4 mar. 2020

Metiendo el Cyber... en Mini-Six

Una de las cosas que he estado haciendo últimamente es buscar alternativas a Interlock a la hora de jugar a Cyberpunk 2020. Por que os preguntaréis... Pues esencialmente, porque en todo este tiempo nunca he encontrado una manera de parchear los problemas que tiene este sistema de forma que satisfaga a todo el mundo, de forma que pueda olvidarme del original y utilizar la versión parcheada sin que otros jugadores se pierdan. Así que he decidido cambiar de táctica y tratar de probar con otros reglamentos a ver como resulta.

Esencialmente, al probar otros sistemas me he dado cuenta de que cualquier reglamento sirve, pero es necesario tener tres cosas para que funcione bien con una ambientación como CP2020:
 
1) Que de cobertura a todo el submundo de la "personalización" del PJ tan característica en cualquier ambientación cyberpunk, o lo que es lo mismo: Ese estilo que tiene que estar por encima de la sustancia, (también llamado postureo). Si se abstrae demasiado y/o se quita el dinero, los personajes son demasiado parecidos unos a otros y tampoco se recrea ese mundo de capitalismo desbocado que es el cyberpunk. Si es demasiado complejo, con cientos de listas de equipo o reglas minuiciosas para recrear esto y aquello, la atención recae en la numerología del sistema más que en el impacto que tiene en la ambientación.
 
2) Que igualmente, de soporte al tema de las comunicaciones como tales. Aquí existe un submundo de sistemas que tratan el tema del hacking como si fuesen reglas de magia, (empezando por el propio CP2020), y me parece un error considerable, porque rompen la inmersión. También hay muchos reglamentos que no se mojan y lo abstraen a solo una tarea, perpetuando el mal endémico de muchos sistemas que te dedican una gran parte del libro al combate y unas pocas páginas para todo lo demás. Y finalmente, sistemas que al entrar en la Red, te apartan del resto del mundo y los jugadores por ser incompatibles con otras acciones (de nuevo CP2020 se las gasta muy bien en esto). Lo necesario en este punto es que el sistema trate las comunicaciones mediante unos conceptos básicos fáciles de entender que luego se puedan aplicar donde haga falta.
 
3) Que tenga un sistema mortífero. La vida es barata en cyberpunk, ese low-life de "hi-tech, low-life" viene por algo. Si el sistema no lo es y tanto PJs como PNJs pueden aguantar ingentes cantidades de daño, de forma que puedan llegar a retirarse sin problemas o peor aun: Tener reglas que les permitan recuperarse de las heridas solo descansando, se rompe toda esa sensación de mundo chungo y duro que es cyberpunk. Esto es un poco lo mismo que he comentado alguna vez sobre la hard sci-fi, donde es más importante recrear ese ambiente de presión en la que las cosas no deberían hacerse a la ligera más que tratarlo a través de reglas hiper-rígidas y complejas.

Se podrían añadir otras cosas como vehículos, viajes y tal; pero no lo considero tan esencial como esto, porque no son cosas tan exclusivas de este tipo de ambientación y es más fácil encontrar cosas funcionales por ahí.

Y dicho todo esto, pues he hecho muchos experimentos con reglamentos varios. Así que iré comentando por aquí que tal han ido las cosas con unos y otros. Empiezo con Mini-Six, por ser el primero con el que empecé a hacer estas pruebas. Para quien no lo conozca, Mini-Six es una versión reducida de Open D6. Es un sistema gratuito, con licencia OGL y está traducido al castellano.

El sistema en sí mismo no está mal. De hecho he llegado a usar todo el núcleo de atributos y habilidades en sustitución del que trae Open D6, porque funciona igual y es más fácil de asimilar. La mecánica de tiradas es muy intuitiva y el combate también, el cual puede llegar a ser muy mortífero. Con una buena gestión de los puntos de personaje se puede hacer que los PJs tengan sus momentos de gloria sin perder la sensación de estar en un mundo duro y cruel. Así pues, el tercer punto lo cumple bien, sin enfangarse en reglas complicadas y haciéndolo muy accesible, lo cual es interesante.

La parte de las comunicaciones es inexistente. Tendrías que rebuscar en otros juegos basados en mini-six o directamente convertir otras reglas. O hacer las tuyas propias, que es lo que yo hice. Lo bueno es que como no recurre a las típicas soluciones de tratarlo como magia o abstracción excesiva, te deja manga ancha para hacer esas cosas, que siendo un sistema sencillo además, apenas te va a dar guerra.

Y finalmente la parte de la personalización es la que yo considero más problemática en este sistema. Al fin y al cabo es un sistema ligero y no detallista, por lo que aunque tires de otros juegos siempre te vas a encontrar con que todo se adhiere a una filosofía de sencillez que choca un poco con la idea de tener una ristra de implantes, armas, trapos y otra quincalla. Aparte, muchas veces no tienes ni concepto de dinero en sí, sino de poder adquisitivo. Que aunque funciona, le quita un poco de gracia al asunto. Y eso suponiendo que tengas listas para todos esos objetos, que lo que trae el reglamento básico es muy sencillito.

Con todo, la experiencia no fue mala, pero tampoco buena. Con gente que venía de CP2020 y Shadowrun la opinión general es que mini-six era un poco soso con esta ambientación. A cambio, el sistema era ligero y se le cogía el truco enseguida. Y yo, aunque me incluyo en esta opinión, pienso que metiéndole horas, puede ser un buen sistema para jugar cyberpunk. Otra cosa es querer meterle esas horas habiendo alternativas. Yo personalmente, no quiero. Así que, aunque de cuando en cuando uso mini-six, no como alternativa a Interlock/CP2020.

No hay comentarios:

Publicar un comentario