (como todos).

Xenólogos: La aparición de extraños artefactos alienígenas ha creado una de las meta-tramas más acojonantes del juego. No por lo que han aportado en si, (que era un poco un secreto a voces), sino por la participación de la comunidad. Mensajes cifrados tipo al Mensaje de Arecibo, incluyendo cosas tan ingeniosas como meter un mensaje en el espectrograma de un sonido (!). Los xenólogos tienen su dósis de porno aventura constante gracias a lo que parece ser una conspiración en torno al tema. De hecho, existe una facción de jugadores oficial dedicada ello llamada Cannon Research Group.

Esta imagen estaba oculta en la señal emitida por una sonda alienígena

Cartógrafos: La labor de esta gente es digna de estudio y admiración. Siguiendo un procedimiento rudimentario similar al empleado por las sondas Viking en su momento, se están dedicando a mapear planetas completos desde la órbita, marcando hitos y lugares destacables, a lo que van poniendo nombres. Se centran sobretodo en los destinos que tengan una cierta atracción turística, y también en los que aportan cañones y desfiladeros para los que nos gusta correr.

Reporteros: Con los sistemas de grabación que hay hoy en día, la posibilidad de hacer capturas y el modo "selfie-cam" del juego, se ha creado una categoría especial de fotógrafos y cronistas que se dedican a viajar donde hay gresca para hacer su reportaje. En youtube hay incluso hasta documentales sobre artefactos alienígenas o sobre conflictos puntuales que han ido ocurriendo a lo largo del tiempo.

Justicieros: Grupos como Adle's Armada o la Ghost Legion, se dedican a patrullar los cielos en busca de jugadores de dudosa ética y moralidad, o que simplemente han elegido uno de los roles "oscuros" para combatirlos. Pero sobretodo lo primero, porque gracias a su labor muchos griefers han perdido fuelle. Existen muchos, realmente muchos grupos de este tipo pululando por ahí, desde alas de 3-4 jugadores hasta auténticos ejércitos.

Y más gente ejem, famosa...

Como se puede ver, hay opciones para todos los gustos. Aparte de estos roles hay dos especiales que son los asociados a las facciones de jugador y el modo PowerPlay, que consisten en munchkinear mediante la realicación de misiones para dominar territorios. Esto se consigue generalmente mediante combate y comercio.

Quien vaya a jugar a Elite Dangerous puede elegir que hacer con absoluta libertad. A lo sumo, puede verse coartado por afiliarse a alguna facción, pero incluso en éstas hay de todo: Desde las rigurosas hasta las que dejan hacer a los jugadores un poco lo que quieran. El perfil estándar es de hecho el de piloto independiente o freelancer, que hace un poco de todo para todos.

¿Alguien dijo turismo? En la próxima expansión...

El juego no tiene final, pero cada uno se marca sus propios objetivos. Este es uno de los elementos de controversia en el juego, ya que hay quien considera que tener una Anaconda es el objetivo final (una de las naves más caras), mientras que otros creen que todo es hacer misiones para incrementar los porcentajes de su facción y ver como se expande sobre un tablero de Risk espacial. Y digo controversia porque hay quien opina que hay cosas que no son "legítimas" o que son una especie de camino oscuro hacia el progeso fácil. En mi opinión, no creo que se pueda criticar si resulta divertido y si entra dentro de las reglas del juego... Que es lo habitual.


FISICAS
No se puede decir que Elite Dangerous sea un simulador ultra-riguroso. Ni falta que hace: Si las físicas newtonianas se reprodujesen al 100%, entonces sería un aburrido juego de apretar botones en una consola con combates librados a miles de kilómetros de distancia. Sería en definitiva, otro juego.

PERO, eso no significa que sea un arcade, ni mucho menos. Para empezar, la impulsión normal de las naves tiene un modo de vuelo asistido que nos permite maniobrar con ellas como si fuesen un avión o helicóptero con 6 grados de libertad. Este modo contrarresta las inercias teniendo en cuenta las especificaciones de la nave: Algunas tienen una deriva terrible, mientras que otras son capaces de hacer giros muy precisos, otras tienen unos propulsores verticales de juguete mientras que en otras son casi mejores que los principales, etc.

Este modo se puede desactivar, quedando a merced de la inercia. Si aplicamos impulsión en un vector determinado, comenzaremos a movernos en él hasta que lo compensemos o apliquemos impulsión en otra dirección. En general, lo que se conoce como Flight-Assist Off no se usa. Excepto que entremos en combate, nos dediquemos a hacer acrobacias o a correr: Entonces cobra una importancia brutal que hace que tener un buen joystick HOTAS sea esencial para llegar a hacer cosas de otra manera imposibles. Aun recuerdo cuando había gente que decía que los giros de las naves en el trailer del juego estaban trucados... je je: De eso nada.


Para desplazarnos por los sistemas se usa un motor llamado Frame Shift Drive, que no es otra cosa que un motor de curvatura. Intrasistema (aka Super-Crucero) tiene la velocidad "limitada" a unas 2000c para permitir maniobrar, mientras que los viajes de un sistema a otro se trazan de antemano por una ruta despejada, en la que se hace un salto cuasi instantáneo.

Debido a las velocidades que se alcanzan en el FSD, las armas convencionales no sirven, al igual que los sensores no pueden captar objetos moviéndose en impulsión excepto cuando están muy cerca de la nave, ya que el desfase sería muy grande. Para poder atacar a una nave que está volando en super-crucero primero es necesario sacarla por la fuerza bruta mediante un interdictor. El proceso es de todo menos refinado, duele y nos va a provocar un buen mareo... Tras el cual empiezan las tortas.

Las armas están pensadas para dogfight, con alcances que en el mejor de los casos llegan a los 5 km siendo 3 la media. Lásers, cañones automáticos, howitzers, misiles, torpedos, minas, cañones de plasma, railguns, frags... Hay para todos los gustos y de todos los tamaños. En montura fija, rotatoria o torretas, cada una con sus pros y sus contras. Los disparos de las armas se ven afectados por la gravedad planetaria, efectos de contramedidas, navegación silenciosa, etc. 

Hay que controlar un repartidor de potencia que distribuye la energía entre los sistemas de la nave, los motores y las armas. Hay que establecer las prioridades de funcionamiento de los distintos módulos. Leerse los datos de los sistemas y planetas para ver lo que tienen. Sopesar nuestras prioridades en cuanto a velocidad, protección, armamento, etc según lo que vayamos a hacer con la nave. Es un sim bastante técnico, aunque por suerte tiene una interfaz muy cuidada que nos permite manejarlo todo casi sin tocar el teclado.


¿Y COMO SE JUEGA?
Aparte de los requisitos básicos del juego... O los avanzados si nos metemos a RV o multi-panel, (de los que no puedo hablar porque no tengo ninguna de las dos cosas), vamos a necesitar algo con lo que controlar la nave. Buenas noticias: El juego está muy bien optimizado para usar desde teclado y ratón hasta gamepad, pero si queremos sacarle REALMENTE todo el provecho y muy especialmente si nos vamos a dedicar al combate, vamos a necesitar un joystick de tipo HOTAS con al menos 2 hat-switch (mejor tres) y el botón del Flight-Assist on/off muy a mano.

Antes de que apareciese la 2.1, la IA del juego era de juguete. Las naves incluso se estrellaban solas, así que meterse en un RES más que cazar era como ir a pescar. Pero ahora... jeje. Las naves tienen muy mala leche y encima imitan el equipamiento y tácticas de los jugadores, por lo que pueden llegar a ser difíciles de abordar, por no hablar de que se juntan para pegarte palizas sin compasión. Suerte que aun (aun) no desconectan la asistencia de vuelo, porque el día que hagan eso... espero que todo el mundo tenga dinero suficiente para pagar el seguro de sus naves. Varias veces.


AMOR Y ODIO 
Los que me seguís port G+ sabréis que a veces he criticado con bastante dureza este juego, que a pesar de todo sigue siendo con diferencia al que más he jugado nunca. Y como puede ser esto, os estaréis preguntando... Pues bien, se debe más a una serie de cuestiones relacionadas con el diseño del juego y el control del universo persistente, porque hay cosas que son incomprensibles.

El principal problema que tiene este juego es la simulación de fondo (aka BGS o Background Simulation), que es la que da vida al universo persistente. Tal cual está planteado, los jugadores interaccionan con el BGS enteramente a través del entorno y los pnjs (lo que se conoce como PVE). Las interacciones entre jugadores se sienten como un "pegote" en el cual apenas hay margen de maniobra con las alas y las facciones, y cuyo impacto real en el sandbox se limita en el mejor de los casos, a que una facción pueda expandirse y llegar a un sistema vecino.

Los casos en que jugadores han hecho lo que los desarrolladores tenían que haber hecho desde el principio, que no es otra cosa que ROLEAR con el lore del juego, no han sido por lo general bien recibidos. O dicho en otras palabras: En el momento en que los jugadores han entrado en política, ideologías y motivaciones que van más allá de la intención original de interactuar con el BGS solo a nivel de entorno, se ha mirado todo con lupa y desecho muchas de sus acciones para no afectar a la estabilidad del BGS, que más que un universo vivo como publicitan en su web, es algo semi-dinámico.

Y más gente famosa...

Se ha sacado la "varita mágica" y se han impuesto restricciones por la fuerza en vez de capear las acciones de los PJs usando el extenso trasfondo que se ha ido generando con Galnet, o de permitir que la iniciativa de los jugadores lo resolviese. Esto genera decepción en quienes buscan con sus facciones o sus alianzas algo más que jugar a Risk desde el puente de una nave. Para colmo, el hecho de que se pueda jugar en solitario o grupos privados sin que haya interacciones con otros jugadores, afectándoles de tapadillo por así decirlo, empeora más las cosas.

El modo solitario es un modo interesante para quienes quieran jugar sin complicaciones, lo mismo que los grupos afines. Pero también debería existir una opción de interacción más completa para quienes quieran verse las caras con otros jugadores y que puedan desarrollar trasfondos complejos. Al fin y al cabo, este es un juego masivo.

El BGS afecta también a la IA de los PNJs de una manera absurda. Si bien su habilidad de combate ha mejorado mucho, recurren a la burda treta de hacer trampas para conseguir la superioridad. Por ejemplo, sus naves no se ven afectadas con el calor, mientras que los jugadores tienen que tener cuidado de no freirse al usar células de escudo o lásers potentes. También es absurdo el comportamiento de los piratas, que se dedican básicamente a destruir tu nave sin miramientos. O el hecho de que la policía solo hace acto de presencia y no patrulla realmente los sistemas en los que está.

Finalmente destacaría a una comunidad de jugadores que está emperrada en que todo tiene que ser de color rosa para su disfrute personal, que no entienden que en un universo persistente los conflictos, sean creados por los desarrolladores o por los jugadores, son eso: CON-FLIC-TOS. Y que no se puede admitir que quieran enriquecerse a tope a base de comerciar con esclavos esperando que los sistemas que los tienen estén poblados por mansos corderitos. O que los piratas se ciñan a las RES y dejen el espacio de supercrucero libre para su disfrute. Lo cierto es que la experiencia de juego debería ser más plena y menos enlatada, pero bueno.

Bugs y glitches son casi anecdóticos frente a esto, pero son inevitables. Aviso navegantes de que en los periodos de beta cerrada, las conexiones y los servidores del juego van fatal durante más o menos un mes (como sucede en el momento de escribir estas líneas).



En fin, pese a todo ya digo que es un juego al que le tengo metidas tropecientas horas, más de las que llegara a imaginar. Para mi el juego ha adquirido un cariz especial en el momento en que he podido hacer lo que me ha apetecido sin tapujos. Lo de la progresión y todo eso está bien, pero cuando puedes montarte tu propia película sin que nadie te marque el camino es la que personalmente considero la mejor manera de disfrutar el juego. Por eso entre otras cosas, paso mucho del PowerPlay (una especie de Risk dentro del juego), y de las facciones que solo buscan hacer números.

1 comentario:

  1. Espero que no hayas borrado esas 18 paginas...

    Podrias ponerlas en un pdf para bajarse, te aseguro que mas de uno y mas de dos queremos leer mas de este juego que no terminamos de entender.

    Saludos viejo.

    ResponderEliminar