14 oct. 2016

Savage Worlds: Appetite for Destruction

Y esto hamijos es lo que hace que un secundario se convierta en PNJ y de PNJ pase a futuro PJ...

Llevaba tiempo queriendo hacer algo así. De hecho, un amigo vio un Feng Shui en las pasadas LES y me llamó por si me interesaba, sabiendo que me gusta hacer partidas de acción pasadas de vueltas. MUY pasadas de vueltas. El que escribe estas líneas no lleva su apodo por que si, y hay veces que le va la caña....

Así es como surgió la idea de hacer una serie de one-shots emulando las películas de acción ochenteras. Este verano veníamos de ver la mítica Delta Force, y tampoco podemos dejar de olvidar cosas como Commando, por lo que sabía que una partida de este tipo tendría diversión y risas aseguradas. Por si esto fuera poco, en las últimas semanas ando enzarzado en ese señor FPS llamado Shadow Warrior (que va a tener segunda parte en unos días), otro de esos juegos de acción sin reservas que se hace querer... y te llena de inspiración.

Esto ha sido por otro lado una oportunidad de oro para empezar a sacarle brillo a Savage Worlds, un sistema que pese a conocer desde hace muchos años, apenas había utilizado. El resultado ha sido más que excelente y ha gustado mucho, así que me veo dándole caña de largo entre proyectos propios y juegos interesantes varios que lo usan.

Pero no me voy a enrollar más. La primera partida se llamó muy apropiadamente Delta Force y es una mezcla de las dos películas mencionadas arriba, más un deje lejano a lo Expendables, porque todos los protagonistas son ex-algo reconvertidos a mercenarios, en algunos casos con desequilibrios mentales brillantes que van desde la obsesión por un peinado perfecto hasta creerse todos los chismorreos sobre fenómenos paranormales y ovnis, pasando por frikerías varias o la piromanía.

Ay, la piromanía... Hoy tocaba Delta Force II: La Venganza, pero me he permitido el lujo de parafrasear un disco de Guns 'n Roses porque lo de hoy ha sido.... pfffff, ha sido una salvajada acojonante, sublime, de las que pasarán a los anales de la historia roleros como una de esas batallitas inolvidables que se cuentan cerveza en mano.

Al departamento de producción hoy no se le ha olvidado nada

Risas, carcajadas y algún que otro medio infarto, por no hablar de que es probable que alguien se haya meado encima o casi por todo ello. Estábamos jugando en medio de una sala acristalada en El Sitio de mi Recreo (Vallecas), allende nos reunimos +Bukaneros del Rol. Y los que pasaban por allí se quedaban mirando y diciendo cosas del tipo, "joder que de puta madre se lo están pasando estos, ¿no?" Creo que de cara a dar visibilidad al rol y transmitir un aspecto positivo hoy los roleros hemos triunfado... Y considerando que este finde pasado se hicieron allí las jornadas +VillaRol VK seguramente más todavía.

De vez en cuando viene bien echarse unas risas de estas. No siempre porque hay veces en que entre chiste y chiste pierdes el hilo de una buena historia, pero reirse, fliparse más que la partida y narrar buenos tiroteos, persecuciones, ejecuciones o yo que se, no está nada mal. Que luego muchos vamos al cine a ver estas películas, así que... que cojones: ¡Vamos a montarnos nuestra propia película!

Como resumen de la sesión de hoy, dicen que una imagen vale más que mil palabras, así que dejadme poneros un vídeo que lo dice todo:


(Enormérrima Wilhelmina "Boom, Boom, ¡Boooom!" Rhodes. Esta tarde ha ascendido al panteón de los PJs legendarios por la puerta grande: Con una explosión de cojones. Y un zippo. Oficialmente convertida a diosa del fuego y la destrucción en cualquier ambientación fantástica que haga)

1 comentario:

  1. Si. Fue un Zoolander en toda regla. Aunque ella no fumaba. Llevaba el mechero porque era pirómana.

    ResponderEliminar