19 oct. 2016

Reseña: Satellite Reign


Hoy toca otra nueva reseña videojueguil. Esta vez voy a ocuparme de Satellite Reign, que casi podría tildarse como el sucesor espiritual de Syndicate (a quien debe el nombre entre otras cosas). Estamos hablando de un RTT en el cual manejamos a un grupo de edgerunners encargados de realizar varias misiones en un distópico futuro urbano. Porque este es ante todo, un juego de temática cyberpunk.

Este es un juego al que tenía muchas ganas y por eso este verano le he dedicado no pocas horas a la criatura, hasta finalmente aburrirme por culpa de una jugabilidad bastante cuestionable que me ha decepcionado mucho. Porque este es un juego que entra por los ojos y que realmente quiere gustarte. Los escenarios están recreados con muchos detalles, la banda sonora encaja bien con todo el sonido de fondo y la forma en que se presenta la historia junto con el ambiente, son definitivamente muy cyberpunk.

El problema principal es el enorme desequilibrio que existe en la dificultad del juego. Una vez terminado el tutorial nos encontramos en un sandbox en el que tenemos varias misiones abiertas y muchas tareas de mejora por hacer. No existe ni una sola pista referente a su dificultad, ni siquiera yendo y haciendo un reconocimiento a causa de la niebla de guerra. Los sobornos proporcionan únicamente pistas sobre recompensas y alguna que otra facilidad de acceso, pero poco más.

Con un frustrante ensaño y error, (o mirarse una guía), descubrimos que la misión más factible para empezar es la de rescatar al infiltrado, uno de nuestros compañeros. Y ciertamente lo es, aunque también descubriremos con desagrado como la interfaz se interpone en nuestro camino cada dos por tres, haciendo que coordinar acciones rápidas entre personajes sea un calvario.

Los escenarios son como digo, una pasada. La interfaz en cambio, muy mejorable
Porque cada personaje tiene un rol muy específico. Es de hecho tan específico que a veces pasan por alto el hacer incluso las chorradas más básicas como abrir una puerta, para lo que generalmente necesitas un hacker, incluso aunque el nivel de seguridad sea bajo. Un caso curioso por ejemplo es que sea el soldado el que haga cortocircuitos y no el hacker que es el técnico del grupo, mientras que el infiltrado sea como dice su nombre un experto en adentrarse en lugares ajenos pero luego sea un completo inútil hasta que no llega a niveles de experiencia muy altos.

Precisamente es esta mejora de experiencia la que termina de romper el juego. Los personajes ganan puntos con la manera un tanto absurda de estar a cubierto detrás de un muro mientras pasan patrullas enemigas. ¿Que el juego se te hace difícil? Deja a tus personajes bien ubicados a cubierto y vete a hacer compras. Cuando vuelvas tendrán nivel suficiente para pasar de ser incapaces de escabullirse de los guardias, a ser Terminators implacables.

En serio, me parece absurdo que el juego sea muy difícil al principio, que te esfuerces por aprender en vano, para que luego resulte que todo lo que hay que hacer es dejar pasar el tiempo para conseguir PX. Y con el dinero lo mismo: Hackeas los cajeros y el dinero va llegando poco a poco de forma constante, sin problemas.

Por otro lado, mientras que nosotros nos peleamos con la interfaz y los roles de cada personaje, la IA es algo bárbaro. Haciendo un escaneo podemos ver el nivel de equipamiento y características de los enemigos a nuestro alrededor, además del cableado de los sistemas de seguridad y unas cuantas cosas más. Es así como podemos ver que existe una diferencia estadística importante entre por ejemplo, los matones de la banda del barrio y los cyborgs que llevan la seguridad de una corporación.

Sin embargo, a la hora de meterte en faena, descubres que reaccionan más o menos igual, con unos niveles de percepción que tienen diferencias inapreciables y una iniciativa similar a la hora de investigar ruidos y anomalías. Las únicas diferencias pasan por el equipo y su disposición. Poco más.

A esto hay que añadir que el juego tiene una cierta complejidad en el desarrollo de los personajes que ni se menciona en el tutorial. Te dejan caer consejos y cosas, pero tienes que ir aprendiendo a base de ensallo y error. Incluso las guías oficiales son bastante parcas en este sentido, ya que parecen dar por hechas muchas cosas que el jugador no tiene por que saber.

Clonar, investigar, capturar prototipos, reproducirlos, subir niveles... Hay mucho trabajo entre bastidores

Por todo esto, llega un momento en que el juego aburre. Primero porque te matan tropecientas veces seguidas hasta que subes de nivel y son ellos los que empiezan a caer como moscas: Ni tácticas ni nada, te puedes permitir el lujo de entrar a saco con las armas por delante. Luego, porque te das cuenta de que el que falla no eres tú, sino que todo es confuso y no hay un triste manual de instrucciones decente.

Las críticas generalmente lo ponen bien, pero merece la pena leerlas. A muchos usuarios les medio gusta pero se quejan de estas cosas, (y otras como problemas de optimización que yo por suerte no he tenido). Cada uno decidirá si le vale o no le vale. Yo estoy por darle otra oportunidad aunque sea por explorar mejor los escenarios, pero no me voy a devanar los sesos con tácticas e historias, que bastante he hecho ya.

Es una pena que le pase todo esto, que es síntoma de no haberse testeado bien o no haber pensado con lógica respecto a ello. Porque luego tiene ideas geniales como el ghost hacking, el tener que cuidar de los prototipos o el poder afrontar las misiones de diferente manera para obtener resultados diferentes. El escaneo mundial me ha parecido una idea tremenda para representar la realidad aumentada y sus opciones de hecho se me antojan un poco cortas para todo el potencial que puede tener.

Tendremos fe para futuras expansiones o entregas. Antes de ayer mismo daban la noticia de que por fin el juego iba a tener soporte para mods, cosa que si podría resultar muy interesante. Así que no tiro la toalla porque como digo es un juego que quiere gustarme, pero necesita mejorar unas cuantas cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario